Lamentablemente no estamos hablando de un fondo de inversión de acceso al común de los mortales, sino estamos hablando del Fondo de Beneficiencia de la Universidad de Harvard (Harvard University’s Endowment), el mayor de cualquier universidad norteamericana, con un valor de 36,9 billones de dólares y una rentabilidad en el último año fiscal (Junio 2007 – Junio 2008) del 8,6%, mientras el S&P 500 caía un 13,1% en el mismo periodo, y superando también a la rentabilidad de otros fondos con igual función del resto de universidades que obtuvieron unos retornos promedio del -3,04%.

Este 8,6% de rentabilidad sigue a la ganancia del 23% conseguida durante el año fiscal 2007 (Junio 2006 -Junio 2007), consiguiendo durante los últimos 5 años una rentabilidad anual del 18,4%, y durante los últimos 10 años del 15,0%, siendo desde su inicio del 13,3% una vez descontadas comisiones y gastos de gestión.

La clave de su éxito es la diversificación que realizan entre 11 diferentes tipos de activos:

  • 45% en acciones (12% bolsa USA, 12% bolsa de países desarrollados sin USA, 10% en bolsas de países emergentes, 11% private equity)
  • 17% en renta fija (8% en bonos indexados a la inflación, 5% bonos USA, 3% bonos extranjeros, 1% bonos de alta rentabilidad)
  • 25% en activos reales (17% en materias primas y 9% en Real Estate)
  • 18% restante en inversiones de retorno de valor absoluto o hedge funds, y en fondos de situaciones especiales
  • -5% en cash

Esta diversificación que le permite controlar el nivel de riesgo, junto a la mayor rentabilidad obtenida respecto a los benchmarks para cada uno de estos activos, unido la excelente gestión del Fondo, cuya responsabilidad cae en la Harvard Managment Company que gestiona directamente casi el 60% de la inversión con un equipo interno de casi 200 profesionales, y supervisa la gestión y resultado del 40% restante, permite a este Fondo destinar anualmente aproximadamente entre el 4% y 5% de su valor (este año han sido 1,6 billones de dólares) a la Universidad de Harvard, para becas, investigación, programas universitarios, inversiones, mejoras, etc…significando más de un tercio del presupuesto de la Universidad de Harvard, siendo cubierto el presupuesto restante por las matrículas de los alumnos.

En cuanto al origen de esta rentabilidad durante el último año fiscal, sus inversiones en commodities y real estate ganaron un 35,8%, batiendo a sus benchmark en un 3%, mientras las acciones en bolsa USA y extranjera de países derrallados cayeron en total un 12,7% y 12,1% respectivamente, pero superando en un 1% a su benchmark, mientras la rentabilidad superó en un 3% al objetivo fijado para acciones de compañías de países emergentes y de private equity. En el caso de los activos de renta fija sus resultados superaron a sus índices de referencia entre un 2,8% y el 4%, con rentabilidades entre el 16% y 21%. Por otro lado, los activos que obtuvieron un peor resultado respecto a sus benchmarks fueron los hedge funds con una rentabilidad del 1,7% menos que su benchmark (obtuvo un 0,1% de rentabilidad), y los bonos de alta rentabilidad, donde mientras el índice de referencia subió un 0,7%, las inversiones del Fondo en este tipo de activo cayeron un 8,3%.

¿Quién no invertiría en un fondo como éste? Está claro que el modelo de excelencia de Harvard no sólo tiene sus pilares en su magnifica educación, sus profesores e investigación, sino cuenta con una magnífica fuente de recursos muy bien gestionados internamente. Para cuando algo parecido en una universidad española aunque sea a escala nacional…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…