potasas

Todo iba durante mucho tiempo bien en el sector de los fertilizantes y concretamente en las empresas de potasas. Buenos márgenes, precios estables, algo poco común en un negocio basado en una commoditie sin gran valor añadido.

El secreto de la rentabilidad del sector estaba en la formación de dos grandes  carteles, uno en Norte América y otro en Rusia que controlaban férreamente dos tercios del mercado de las potasas en el mundo.

Sin embargo la paz y la tranquilidad en el sector se rompió hace dos días cuando la rusa Uralkali, primer productor mundial, lanzaba una bomba atómica.

Uralkai anunciaba que iba a poner todas sus plantas a producir al 100% de su capacidad (ahora estaban al 70%) y que además iba a reducir el precio un 25%.  Para que os hagáis una idea, algo similar a que Arabia Saudí anunciara que abandona la OPEC e incrementa la producción de petróleo por su cuenta).

El devastador efecto del anuncio de Uralkai lo podéis ver en la cotización de algunas compañías.

PotashCorp, ha visto como en 4 días el precio de sus acciones caían del $40 a $30 y Mosaic ha visto como su acción se desplomaba de $50 a $40.

La primera consecuencia de volar el cartel por los aires lo tenemos en los miles de millones de dólares de capitalización bursátil volatilizados en 4 días.

Es el ciclo habitual en los negocios basados en las commodities. El ciclo alcista y los altos márgenes derivados de incrementos en los precios atraen nuevas inversiones, que significan mayor capacidad instalada y si la demanda no crece al mismo ritmo que la oferta al final el pinchazo es inevitable.

En el caso de las potasas, se estima que la capacidad instalada llegará a las 71 millones de toneladas métricas en 2015. En 2012 la capacidad era de 62 millones y actualmente la demanda está en 54 millones de toneladas métricas.

Cabe la posibilidad, que el movimiento realizado por Uralkali, no sea en realidad un ataque al cartel, sino un movimiento de defensa contra terceros. Con tanto proyecto en marcha para incrementar la capacidad del sector no hay nada mejor para hacer quebrar a posibles nuevos competidores que bajar momentáneamente los precios cuando los nuevos entrantes aún están en fase de construcción de sus plantas, pueden cancelar proyectos y los costes hundidos de salida del sector aún no son para ellos demasiado elevados.

Uralkali, estaría lanzando un contundente mensaje. Novatos este jardín lo controlo yo y os puedo hacer quebrar cuando quiera. No sois bienvenidos.

Según el WSJ hay en estos momentos 75 diferentes nuevos proyectos intentando levantar capital para explotar nuevas minas de potasio. Uralkali, seguramente se les acaba de cargar el fundrising, porque los planes de negocio ya no son los mismos con una caída del 25% en el precio de la materia prima.

Via dayreckoning.com

  1. Unicamente matizar que con que Uralkali baje el 25% aprox el precio no tiene que repercutir automaticamente en que todo el precio de la materia prima baje igual, pero no deja de ser un yunke para cualquiera que estubiera o este en el sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.