groupon salida bolsa

groupon salida bolsa

Una de las salidas a Bolsas más esperadas y con mayor repercusión en el mundo de internet y en general en el mundo financiero, sin duda que es la de Groupon, empresa de la que se llega a comentar que podría llegar a valer 25.000 millones de dólares.

Para los que no la conozcáis, Groupon es una compañía de internet que a través de su web ofrece a sus usuarios grandes promociones en formato de “cupones” para comprar multitud de productos y servicios, y que en los últimos meses ha estado de máxima actualidad, tanto por la oferta que realizó Google para comprarla, como por su potencial salida a bolsa de la que ya se viene hablando desde inicios de año, o por la entrada en este sector de jugadores importantes en el mundo internet como Google (con Google Offers) o Facebook (con su Facebook Ofertas).

Su principal activo, un modelo de negocio que parece que funciona, aunque últimamente han empezado a surgir ciertas dudas en cuanto a la sostenibilidad del modelo, y 50 millones de suscriptores en cerca de 44 países y un crecimiento vertiginoso en sólo dos años. Sin embargo el éxito de Groupon también está atrayendo la competencia. Desde competidores similares como LivingSocial apoyada por Amazon, a miles de pequeños emprendedores que han decidido levantar su sitio de ofertas en sus respectivas ciudades. Y es que al ser un negocio muy muy  local, las barreras de entrada son francamente bajas, y detrás de las grandes cifras, la lucha no deja ser ciudad a ciudad y cada una de ellas es un mercado que puede ser totalmente diferente.

Con una valoración que como comentábamos podría llegar a los 25.000 millones de dólares y con unas previsiones para captar 750 millones de dólares, mucha expectación giraba en torno a su salida a Bolsa.

La compañía inició sus trámites para salir a Bolsa el pasado mes de junio y todo indicaba que Groupon empezaría a cotizar en Bolsa dentro de poco tiempo, pero según podemos leer en Seeking Alpha, parece que se retrasa el debut bursátil de Groupon.

Muchas razones podrá haber detrás de este retraso. Volatilidad de los mercados, resultados de Groupon a día de hoy negativos con fuertes pérdidas, aversión al riesgo, etc.

Lo que está claro es que a día de hoy, y tal y como están las mercados, lo de salir a Bolsa es una misión más que complicada. Captar dinero cada día es más difícil. Además la confianza en los proyectos empresariales, en las previsiones de ingresos y resultados, está bajo mínimos.

En definitiva, que en estos momentos a pesar de que podamos encontrarnos con grandes oportunidades de inversión, “el horno no está para bollos, grupones, etc”. Todo se mira con lupa y la cautela ante nuevas aventuras bursátiles por parte de los inversores es muy alta. Lo cual no digo que no venga bien. Como suele decirse, en el término medio está la virtud. Ahora parece que nos estamos pasando de miedosos, aunque razones para ello no digo que no existan. El dilema de siempre.

Para aquellos que queráis conocer un poco más la opinión de Gurusblog sobre la posible salida a bolsa de Groupon, os dejo con este post que hicimos ya hace un par de meses donde comparábamos la salida a bolsa de Groupon con las de eBay y Amazon.


  1. Este tipo de negocios funciona en la actualidad porque los proveedores de estas empresas necesitar limpiar sus stocks y convertirlos en cash, pero cuando volvamos a la estabilidad económica y las previsiones de la demanda funcionen, ¿quien va a querer vender sus productos con margenes tan bajos?
    ¿Cómo puede ser que solo hace unos meses se valorase grupon en 1.300M€?

  2. @El Escaner: "¿Cómo puede ser que solo hace unos meses se valorase grupon en 1.300M€? "

    Porque las valoraciones se hacen por multitud de factores en los que influye enormemente la situación económica, de ahora y del futuro próximo. Y desde aquella valoración, las cosas cambian.
    Sencillo, no?

  3. @Josep, la pregunta estaba cargada de ironía.
    Las condiciones actuales son bastante peores que entonces y aun así, ¿qué cambio ha habido para multiplicar por 20 su precio?
    ¿Antes era muy mala? o ¿ahora es muy buena?
    Llamamé exceptico pero ante una inestabilidad tan grande en precios, yo sería muy prudente.

    1. Si, lo siento. Es lo que tiene la comunicación escrita.
      La ironía, como tantas otras figuras del lenguaje, es algo que se puede confundir tanto por el que lee como por el que escribe, como tambien cuando no la hay, otros la inventan.
      En fin.

      Gracias.

  4. No creo que este tipo de negocios solo vaya a funcionar en periodos de crisis, aun en periodos de bonanza hay siempre stock que liquidar u horas o dias valle que llenar. El problema de este negocio claramente es que no tiene barreras de entrada que limiten la entrada de otros.

    mejores depositos bancarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda