GM OPEL MAGNAAyer, la dirección de General Motors  tomó la decisión de no vender finalmente su filiales en Europa Opel y Vauxhall al fabricante de componentes de la automoción Magna International. Francamente, creo que pocas veces he visto una marcha atrás en una transacción tan bestia como está, en una operación que ya se daba por hecha y donde Magna International casi casi ya había tomado el control de Opel, e incluso estaba cerrando acuerdos con los diferentes gobiernos y sindicatos.

Según parece, la dirección de GM se basa en dos motivos para abortar la operación, el primero ,  “la mejora de las condiciones de negocio” que se ha registrado en las ultimas semanas,  y el segundo la importancia de las dos marcas, Opel y Vauxhall. En el fondo, para mi el segundo motivo, de serlo, no es un motivo nuevo, me imagino que cuando tomaron la decisión de vender Opel, la dirección de GM ya conocía la importancia de esta marca.

El caso es que el Consejo de Administración Motors Liquidation Company (no no es una broma, tras entrar en el Chapter 11, General Motors ahora se llama así)  le ha dado al botón de abortar, por sorpresa de todos. No sé que documentación tenían firmada con Magna International, pero si en los contratos de compraventa suele haber alguna cláusula de escape, está suele ser para el comprador bajo la famosa y etérea cláusula del “cambio material adverso”, nunca he visto ninguna cláusula de “cambio material favorable” donde el vendedor pueda abortar la venta porque ha mejorado el mercado.

Toda la historia es bastante rocambolesca, e incluso algo oscura, no olvidemos que Magna International, es un fabricante de componentes para la automoción y tiene una gran dependencia e interrelación con los fabricantes de automóviles. Puestos a ser mal pensado, ante las dificultades por las que pasaba GM uno no sabe si pensar si todo no ha sido una estrategia urdida para ganar tiempo, en donde Magna ya no sólo es un proveedor clave sino que ha actuado como socio en la sombra de GM. La secuencia de acontecimientos es algo rara. GM pasaba por dificultades financieras, pone a la venta Opel y Vauxhall, aparece Magna como único salvador “amigo” y aceptable para los gobiernos implicados, Magna negocia los paquetes de ayuda y renegocia con los sindicatos y cuando está todo prácticamente hecho, GM dice que al final no vende.

No se a vosotros, no soy partidario de las teorías conspirativas, pero en toda esta historia hay unas cuantas cosas que no me encajan.

  1. . Pensándolo bien, ha sido una buena jugada de GM; la venta a obligado a gobiernos y sindicatos a negociar cosas que, de otra forma, no hubieran aceptado.
    . Puede que tenga que pagar una penalización, pero seguro que es inferior a todas las ayudas que recibirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

¿Qué les trae a Elon Musk, James Murdoch y Sir Martin Sorrell a un somnoliento pueblo de pescadores en el hemisferio sur?

Es a las puertas de este pueblo, de apenas dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho, donde Sotheby´s y Christie´s tienen sus agencias inmobiliarias. Y, a primera línea de playa, las mansiones decoradas ex profeso con vastas colecciones de arte latinoamericano.