Cerca de 20 millones de personas mueren cada año por una enfermedad cardiovascular. Un equipo de investigadores de la Universidad de Nottingham en el Reino Unido ha desarrollado un algoritmo que predice la probabilidad de que una persona sufra un ataque al corazón mejor que lo puede hacer un doctor.

La American College of Cardiology/American Heart Association (ACC/AHA) ha desarrollado una serie de guías para estimar el riesgo cardiovascular de un paciente basándose en ocho factores que incluyen, edad, nivel de colesterol o  presión sanguínea. De media el sistema predice correctamente el riesgo que tiene una persona de padecer un ataque al corazón en un 72,8%. Una tasa de acierto que no está nada mal.

Sin embargo los investigadores de la Universidad de Nottingham han creado un algoritmo alimentado con los datos de 378.256 pacientes del Reino Unido. Inicialmente el sistema usó los datos de 295 mil pacientes para general su modelo predictivo interno y el resto para refinarlo. El resultado es que ha logrado mejorar el sistema de estimación utilizado por los médicos elevando el nivel de acierto a un entre 74,5% y un 76,4%.

De los 83.000 pacientes cuyos datos se utilizaron para verificar la validez del algoritmo, el sistema habría logrado salvar 355 vidas adicionales al sistema de 8 variables que utilizan los cardiólogos. Además la AI ha identificado una serie de elementos que aumentan considerablemente el riesgo cardiovascular y que no están contemplados en las actuales guías médicas cómo son el padecer una enfermedad mental severa o consumir corticoides orales.

La realidad del cuerpo humano es muy compleja y sin duda la inteligencia artificial es un elemento clave para poder entender asociaciones e interacciones que se producen en determinadas enfermedades.