GurusBlog

El fracaso de los estructurados: la mayoría de los clientes no recibieron ni un euro por sus ahorros

depositos-esctructurados-compressor

Los depósitos estructurados, esos que durante largo tiempo se promocionaban como un producto seguro con rentabilidades de hasta el 9 %, han resultado un espejismo de rentabilidad. Desde HelpMyCash.com hemos comparado diez de los depósitos estructurados que se comercializaron entre 2011 y 2012 y la conclusión ha sido que sólo uno de los depósitos analizados tuvo un resultado favorable para el ahorrador. De lo que se deduce que, por lo general, aunque haya excepciones, es difícil que este tipo de productos acaben pagando la rentabilidad máxima, ya que las condiciones para que eso suceda no suelen cumplirse.

¿Qué son los depósitos estructurados?

Un estructurado es un depósito bancario, con el capital garantizado en la mayoría de los casos, cuyo rendimiento final está vinculado al comportamiento de unos activos subyacentes, normalmente un índice o una cesta de acciones, aunque los bancos pueden ser muy imaginativos en este sentido. Su funcionamiento es sencillo: se fija un valor de referencia inicial para cada uno de los subyacentes y se compara con su valor en una fecha posterior. Si se ha mantenido o ha subido, la rentabilidad es mayor. Si ha bajado, la remuneración se reduce considerablemente, pudiendo ser incluso del 0 %.

Si bien la rentabilidad actual de los estructurados ya no resulta demasiado atractiva y no supera la de los mejores depósitos a plazo fijo, hace alrededor de un lustro podían llegar a ofrecer hasta un 9 % TAE.

Muchos de los depósitos estructurados que se comercializaron en 2011 y 2012 ya han vencido. En HelpMyCash.com hemos seleccionado diez y hemos comprobado cuál ha sido su evolución. Sólo en uno de los diez casos estudiados la inversión valió la pena y fue, curiosamente, en un depósito que no estaba vinculado ni a índices ni a acciones, sino a la permanencia de un equipo de fútbol en la primera división española.

Perseguían un 9 % y acabaron pagando un 0

A principios de 2011, Caja Laboral lanzaba el Depósito 9. Ofrecía una rentabilidad de hasta el 8,94 % TAE si los títulos de Telefónica subían o mantenían su precio. Al inicio del depósito, el 25 de marzo de 2011, su precio era de poco más de 17,5 euros. Hubo 4 oportunidades de conseguir la rentabilidad del 8,94 %. Caja Laboral fijó cuatro fechas de observación, una en cada uno de los meses de marzo de los siguientes cuatro años. El 22 de marzo de 2012 el valor de cierre de la acción de Telefónica fue de 12,64 euros, el 21 de marzo de 2013 el valor fue de 11,25, el 21 de marzo de 2014 el precio fue de 11,03 y el 25 de marzo de 2015, de 13,37 euros. En ninguna de las cuatro fechas la cotización de Telefónica superó el precio de referencia inicial. ¿El resultado? La rentabilidad final del depósito fue de un 0 % después de haber mantenido el dinero durante 4 años en el banco.

No fue el único caso en el que ahorrador acabó con un 0 % en su extracto bancario. Otros depósitos que no cumplieron las expectativas de rentabilidad fueron el Depósito Rango Euríbor de BMN, el Depósito Index de BBK o el Depósito Olímpico CX de CatalunyaCaixa. Perseguían rentabilidades de entre el 5 y el 9 % y acabaron pagando un 0 %.

No todos los casos fueron tan dramáticos. El Depósito Euríbor 5 de La Caixa ofrecía una rentabilidad objetivo del 5 % TAE si el Euríbor aumentaba su valor en al menos 0,50 puntos porcentuales en una fecha determinada. Pero el índice no sólo no subió ese 0,5 % necesario, sino que ni siquiera superó el valor de referencia inicial, que estaba fijado en un 0,55 %. En este caso, al no cumplirse la condición para recibir la rentabilidad máxima, los depositantes ganaron un irrisorio 0,55 % TAE tras tener su dinero en el banco durante un año. La rentabilidad, al menos, fue positiva.

El Granada FC: el equipo del 4,77 % TAE

Un caso curioso es el del Depósito En Forma de Caja Rural de Granada. Tenía un plazo de 10 meses y estaba vinculado a la evolución del Granada FC. Si el equipo lograba mantenerse en primera división en la temporada 2012-2013, el cliente recibía un interés del 4,77 % TAE. En caso contrario, la rentabilidad era de un 3,76 % TAE. La condición se cumplió, el Granada se quedó en la primera división y el cliente cobró un 4,77 % TAE.

Sin embargo, se trata de una excepción. De los casos analizados, la banca ganó la apuesta en el 90 % de los casos. Los depósitos estructurados que prometían más rentabilidad y que el comparador HelpMyCash ha podido analizar no han sido rentables para el ahorrador, independientemente del banco que los comercializase y del subyacente. Según Laurent Amar, CEO de HelpMyCash, al final los depósitos referenciados son una apuesta. Y si queremos apostar en bolsa es mejor ir directamente a la bolsa, por ejemplo, comprando ETF y dejar a los depósitos ser depósitos con una rentabilidad garantizada.

Pese a todo, los estructurados siguen en la mayoría de los catálogos bancarios y los bancos los promocionan como un reducto de rentabilidad, aunque los intereses máximos que ofrecen no superan el 2 %, nada que ver con el pasado.

Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    Los fondos estructurados son una de las peores opciones a la hora de elegir un fondo. Suelen tener comisiones bastante altas. Se escudan que cuando la cosa va mal te devuelven tu capital y cuando va bien lo que ganas es bastante poco si lo comparas con otros productos con bajo precio.

    Al final los fondos estructurados son un buen negocio para los bancos y no tanto para los partícipes.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR