BCE

La tasa de inflación interanual de la zona euro se ha situado en mayo en el 0,5%, dos décimas por debajo del nivel registrado en abril, según el dato adelantado publicado por Eurostat apenas dos días antes de que se reúna el BCE.

La moderación de la tasa de inflación registrada en mayo se explica por la subida del 1,1% de los precios de los servicios, cinco décimas por debajo del incremento del 1,6% registrado en abril.

Asimismo, también ha contribuido a este descenso del IPC interanual el menor incremento de los precios de los alimentos, el acohol y el tabaco, que subieron un 0,1% frente al alza interanual del 0,7% del mes anterior.

Por su parte, los precios de la energía no variaron en el quinto mes del año, tras haber bajado un 1,2% interanual en abril, al igual que los precios de los bienes industriales no energéticos, que el mes anterior subieron una décima.

De este modo, la inflación subyacente, que excluye la volatilidad de la energía y los alimentos frescos, experimentó en mayo una subida del 0,7%, frente al 1% de abril. En el caso de excluir únicamente el precio de la energía, la inflación de la eurozona subió seis décimas en marzo, tres menos que en abril.

En el caso de España, el Índice de Precios de Consumo (IPC) se mantuvo sin cambios en mayo respecto al mes de abril, pero redujo dos décimas su tasa interanual, hasta el 0,2%, debido al abaratamiento de alimentos y bebidas no alcohólicas.

De este modo, de confirmarse ambos datos, el diferencial de precios favorable a España respecto a la eurozona alcanzaría las tres décimas.

Este descenso generalizado de la inflación en la eurozona apoya aún más la expectativa del mercado de que el BCE adopte nuevas medidas de estímulo en la reunión del Consejo de Gobierno que se celebra este próximo jueves.

Comentario Gurús:

Los mercados mundiales siguen conteniendo el aliento a la espera de si finalmente el BCE decide sumarse cómo casi prometio a la fiesta de la creción de dinero de otros Bancos Centrales o por contra se mantiene al margen.

La verdad es que cuesta ver que decantarse por aplicar un QE a la Europea vaya a solucionar el problema de deflación, si es que se pueda entender que en estos momentos tenemos en Europa un problema de deflación.

Por más dinero que vaya a creer un Banco Central la banca seguirá sin prestar si no hay una demanda de crédito solvente salvo que esa inyección venga acompañada de estímulos concretos para forzar a dar crédito.

El principal problema que amenazaba a Europa era el coste de la deuda de los países de la Europa periférica pero al menos en lo referente al coste este problema parece de momento superado.

Probablemente un programa de QE del Banco Central Europeo se traducirá en nuevos fuertes aumentos del precio de los activos de inversión, unos activos cuyos precios ya empiezan a estar fully valued o cas casi over fully valued.

Resumiendo, no acabo de ver que aporta en estos momentos una inyección de QE del BCE. Salvo para hacer artíficialmente más ricos a bancos y al 1% de la población más rica.

Europa lo que necesita son reformas estructurales para hacer su economía competitiva no inyecciones salvajes de dinero que no se transmitirán a la economía real sino que se quedarán para uso y beneficio de la denominada economía especulativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…