GurusBlog

Justicia de espinacas. En libertad el jefe de sicarios de Pablo Escobar

popeye pablo escobar

En Colombia se ha creado un buen revuelo con la puesta en libertad Jhon Jairo Velásquez Vásquez, más conocido cómo Popeye, uno de los jefes de sicarios de Pablo Escobar. Popeye, se entregó en 1992 a la justicia Colombiana y fue condenado por cometer cerca de  300 asesinatos y haber coordinado unos 3.000 homicidios ( sin contar  la bomba en el vuelo de Avianca o el derribo del edificio del DAS en Bogotá). Ahora, tras 22 años entre rejas, Popeye  ha visto cumplida su condena con la justicia colombiana y a la edad de 52 años recobrará de nuevo su libertad. 

Posiblemente el milagro es que Popeye haya logrado cumplir su condena sin salir de la cárcel en un ataúd. En parte lo ha logrado por estar custodiado por extremas medidas de seguridad y  ser el único el único habitante del Pabellón de Recepciones, el lugar de llegada de los presos de máxima seguridad, de la cárcel de Cómbita, Boyacá. Su colaboración con la justicia para esclarecer múltiples asesinatos le han valido para salir con vida de la cárcel y ver atenuada su condena.

Popeye es sin duda un hijo de la cultura de la violencia que se aceleró en Colombia con el estallido del negocio de las drogas. Ser uno de los jefes de sicarios de Pablo Escobar, el mayor narcotráficante de la época, requería básicamente una habilidad. Matar, matar, matar y sobrevivir.

popeye

La lista de los asesinados por Popeye es larga, produce vértigo, parece incluso sobrehumana. ¿Quién puede ser capaz de matar a sangre fría a 300 personas sin enloquecer? ¿Quién es capaz de cargar sobre su conciencia más de 3 mil muertos?

La respuesta la da el mismo Popeye cuando en alguna entrevista le han preguntado ¿Cómo puede dormir tranquilo un hombre que ha matado a tanta gente?. Él siempre a respondido con una sonrisa:

[quote]-Porque tengo el alma muerta.-[/quote]

Popeye sin lugar a dudas pudo. Entre muchos otros y otras cumplió las ordenes de Pablo Escobar de que mandara a matar a Wendy Chavarriaga Gil, que era su mujer y a la que según él quería con toda su alma. Escobar sospechó que la mujer de Popeye se había convertido en una informante de la Policía y ordenó a Popeye que la matara. Posiblemente fue la única vez que le tembló la mano y no fue capaz de matarla él mismo.

[quote] -Yo le puse una cita y le mandé cinco sicarios para que acabaran con ella -[/quote]

La lista de damnificados es enorme, Popeye participó en el secuestro del del entonces alcalde de Bogotá, Andrés Pastrana Arango, y del jefe de redacción de El Tiempo y ex vicepresidente de la República, Francisco Santos. Estuvo involucrado en los asesinatos del procurador Carlos Mauro Hoyos (por lo que cobró 200.000 dólares), y  de Luis Carlos Galán (cobró 100.000 dólares), del coronel de la Policía Valdemar Franklin Quintero (recibió por ello50.000 dólares), o del periodista Jorge Enrique Pulido en 1989. Estos fueron algunas de las víctimas célebres que junto a otras  decenas de políticos y servidores judiciales que cayeron siguiendo Popeye las órdenes de Pablo Escobar.

Después están las víctimas anónimas, las casuales, las que tuvieron la mala suerte de cruzarse en su camino con un hombre con el alma muerta, cómo el vigilante de una discoteca que no le dejó entrar y al que mató a disparos.

La puesta en libertad de Popeye obviamente crea polémica. ¿Cómo se pueden redimir 3.000 asesinatos? ¿Cómo pagar semejante cuenta con la sociedad? ¿Es una cuestión de castigo o de rehabilitación?

Demasiadas preguntas por resolver para una justicia de espinacas.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    Esto en iran no pasa…

  2.    Responder

    Off-topic: no le haría ningún daño al artículo un repaso.

    1.    Responder

      Gracias, ya le he dado un primer repaso.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies