La economía española se enfrenta a un largo periodo de recesión del que no saldrá hasta 2015, ya que al impacto negativo de los procesos de consolidación fiscal y desendeudamiento privado se suman ahora también las incertidumbres que pesan sobre Francia y Alemania, lo que hará caer un 1,3% el producto interior bruto (PIB) este año y agravará el desplome hasta el 1,7% en 2013, (versus la previsión del -0,5% del Gobierno) prolongando la contracción económica en 2014, cuando la actividad bajará un 0,2%, según Goldman Sachs.

Goldman Sachs aparca la salida de este periodo recesivo hasta 2015, para cuando augura una expansión del PIB español del 1%, que en 2016 se fortalecería hasta el 1,8%, permitiendo así a España volver a crecer por encima de la media de la eurozona, para la que Goldman Sachs prevé un crecimiento del 1,5% dentro de cuatro años.

De este modo, el banco estadounidense, que entre sus exempleados se cuentan nombres tan relevantes como Mario Draghi, presidente del BCE, Mark Carney, presidente del Banco de Canadá y próximo gobernador del Banco de Inglaterra, o el primer ministro de Italia, Mario Monti, se muestra aún más pesimista que organismos internacionales como el FMI y la OCDE, que esperan que España vuelva a crecer en mayor o menor medida en 2014.

Las últimas previsiones por parte del Gobierno español contemplan una caída de la actividad económica del 1,5% este año, que pasará a ser sólo de medio punto el que viene, mientras que para 2014 espera un crecimiento del 1,2%.

Asimismo, Goldman Sachs tampoco confía en que España vaya a cumplir los objetivos de déficit, ya que pronostica que el desequilibrio presupuestario de España cierre este año en el 7,6%, frente al 6,3% pactado, para bajar al 6% en 2013, cuando debería ser del 4,5%, y situarse en el 4,3% en 2014, frente al 2,8% estipulado.

ITALIA HA HECHO MAYORES PROGRESOS QUE ESPAÑA.

Por otro lado, el análisis de la entidad estadounidense establece una comparativa entre las economías de España e Italia, a las que señala entre los principales factores de riesgo para la eurozona, que le lleva a afirmar que el país transalpino ha realizado mayores progresos en el ajuste fiscal y necesita menos reformas estructurales a nive económico.

De hecho, los pronósticos de Goldman Sachs apuntan a una caída del PIB italiano del 2% este año y del 0,8% en 2013, a partir de cuando Italia crecerá un 0,6% en 2014, el 0,9% en 2015 y el 1,2% en 2016.

“Existen importantes diferencias”, señala la entidad al referirse a los dos países, destacando que Italia evitó el ‘boom’ crediticio previo a la crisis, por lo que su economía sufrió menos distorsiones, requiriendo un menor grado de reestructuración.

“Italia ha hecho un mayor progreso en el ámbito fiscal y, mientras que las reformas laborales introducidas son similares, España necesita incrementar su competitividad externa más que Italia””, explica el banco, cuyos pronósticos de crecimiento del PIB sugieren que “lo peor ya ha pasado para Italia, mientras España aún lo tiene por delante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

El falso sueño americano

¿Por qué el 1% más rico de los estadounidenses se lleva el 20% del ingreso nacional, pero el 1% más rico de los daneses sólo el 6%?