Dos interesantes post me han hecho reflexionar sobre el tema de la formación, por un lado un interesante post de Enrique Dans ” Cita en el Financial Times ” donde nos ofrece una reflexión sobre el e-learning versus el aprendizaje presencial. Por otro un post del blog de Josh Jaufman titulado “Personal MBA Program”. Desde el punto de vista de Josh, cualquiera puede aprender lo que se enseña en un MBA sin necesidad de gastarse el dinero matriculandose en una escuela de negocios. Para ello nos ofrece su lista de lecturas, con las cuales puedes aprender por ti mismo los mismos conocimientos que aprenderías haciendo un MBA. De hecho para él y según un consenso en la blogosfera un MBA aportaría en términos de valor añadido los siguentes puntos:

– Networking and meeting other business-savvy people. This can lead to valuable career opportunties if leveraged effectively.

– Changing careers. My friend BobG put it best: “The MBA is mainly a big dating service/screener for HR recruiters,” and it can help you make the switch from one field to another. Ditto for people with engineering or liberal arts backgrounds who want to get a crash-course in business principles.

– Getting the “stamp of approval”. If you want to be a consultant or i-banker, you’ll have to fork out the dough.

Según Josh, en ningún caso un MBA puede añadir valor en términos de adquirir conocimientos, que pueden ser adquiridos con el aprendizaje personal leyendo libros, blogs y un largo etc.. En cuanto a mi experiencia personal….comparto en parte la opinión de Josh, en mi caso creo que aproximadamente un 70% de los conocimientos los he adquirido vía auto formación y el 30% restante en la Universidad y sobretodo en el MBA. Sin embargo y apesar de la apuesta actual que se está haciendo con el e-learning, hay un punto que para mi tiene un valor insubstituible en las clases presenciales. Los profesores… y es que cuando estudie el MBA tuve 5 o 6 profesores ( entre ellos Enrique) que me aportaron un valor añadido insubstituible por cualquier otro tipo de medio de aprendizaje. Sus clases en vivo y en directo a pocos metros del profesor te transmiten algo…. te hacer questionartelo todo, fueron todo un electroshock para mi cerebro. Y aunque leer el blog de Enrique Dans tiene un gran valor para mi, no creo que exista ningún libro suyo ni paper ni blog ni clase de e-learning, que pueda substituir-me el placer de asistir a una clase suya en vivo y en directo. Lo mismo vale para los otros 5 profesores que me hicieron disfrutar en sus clases y allí es donde podemos encontrar el valor añadido de asistir a una clase… con esos maverick teachers. Por cierto también debo decir que para asistir a una clase un profesor que no esta en esa categoría, mejor coger un buen libro y leerselo tranquilmente en casa.

  1. Hombre, muchas gracias por la parte que me toca 😉

    Pero… ¿Y si hubiésemos tenido unas cuantas clases en presencial, para “mover las meninges”, pero otras en un entorno que te permite profundizar mucho más en el conocimiento, compartir mucho más material, y que cuando alguien (profesor o alumno) interviene, tenga todos los medios al alcance de su ratón? Piensa en esas intervenciones tuyas en clase, e imagínate pudiendo parar el tiempo, pensarlas más, y enriquecerlas con una presentación, un link… A mí me parece una pasada. No creo que la enseñanza online vaya a sustituir a la presencial (y mucho menos esos cursos “de manivela” y sin intervención del profesor a lo que algunos llaman cursos online), pero francamente, creo que en el futuro todo MBA tendrá un componente importante de semipresencial…

  2. Estoy absolutamente de acuerdo contigo. En estos momentos realizo un MBA no presencial, y el material es lamentable, y la actitud del profesorado también.
    En cuanto al link de Josh Jaufman, me parece estupendo: de hecho, hay libros extraordinarios, que se publican cada año, aunque hay demasiada literatura de aeropuerto y segundas y terceras partes, y revisiones de temas de toda la vida, totalmente prescindibles.
    Para gustos y colores…….. yo pondría en la lista “The Fortune at the Bottom of the Pyramid” de C.K. Prahalad.
    Oye: Por qué vosotros que sois un “blog de referencia” (o al menos, “de cabecera”, jajajaja!), no realizáis un trabajo semejante al de Josh Jaufman, creando una lista de recomendaciones, en las que se pudiesen incorporar sugerencias contrastadas de los demás?.
    Creo que sería muy valioso, el aportar las lecturas de valor: el mentoring es carísimo, y sólo lo reciben unos cuantos privilegiados.
    Un abrazo,
    A.

  3. Enrique, estoy de acuerdo con tu comentario, simplemente indicar que para mi la clase presencial, con el profesor “revuelve meningues” es la parte esencial e insubstituible, y es lo que realmente me aporta el poder vivir una gran experiencia. Sin lugar a dudas lo que propones es un complemento perfecto…pero complemento.

    Angel, mil gracias por lo del blog de referencia y/o cabecera. Tu propuesta es muy interesante, lo que pase que entre otros defectillos tiendo a ser un tipo bastante desordenado y caótico y el elaborar una lista como esa supone para mi una dosis importante de disciplina aunque incluso empezando por mi tendría un importante valor. Siempre me queda visitar tu blog ( http://www.couchpotato.blogspot.com) donde puedo encontrar excelentes referencias de gran interés. Para mi la formación ideal sería poder asisir a cursos sueltos de profesores concretos y complementar el aprendizaje por mi cuenta leyendo o interactuando en la blogosfera. Aquí también valdría el crear una especie de base de datos de los profesores esenciales….Serviría bastante de guía…si en el curso no está uno de esos profesores mejor emplear el dinero en otra cosa.

  4. OK, me parece perfecto.
    Una parte queda cubierta por los links que todos descubrimos navegando. Son pequeñas pinceladas. Pero en el fondo, a todos nos ha llamado la atención algún libro de Mintzberg o de Drucker, o de tantos otros. Creo que el aportar aquello que es realmente relevante, es bueno para seguir creciendo y ayudar a los que ahora comienzan a que no cometan los mismos errores que nosotros. Yo soy demasiado curioso y cada día dispongo de menos tiempo. Y a veces tengo sensaciones contradictorias cuando acabo un libro: una suerte de bulimia o culpabilidad, por haber mal utilizado ese escaso recurso, en algo que, a priori prometedor, se revela lleno de lugares comunes y nada novedoso. (maldito marketing editorial!). Creo que recomendar lecturas seleccionadas por nosotros a los demás es interesante.
    Respecto a lo que dices de los profesores, chapeau!: hay mucho encumbrado. Evidentemente pasa lo que pasa: gente muy buena que comunica mal, gente que comunica fenomenal, pero que venden unas motos que asustan…… El hacer una guía de buenos profesores, sería absolutamente fantástico. Te apoyo en la iniciativa!

  5. Tengo que mencionar que no podría tener una opinión más contraria a la de Josh Jaufman. Por más que contases con el mismo temario y el 100% del mismo material igual al de las mejores escuelas de negocios del mundo, el aprendizaje jamás sería igual al de un MBA presencial y full time.
    Hay muchísimas razones pero solo mencionaré una aquí. En mi experiencia personal, diría que alrededor del 60% del aprendizaje que realicé en mi MBA fue del resto de los alumnos , en las discusiones en clase. El hecho de poder contar con discusiones diarias con gente muy preparada, y sobre todo de países y backgrounds muy distintos hace que la simple lectura de un caso, se convierta en una herramienta de aprendizaje muy fuerte. Esto jamás podrá ser sustituido por programas online o cursos a distancia… y se los dice un MBA que trabaja en la industria de Internet…

  6. El aprendizaje en línea no siempre es recibido con el mismo entusiasmo; son muchas las ventajas que se le atribuyen, pero también tiene sus inconvenientes.
    Fortalezas
    Se aprende en red y, por tanto, hereda las ventajas relativas a la actualización, recuperación, almacenamiento y distribución que tienen los recursos en red.
    El estudiante adquiere un papel activo.
    Su flexibilidad temporal y espacial, facilita la adaptación de la formación al alumno, deslocalizando el conocimiento y fomentando la interacción en diferentes ámbitos y a través de diferentes canales. Ahorra costes de desplazamiento.
    La posibilidad de aumentar el número de alumnos concurrentes democratiza el aprendizaje.
    Es sugestivo, motivador y puede despertar la curiosidad y la imaginación.
    Promueve una visión constructivista del aprendizaje: trabajo autónomo, ritmo personal, colaboración, construcción social del conocimiento…
    Toda interacción queda registrada de forma permanente, lo que facilita el acceso y permite hacer un seguimiento más exhaustivo.
    Se aprende más rápidamente y de forma menos repetitiva.
    Se puede disponer de una gran variedad de recursos interdisciplinares las 24 horas del día. Muchos de ellos gratuitos y de gran calidad.
    Fomenta la aparición de comunidades de autoconocimiento, uso del conocimiento y producción.

    Debilidades

    A veces, es difícil discernir la validez de los contenidos disponibles en la red.
    La red y sus contenidos pueden provocar adicción, ansiedad y distracción, así como problemas físicos relacionados con el uso de dispositivos electrónicos o el sedentarismo.
    La falta de referencias físicas hace que los entornos virtuales sean percibidos por los alumnos de forma fría y distante, provocando aislamiento entre compañeros y sensación de soledad.
    Los diálogos pueden ser rígidos e impersonales.
    El hecho de enfrentarse solo al estudio comporta una mayor tasa de abandono que en el aprendizaje presencial. En ese sentido, requiere un alto grado de responsabilidad y autonomía por parte del estudiante.
    El hecho que la interacción se base fundamentalmente en texto puede resultar molesto o “pesado”.
    Requiere mayores inversiones de tiempo por parte del profesor y del alumno.
    Requiere unas infraestructuras tecnológica mínima: ordenador con acceso a Internet, una conexión decente… Además, pueden aparecer problemas técnicos que repercutan en el aprendizaje.
    Es necesario tener cierta experiencia con la tecnología: conocer el lenguaje virtual, identificar metáforas gráficas, estrategias comunicativas… Dicho de otro modo, profesor y estudiantes necesitan unas competencias tecnológicas mínimas.
    El incremento de número de alumnos de forma excesiva puede disminuir la calidad de la formación.

  7. Las nuevas tecnologías dejaron de ser un elemento extraño para convertirse en nuestras inseparables amigas. Tanto es así que hoy en día incluso tu abuela es capaz de organizar un viaje a Benidorm desde Internet, sin tener que acudir a una agencia de viajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Qué países europeos son los más arrogantes?

Interesante encuesta elaborada por el Pew Research Center survey  entre 56 mil personas…

Solución al conflicto en Cataluña. El Referéndum del referéndum

Tenemos una horquilla en las encuestas de entre el 41,7% y el 47% de los españoles a favor de que Cataluña celebre un referéndum de independencia.

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

10 series con aroma masculino

El mundo de la televisión está lleno de grande personajes masculinos que…