GurusBlog

Grecia, Alemania y la gallina

rebelde-sin-causa-compressor

El juego de la gallina es una competición de automovilismo en la que dos participantes conducen un vehículo en dirección al del contrario; el primero que se desvía de la trayectoria del choque pierde y es humillado por comportarse como un gallina. El juego se basa en la idea de crear presión psicológica hasta que uno de los participantes se echa atrás. El juego quedó inmortalizado en la película Rebelde sin causa en una versión en la que los jugadores  conducen sus automóviles hacia un precipicio, y el primero en saltar es el gallina.

Si pensáis que el juego es algo que sólo se puede dar entre adolescentes rebosantes de testosterona os podéis llevar una decepción. Sólo hace falta mirar al cruce de declaraciones en muchas relaciones internacionales para darnos cuentas que muchos dirigentes son unos adictos al juego y utilizan la misma estrategia para resolver ciertas negociaciones.

Si os sorprende el actual cruce de declaraciones entre Alemania y Grecia, con los alemanes indicando que ahora no pasa nada si Grecia sale del Euro y los Griegos (al menos Syriza) pidiendo una quita de la deuda, sólo hace falta que analicéis el juego de la gallina desde un punto de vista racional, para entender que las declaraciones pueden no parecer tan estúpidas como parecen:

Analicemos la matriz de decisiones del juego de la gallina.

gallina1-compressor

Los jugadores una vez entran en el juego tienen dos opciones. Apartarse o Seguir. Si el jugador rojo se aparta y el azul se aparta ambos pierden, hacen el ridículo y para eso mejor que no hubieran jugado. Si el jugador azul se aparta antes que el rojo, el primero pierde y queda como un gallina y el segundo gana y viceversa. Es decir apartarse es perder o quedar como un gallina por lo que la única opción racional que te queda para no quedar como un gallina es la opción de seguir. El problema es que si ambos jugadores optan por la opción ganadora de seguir pase lo que pase la convierten automáticamente en una opción perdedora ya que acarrea la muerte o el desastre.

La única forma que tienes de ganar el juego es que el otro jugador se comporte de forma no racional y opte por perder y apartarse antes que tu. Para lograrlo tienes simplemente que eliminar la opción que tiene el otro jugador de ganar de la matriz de decisiones. Por ejemplo arrancando el volante del coche y arrojándolo ostensiblemente por la ventana (como comprenderéis es vital que el otro jugador vea que has arrojado el volante por la ventana ya que arrancarlo sólo sin que lo veo no te sirve de nada)

gallina2-compressor

Al arrancar el volante estás eliminando de la matriz de decisiones la columna que permitía al otro jugador tomar la decisión racional de seguir para ganar el juego. Ahora ya no tiene la posibilidad de ganar, sólo puede o quedar cómo gallina o morir por lo que su decisión más racional será abandonar.

Pues bien, tras el cruce de declaraciones de ayer entre Griegos y Alemanes, uno tiene la sensación de que están arrojando los volantes de sus coches por la ventanilla. Claro que hoy ha aparecido en escena Hollande que parece no enterarse de que va el juego diciendo que los ciudadanos de España y Grecia han pagado un alto tributo para seguir en la zona euro. Siempre hay la posibilidad de que cuando vas lanzado a toda velocidad en pleno juego de la gallina se cruce por el camino algún despistado caminando y te cambie la matriz de decisiones. Ahora atropellar al despistado puede ser una buena excusa para salir airoso del envite.

Obviamente el juego de la gallina es un juego juego estático con información completa, en la vida real y más cuando lo intentan jugar nuestros amados estadistas las cosas suelen ser algo más complejas.

Os dejamos un vídeo con el fragmento de la película Rebelde sin causa donde juegan al Chicken Game

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    Hay una cuestión que no habeis tenido en cuenta y que en el juego del gallina se hace muy relevante, y es el análisis de los resultados válidos para cada uno.

    En este caso si grecia realmente “no puede” pagar su deuda la gráfica de decisiones cambia:

    En su caso sería: Apartarse/apartarse: “suicidio;0″, Apartarse/seguir:”suicidio;1″, Seguir/apartarse:”1;0″, Seguir/seguir:”Suicidio;suicidio”.

    En este caso no es que grecia “tire le volante por la ventana” es que Grecia nunca ha tenido volante.

    Más sangrante todavía, en este caso la Unión Europea debería de ser consciente que en realidad ellos tienen los dos volantes (puesto que fue EU la que le quitó el volante a grecia en primer lugar), así que la opción de grecia es única: pisar el acelerador y cerrar los ojos.

  2.    Responder

    Palomitas, quiero palomitas, lo que pasa es que los tiestos me caen encima y el coche lo tengo aparcado en esa calle para ser el siguiente.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR