El Ibex 35 se ha dejado en la jornada un 3,1% que eleva hasta el 5,1% el retroceso acumulado en la semana, marcada por la tibieza de las medidas de estímulo del Banco Central Europeo (BCE) y por las trabas de Finlandia a los acuerdos de la última cumbre.

El selectivo ha sellado la última sesión semanal en la cota de los 6.700 enteros en un contexto de tensión en los mercados de deuda soberana ante la incapacidad de los líderes europeos para zanjar la crisis, que ha tensado la prima española hasta los 563 puntos, con lo que el interés del bono español a diez años roza el 7%.

Las acciones de BBVA se han desplomado un 5% lastradas por la penalización generalizada al sector financiero y por la cotización de los nuevos títulos de la conversión de bonos.

Comentario de Selfbank:

Después de tantas expectativas puestas en la semana, no ha podido acabar con más revuelo e incertidumbre. Dos eran las citas clave de la semana y dos han sido las decepciones para los inversores. Por un lado, la reunión del BCE, que se saldó con algunas medidas de estímulo (rebaja de tipos) pero sin que se anunciara la ansiada reactivación del programa de compra de deuda en el mercado secundario. Y hoy, los datos de paro estadounidense, que han quedado por debajo de las expectativas: 80.000  nóminas no manufacturas y 84.000 en el sector privado, lejos de la barrera de los 100.000; aunque al menos, queda el consuelo de que los datos del mes anterior se han revisado a mejor.

Aunque el castigo a las bolsas ha sido generalizado, de nuevo nuestro mercado ha sido uno de los más perjudicados: caídas en el Ibex por encima del 3%, la prima superando los 560 puntos básicos y la rentabilidad del bono a 10 años en el entorno del 7%.

Y no solo eso, sino que la situación no parece que vaya a mejorar sensiblemente la semana que viene: rumores, declaraciones,… que están contribuyendo a enturbiar más si cabe el ambiente. Finlandia ha dicho que está dispuesta a abandonar el euro antes que tener que pagar las deudas de otros, Moody’s podría dejar hoy mismo la calificación de nuestra deuda en el nivel de bono basura y para los que tenían alguna esperanza en la reunión del Eurogrupo del lunes, ya se está asegurando que la solución para los mercados no llegará ese día, sino que habrá que esperar.

Se van perfilando los detalles del rescate a la banca española, y se constata que hasta que no se cree el supervisor único, las ayudas pasarán a engrosar la deuda española, aunque sea solo temporalmente. Eso sí, tanto antes como después, se ha querido dejar claro que en caso de incumplimiento de algún banco será España la garante y no el MEDE. No habrá un incremento de deuda, pero la responsabilidad será directamente del país.  En cuanto a los plazos, las primeras ayudas podrían llegar en otoño, pero otras entidades tendrán que esperar a 2013. La pregunta que está en el aire es si se llegará a tiempo o no.

El sector bancario ha vuelto a ser uno de los más penalizados en el día de hoy, aunque los más bajistas han sido Sacyr e Indra.
El mercado americano también ha abierto con caídas y mucho nos tememos que ese será también el signo con el que cerrará, tras las noticias que vienen de Europa y el mal dato de empleo.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Netflix. Algo no anda nada bien con sus resultados

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda