knowmads-compressor

Según el pensamiento humano, el mundo, siempre ha tenido forma de reloj de arena. Según los expertos, tras realizar diferentes análisis, llegan a la premisa que todas las personas del mundo tienen la posibilidad acceder a las nuevas tecnologías, estas llegan a los lugares insospechados, gracias a la globalización y a una hiperconectividad para poder acceder a niveles superiores de la pirámide del conocimiento. Lo que se espera en el futuro de una persona no dependerá del sitio donde nazca, ni de su crecimiento, sino de las ganas que cada uno tenga en llegar más alto en el mundo laboral. Empezamos a entrar en la era de la meritocracia. Existe un escenario para que todo esto estalle en el año 2020, que es cuando el rey de los motores de búsqueda, Google, estima que casi toda la población del mundo tendrá posibilidad conectada a internet. En este escenario es donde los expertos sitúan al perfil de un nuevo profesional, los knowmads.

El término es un neologismo que combina 2 palabras. La palabra de Know (conocer, saber) y nomad (nómada), donde se concentran las características que tiene que tener la persona para hacer frente a los nuevos retos profesionales, ser un nómada del conocimiento. La definición fue acuñada por el experto en mercado laboral John Moravec, fundador de “Education Futures LLC”, para referirse a los empleados nómadas del conocimiento y de la innovación. Estos profesionales se caracterizan por ser innovadores, imaginativos, creativos, ser capaz de trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y cualquier lugar. Un Knowmad se valora por su conocimiento personal, lo que proporciona una ventaja competitiva con respecto a otros empleados.

No se puede considerar una moda, ni un término pop-up que nace, eclosiona y rápidamente va a morir. La palabra Knowmad le pasa como al término millenial, sirve para designar algo, pero lo que mantendrá en el tiempo es la riqueza del contenido y su masa real, la cantidad de gente existente, que tiene detrás del concepto. El Knowmad es todo aquel que viva en esta era está llamada a desarrollar unas ciertas destrezas y habilidades para desenvolverse por el mundo de la hiperconectividad o hiperdigitalización.

Según un estudio realizado por el Banco ING-DiBa que predice que en un solo un par de décadas los robots ocuparan 18 millones de empleos en Alemania, casi la mitad de total de empleo. El desarrollo de la robótica permitirá en un futuro que la industria puede reemplazar el 59 por ciento de los puestos de trabajo por robots, parece ser más productos y rentables que la seres humanos. Aunque, por mucho que avance la tecnología existen cosas que las máquinas todavía no van a poder ser capaces de hacer y esto tiene que ver con la creatividad, la innovación, la resolución de problemas,… y es aquí donde es indispensable el conocimiento. Se puede decir también la comprensión de datos o de la información, siempre puestos al servicio de la innovación y de la imaginación.

Pero nos tenemos que plantear que características tiene un konwmad. Las características se le denomina el ‘pasaporte de habilidades’. Los knowmad a diferencia de los millenials, nacidos entre 1981 y 1995, no tienen edad, cualquier persona puede estar capacitada para tener una mentalidad nómada. Los knowmads tampoco tienen su trabajo como un trabajo, entienden lo que hace como un oficio que le gusta, no como un medio de ganar dinero y lo que hacen forma parte de su vida ya que buscan la satisfacción por encima de todo.

Los knowmads son generadores de ideas, tienen recursos para salir adelante en cualquier situación que se les presente. Son imaginativos con una capacidad de transformar todo lo que imaginen en ideas productivas. El sentimiento de libertad hace que no les guste recibir órdenes.

Los knowmads dominan las nuevas tecnologías, comprenden su funcionamiento y las aprovechan los beneficios que ofrecen, ya que constantemente aprenden de ellas. Uno de las principales habilidades es pueden transformar la información en conocimiento y lo pueden compartir, suelen ser una especie de guía que avisan sobre lo que está sucediendo. Se manejan con mucha soltura en las redes sociales y, por tanto, comparte información, lo que les permite estar siempre actualizados y alerta de todo lo que sucede por el mundo. Saben que el talento y el éxito dependen de estar permanentemente en las redes del conocimiento.

Por lo contrario, aunque parezca personas ermitañas, no lo son, al que les gusta la soledad ya que les gusta trabajar en solitario, desde una bar, cafetería, playa o desde la oficina,…, es decir, de cualquier parte, pero les importan las personas ya que saben que las personas son importantes, porque les generan conocimiento y los transmiten.

Tienen una gran capacidad de adaptarse, para resolver problemas, son personas que tienen gran versatilidad y son competentes porque con sus conocimientos pueden hacer frente a todo tipo de conflictos. Creen firmemente en que el aprendizaje es parte de su vida, saben que siempre tendrán que estar formándose por distintas vías, universidades, escuelas de negocios, internet, libros,… Ya han asumido que deben ser capaces de aprender y desaprender con mucho más facilidad en función de las inquietudes que tengan o de las necesidades que vayan surgiendo. Esta capacidad para actualizarse lo que le convierte en un profesional muy adaptable y moldeable, siendo perfecto para entornos laborales, en que la premisa es la diversidad, y la innovación constante. No les asustan el fracaso ni experimentar, lo que no está exento de errores. Los asumen, aprenden de las experiencias y avanzan. Más características, y una de las más importantes, es que son responsables de sí mismos. Por tanto, líderes de ellos mismos, que no esperan que los sean los otros, es decir, la empresa, el estado,…, los que vengan a buscarles. Es decir, no dejar en manos de otros su futuro profesional.

  1. Al final el modelo educativo en España ha acabado por formar a autómatas. Sí, autómatas que estudian muy bien y se aprenden muy bien el temario, pero que tienen menos capacidades sociales, de improvisación y de actitud que las que deberían.

    En el último libro de Walter Isaacson, Los Innovadores, habla sobre como intentamos entrar en competencia con las máquinas, cuando nuestras capacidades son muy diferentes. Una máquina será mejor que nosotros calculando y almacenando información. En cambio, nosotros somos mucho mejores creando e improvisando. Si una persona no tiene clara esta diferencia e intenta mejorar sus habilidades al respecto, su puesto de trabajo en el futuro peligra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…