GurusBlog

Invertir donde la clase media crece.

En el mundo de la inversión existen diversas estrategias o criterios en los que basarnos para seleccionar los activos donde queremos depositar nuestro dinero. En la renta variable (aunque también podríamos aplicarlo parcialmente a la renta fija y en menor medida a otros tipos de activos como las materias primas), esencialmente tenemos tres criterios genéricos:

– El análisis de los datos fundamentales de las empresas: Estudio de balances, cifras de ventas, beneficios, gobierno corporativo, etc. Y todo ello en pasado, presente y previsión futura.

– El análisis técnico: Psicología del Mercado, que que interpreta los gráficos que conforman las cotizaciones de las acciones constantemente.

– El análisis de las tendencias macroeconómicas: Como un buen complemento del primer criterio.

Hablando del criterio que busca Valor, una de las verdades universales de la inversión es que si invertimos en activos que tengan un Valor intrínseco objetivamente mayor que su precio, a largo plazo no sólo protegeremos nuestros patrimonios sino que además ganaremos más que los índices de referencia, que suelen ser el promedio de las inversiones buenas y malas. Suelen llamarse, como casi todos sabréis, estrategias de inversión Value.

No obstante existen otros criterios de inversión que, si bien no preservan tanto de las pérdidas, a medio y largo plazo también ayudan a conseguir superar los rendimientos de la media. Entre estos otros criterios de inversión encontramos los que suelen llamarse de estilo Growth, que centran su atención en el potencial crecimiento futuro de los negocios, y no tanto en su Valor intrínseco actual. Por tanto tienen un componente algo menos tangible y por tanto más incierto, o menos conservador. En los extremos de ambas estrategias tenemos los criterios Deep Value y Aggressive Growth, y por supuesto, en medio, toda la gama de grises como por ejemplo el GARP (Growth At Reasonable Price). Lógicamente, cuanto más nos acerquemos al criterio Deep Value, menos riesgo corremos de sufrir pérdidas a medio/largo plazo o permanentes, y viceversa.

Del criterio del análisis técnico, lo mejor que podemos decir es que a corto plazo suele interpretar correctamente la psicología del mercado, con un claro componente de profecía autocuplida. Pero la realidad es muy tozuda, y las mayores fortunas generadas por los mejores inversores del planeta, jamas se han consolidado a largo plazo siguiendo estos criterios técnicos, sino los fundamentales (y os lo dice alguien que con 23 añitos se inició en los Mercados como broker, analizando técnicamente todo tipo de commodities en la década dorada de los derivados de Sherman McCoy).

Por tanto, seguir esencialmente este criterio, ni ofrece la seguridad de evitar pérdidas permanentes, ni nos asegura superar a los índices de referencia a medio y largo plazo. De hecho está muy lejos de la valoración de los negocios subyacentes de las acciones, lo cual da lugar a aberraciones como recomendaciones vender empresas a precios de risa y comprarlas a precios de locura. En la parte “positiva” está el escaso esfuerzo que supone analizar un simple gráfico, en contraposición del complejo arte de analizar el Valor presente y futuro de una empresa…

En cuanto al tercer criterio, que sigue los vientos macroeconómicos allá donde vayan, puede ser un buen complemento a tener en cuenta, además del exhaustivo y obligado análisis fundamental. Porque en el New Normal en el que nos ha tocado vivir, la macroeconomía nos brinda una oportunidad única: El mayor crecimiento de la clase media jamás visto por la humanidad. Y a nadie se le debe escapar que una clase media masiva y creciente, es el caldo de cultivo idóneo para que las empresas crezcan, y con ellas la cotización de sus acciones.

Estamos hoy, en plena decadencia de las economías desarrolladas, paro ante el pleno florecimiento del mundo emergente. Unas economías que crecen de forma constante y potente, y una clase media que no para de multiplicarse. Y todo ello, ojo al dato, con un endeudamiento digno del Occidente de hace casi medio siglo.

A continuación veréis en este gráfico, que le tomo prestado a Albert Parés, cómo la clase media se está disparando ya hoy, y para los próximos 15 años.

Como veis en el mapa, el crecimiento masivo de la clase media se está produciendo esencialmente en Asia. Lo cual nos lleva a una conclusión lógica y fácil: Hoy y en los próximos años, los mejores rendimientos corporativos los vamos a encontrar en empresas localizadas y/o con intereses mayoritariamente en zonas que van desde Turquía a Brasil, pasando por Rusia, Oriente Medio, India, Malasia, Thailandia, Vietnam, China, Filipinas, Corea del Sur, Chile, etc.

Retomando esta explosión demográfica y económica como un criterio Macro más, llegamos a la conclusión de que una estrategia de búsqueda del Valor y/o del crecimiento a precios razonables (GARP), en el área que en el mapa vemos marcada como “Asia Pacific”, va a ser la más exitosa para los próximos años.

Lamentablemente, para los europeos, el centro del mundo actual nos queda muy lejos. Y como bien dice el admirado Paramés, la distancia entre el gestor (o seleccionador de inversiones) y las empresas en las que invierte, es inversamente proporcional al alfa que va a conseguir. O sea, que cuanto más lejos pretendamos invertir, menos exhaustivo puede ser el conocimiento de los negocios en los que invertimos, y por tanto menos rendimiento obtendremos a largo plazo. Pero para evitar este hándicap de la distancia, tenemos una solución perfecta, aunque sólo al alcance de los mejor informados. Y no es otra que la inversión a través de fondos gestionados de manera local en esos países, por gestores estrella que viven allí, y que han demostrado saber encontrar Valor en sus inversiones durante años.

Pero ojo, hay otro inconveniente: Que la mayoría de los mejores fondos de inversión de esos mercados no están registrados para su comercialización en España. No olvidéis que como dijimos en “Los fondos de inversión y la madre que los parió“, sólo el 10% de los fondos existentes en el mundo, se registran en España para su comercialización. Y a los mejores fondos de esos mercados emergentes, a los “Bestinveres” de esos países, desgraciadamente España les queda muy lejos. Y el peso de los inversores españoles, no les justifica el esfuerzo de registrarse en nuestro país (del mismo modo como por ejemplo Bestinver Bolsa o ElCano Sicav no se registran en Indonesia o en Hong Kong para que se comercialicen allí).

Por tanto, no basta con saber elegir a los mejores gestores del mundo emergente, sino también hay que disponer de vehículos de inversión que nos permitan acceder a ellos difiriendo la tributación como si de cualquier fondo traspasable del banco de la esquina se tratase.

En conclusión, dado el crecimiento gigantesco que está experimentando la clase media en Asia, este fonómeno se ha convertido ya (y seguirá en la próxima década) en un criterio macroeconómico esencial que debemos añadir a la búsqueda permanente de Valor empresarial. Hoy se impone la recomendación de invertir en los mejores gestores de fondos con estrategias Value/GARP, allá donde se está produciendo el milagro del capitalismo: En el mundo emergente. Estamos ante la creación masiva de una clase media emergente que pronto supondrá el 70% de la población de todo el planeta.

Como inversores no nos podemos permitir perdérnoslo, y haríamos bien en procurarnos un buen asesoramiento que nos seleccione los mejores fondos locales, así como un vehículo jurisdiccional y fiscalmente adecuado en el que depositar dichas inversiones. El crecimiento del mundo y de nuestro patrimonio está ahí, muy lejos, pero sin embargo al alcance de los mejor asesorados.

P.D. Para los que tengáis interés en iniciaros en la estrategia Value, os recomiendo este librito ligero y barato de Álvaro Vargas Llosa (hijo del célebre escritor Mario). No es que lo suscribamos en su totalidad, pero sí que lo consideramos muy didáctico y accesible para los neófitos de la inversión Value.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

1 comentario

  1.    Responder

    Artículo bueno, pero si que te puedo asegurar que un buen análisis técnico psicotrading es lo que te va a dar pasta en bolsa, a corto medio y largo plazo.
    Julio frikieconomist.
    Trader freelance. entre otras cosas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies