Ofrecido por

GurusBlog

El fondo de pensiones de Japón estudia elevar su apuesta por la renta variable nipona

japon

El Fondo de Inversión de las Pensiones del Gobierno de Japón (GPIF), que controla activos valorados en más de un billón de dólares (775.195 millones de euros), estudia abordar un significativo cambio en su estrategia de inversión que permita a la entidad incrementar su apuesta por la renta variable de Japón y países emergentes en detrimento de los bonos soberanos nipones.

Estas modificaciones, que aún no se han cerrado, supondrían el mayor cambio en la estrategia de inversión del mayor fondo de pensiones a nivel mundial desde 2006 como reacción a las políticas de estímulo económico y fiscal aplicadas en Japón desde la llegada al poder a finales de 2012 del primer ministro, Shinzo Abe.

Sin estos cambios, el GPIF podría verse forzado por el Gobierno nipón a comprar bonos soberanos de Japón, que actualmente ya representan el mayor porcentaje de su cartera, con más de 68 billones de yenes (516.121 millones de euros), el 64% del total, mientras que debería vender parte de su cartera de acciones domésticas, que registran un alza del 60% desde noviembre.

La principal idea subyacente en esta consideración sería cambiar la manera en que el fondo valora el riesgo potencial de los activos y su rentabilidad para lograr mayor flexibilidad.

En los últimos meses, la exposición del fondo a deuda pública japonesa ha bajado hasta cerca de los límites marcados en su estrategia de inversión, mientras la cartera de acciones tanto domésticas como de compañías internacionales ha aumentado hasta aproximarse a los máximos autorizados.

“De este modo, sin cambios, el fondo se vería forzado a comprar bonos que se están debilitando y vender acciones que se revalorizan”, indicaron las fuentes consultadas por Reuters bajo condición de anonimato.

Comentario Gurús:

Lo que haga falta con tal de no deshinchar la burbuja en la renta variable Japonesa. Sin embargo el problema del fondo de pensiones de Japón no es si invierte en acciones o invierte en bonos. El problema que tiene es que debido a la pirámide poblacional japonesa su fondo de pensiones es absolutamente insostenible.

En 2009 fue cuando el GPIF empezó su punto de inflexión, es decir que empezó a pagar más a sus beneficiarios que los que recibe por contribuciones. Obligando a ser vendedor neto de bonos para poder tener caja suficiente con la que honorar sus obligaciones. Así que tampoco es de extrañar que el Gobierno Japonés obligue al BOJ a imprimir dinero y comprar bonos, tiene que subtituir de algún modo al que hasta hace poco era el mayor comprador de bonos del Estado.



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR