Considero muy interesante la fundación creada por Xavier Sala y Martí­, denominada Fundación Umbele, pero más interesante resulta la forma que tiene de operar y más todaví­a el análisis por el realizado que le ha llevado a tomar la decisión de crear la fundación, este ha sido deglosado por el fundador en tres puntos:

El primero es que, a pesar de que la solución a muchos de los problemas que hay en Africa es de tipo macroeconómico (las multinacionales farmacéuticas tienen que inventar vacunas contra la malaria, la tuberculosis y el SIDA, los gobiernos africanos deben abandonar sus absurdas guerras, los paí­ses ricos deben reducir los aranceles que impiden a los agricultores africanos exportar a nuestros mercados, etc), existen muchas formas de ayudar a nivel microeconómico. Es decir, a nivel de ciudadanos normales como ustedes o nosotros.

El segundo factor es que en España hay mucha gente que ve horrorizada el deterioro continuo de la situación en Africa y tiene ganas de hacer cosas y ayudar. Mucha gente se siente, es y quiere seguir siendo, solidaria. El problema es que no sabe cómo hacerlo, ya sea porque desconfí­a de algunas ONGs que parecen haberse convertido en multinacionales de la beneficencia con unos gastos de organización que se llevan una buena parte de los recursos que donados o bien desconfí­a de las mafias, los políticos locales y demás lí­deres corruptos que roban el dinero que se da desde el primer mundo tan pronto llega a sus aldeas, impidiendo que llegue a los más necesitados.

El tercer factor que observamos es que existe una red de ciudadanos españoles que se extiende por todo el mundo, una red de personas que todos miramos con profunda admiración y respeto por su demostrada capacidad de sacrificio: se trata de nuestros misioneros. Independientemente de si somos religiosos o de si estamos a favor o en contra de las autoridades eclesiásticas, todos sentimos una especial simpatí­a hacia estos hombres y estas mujeres situados en la primera lí­nea del combate contra la pobreza y la desesperación. El problema es que nuestros misioneros no tienen el dinero necesario para ayudar a los ciudadanos y ciudadanas que sufren.

Interesante concepto de ayuda, en que se aprovechan las redes existentes para no incurrir en gastos innecesarios. Bien simple…y normalmente lo simple funciona. Bravo por la iniciativa. Por cierto si como sugiere el Sr. Caldera debemos destinar un 0,5% del sueldo a una ONG, el mi­o será para la Fundación Umbele.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Chalecos amarillos y unicornios rosas en París

Cuarto capítulo y cuarto fin de semana de protestas por parte de…

Y el perdedor de las elecciones andaluzas es… Tezanos y su CIS

Tezanos daba una cómoda victoria a Susana Díaz con 47 escaños, repitiendo el resultado de 2015,  la realidad la ha dejado con 33 escaños. Trece escaños menos, una diferencia nunca vista.

Ray Dalio. Los recientes movimientos de la Economía y el Mercado en perspectiva

Para a los que os guste la Economía y los Mercados damos…