GurusBlog

¿Son los inversores value una especie en extinción? El triunfo de la inversión Fast Food

value investing

En el gráfico que os adjuntamos podéis hallar la respuesta a la pregunta. En la década de los años 60, los inversores, de media, mantenían las acciones más de 8 años. Desde entonces el periodo medio por el que un inversor conserva y mantiene en propiedad una acción de una compañía cotizada no ha hecho más que disminuir y de los más de 8 años de los años 60 hemos  pasado a poco más de unos meses en 2010. La diferencia es simplemente brutal y parece que hoy más que nunca parece que los inversores están convencidos que pueden batir al mercado cronometrando las entradas y salidas de sus inversiones. A la vista del dato, se podría afirmar, que los inversores Value, en el sentido tradicional de la palabra, comprar una acción por sus fundamentales y mantenerla, son hoy más que nunca una especia en vías de extinción.

Se me ocurren dos motivos para explicar la drástica reducción del tiempo en el que se mantiene una acción en cartera:

1) Chicas, chicos, estamos en pleno siglo XXI. Los negocios hoy en día ya no se mueven con las mismas dinámicas competitivas que en los años 60 y los cambios drásticos en los fundamentales de las empresas se suceden de forma mucho más rápida que hace 40 años. A esta tesis, que puede ser intuitivamente cierta para muchas compañías del sector tecnológico, tipo Apple, Nokia, Blackberry, Google,etc.. os dejo un par de datos:

– Desarrollar un nuevo fármaco lleva unos 12 años.

– Desarrollar un modelo de coche completamente nuevo lleva entre 4-5 años.

– Desarrollar un nuevo caza, le lleva a empresas cómo Boeing, Lockheed Martin, Northrop Grumman, EADS unos 10 años.

– Producir una película, lleva de 1 a 2 años.

– Intel o ADM  tardan una media de 2 a 4 años en desarrollar un nuevo microprocesador.

– A DuPont, Akzo-Nobel o Dow Chemical desarrollar un nuevo compuesto químico les lleva de 5 a 10 años.

– Y  McDonalds o Burger King  tardán de media un año en introducir un nuevo plato en su menú.

Por contra, a un inversor, comprar y vender una acción de una compañía, le lleva hoy en día unos poco meses. A pesar de que el mundo de los negocios se ha acelerado, parece complicado justificar que se haya acelerado tanto cómo para poder justificar la velocidad con la que hoy los inversores se desprenden de sus acciones desde una perspectiva fundamental.

2) La segunda explicación es menos sofisticada pero más plausible. Los brokers y los Bancos de inversión han triunfado sobre los inversores y se han ganado sus conciencias. Si tenemos en cuenta que un Broker se gana una comisión cada vez que un cliente compra o vende una acción, podemos entender porque a la industria financiera le interesa que los inversores aceleren la rotación de sus acciones (Es realmente sorprendente ver cómo un mismo analista cambia hoy en día 4, 5 o 7 veces el precio objetivo de una compañía en menos de un año).

A ello le podemos añadir el triunfo del HFT o de los algoritmos, y el acceso de los inversores a una ingente cantidad de información y análisis que probablemente ayuden a que su mente esté más en modo Casino que en modo inversión. De todos modos comprar y vender acciones es estimulante y pues no nos engañemos, mantener una acción durante 8 años es bastante aburrido.

La parte positiva para los que verdaderamente sean inversores value, es que con la extinción de está forma paciente de inversión se reduce también la competencia y menos competencia siempre en cualquier sector significa más rentabilidad.

Gráfico vía Beyondproxy.com

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    De acuerdo con los comentarios, y de hecho lo mencionas en el post, no es tanto que haya menos Inversores Value como una descomunal aumento de operaciones con los algoritmos y el HFT, mayor acceso de “pardillos” a los mercados, etc

  2.    Responder

    El gráfico no deja dudas. Aunque quizá como dice el anterior comentario de Kagunlou, no sea tanto por la extinción de los Value sino por el auge de ludópatas que apuestan en modo casino creyéndose inversores. La popularización de los “cursos de bolsa” y de análisis técnico ha hecho mucho daño, porque fomentan la apuesta como modo de (mala) vida. Al igual como las casas de apuestas online han incrementado mucho el número de ludópatas a domicilio, que ya ni siquiera tienen que hacer el esfuerzo de salir de casa o esperar a que abran el bingo. El acceso a la información y poder invertir en muchos activos con sólo un click desde casa, debería ser y de hecho es un avance. Pero lamentablemente, para la mayoría, deriva en la pérdida de la esencia del concepto de inversión en negocios, que siempre debe ser el norte de todo inversor. Al final la mayoría de traders no son más que apostantes más o menos adictos, frente a pantallas que emulan las tragaperras multicolores de los casinos, pero con una peligrósa pátina de sabiduría sesuda de análisis técnico de dudosa utilidad a largo plazo.

  3.    Responder

    Tambien cabe la posibilidad que el numero de inversores value no haya disminuido, solo que los nuevos instrumentos de especulación hagan bajar la media general y no se hayan incorporado suficientes inversores value para compensarlo. Eso si, el broker o banco de turno es quien hace el verdadero negocio.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies