GurusBlog

La alquimia de los Buybacks

Vale la pena recordad que hasta principio de los años 80, los “Buybacks” o  recompras de acciones por parte de las compañías era una práctica financiera ilegal en los Estados Unidos, debido a la preocupación que existía de que los directivos las usaran para manipular el precio de las acciones. Hoy, sin embargo, en la era del dinero gratis de los Bancos Centrales se baten año tras año todos los récords en cuanto a cifras de recompras de acciones.

Desde 2009, las empresas cotizadas norteamericanas han invertido cerca de 4 billones en recomprar sus acciones convirtiéndose en la principal fuente de demanda de acciones en el mercado y contabilizando cerca del 72% del incremento del beneficio por acción que han tenido las empresas norteamericanas desde 2012. Y la cosa no parece que va a acabar aquí.

La reforma fiscal anunciada por Trump que incluye la posibilidad de repatriar fondos en el extranjero de las multinacionales ha provocado que ha mediados de febrero las empresas cotizadas norteamericanas hayan ya anunciado recompras de acciones por 171 mil millones, más del doble de la cifra que se había anunciado el año pasado por las mismas fechas.

Si una compañía quiere incrementar el beneficio por acción que genera tiene dos formas de hacerlo. La primera, que es la difícil, es aprovechar la actual era de dinero barato para invertir e innovar, poner nuevos productos y servicios en el mercado que aumenten sus ventas y beneficios. Obviamente esto no da resultados inmediatos a corto plazo, pero a medio-largo plazo, si las inversiones han sido acertadas la compañía habrá robustecido no sólo el tamaño de su cuenta de resultados, sino que mejorará no solo su capacidad para devolver la deuda que tomó para invertir en innovación sino también su posición competitiva.

La segunda, la fácil y con resultados inmediatos, es aprovechar el dinero gratis para incrementar deuda y utilizar el dinero obtenido para recomprar acciones y reducir así el denominador de la ecuación para incrementar el beneficio por acción. Cómo generalmente los bonus de los directivos a corto plazo suelen ir ligados a la mejora del beneficio por acción el incentivo para endeudar una compañía para recomprar acciones y así cumplir objetivos y cobrar suculentos bonus está servido y se complementa perfectamente con la demanda artificial que creas en el mercado cuando tu propia compañía se convierte en el principal comprador de acciones.

El problema que tiene la segunda opción es que endeudarse para destinar los recursos no a invertir o innovar en el modelo de negocio para incrementar ingresos y beneficio sino sólo para recomprar acciones no es lo más recomendable para garantizar la viabilidad de una compañía a medio-largo plazo y es que a veces lo que es de cajón desde un punto de vista de la ingeniería financiera a corto plazo casa bastante mal con una visión empresarial y de gestión a largo plazo. Acabas con más deuda, pero cortas la capacidad de la compañía para generar mayores ingresos y Ebitda y debilitas su posicionamiento competitivo.

Por cierto hablando de manipulación en el mercado. No deja de resultar curioso que las grandes retrocesos en los mercados desde 2009, es decir los que se han producido en agosto de 2015, enero-febrero de 2016 y el que vivimos hace poco, hayan ocurrido en los denominados periodos de “black out” en las que las empresas no pueden vender o comprar autocartera un mes antes de publicar resultados y que en la caída de principios de este año, fuera en la semana del 5 de febrero (cuando los mercados se empezaron a recuperar) que la unidad de Goldman Sachs dedicada a recomprar acciones para las empresas tuviera la semana con más trabajo de su historia, superando en 4,5x el volumen normal de operaciones que suelen ejecutar. Casualidades de la vida el Mercado se empezó a recuperar cómo por arte de magia.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    El black out es una forma de llamar al retroceso que tenemos pero como seres humanos, ya es todo más mecánico y todo es moverse por ventas y no por estilo de vida.

  2.    Responder

    No entiendo tu animadversión por las recompras de acciones, sin duda, algunas empresas se endeudan para recomprar acciones o pagar dividendos, una mala política de sus directivos que en algún momento pagaran con creces sus accionistas, no compres esas acciones.
    La mayoría de recompras de acciones las realizan empresas muy rentables que generan una gran cantidad de liquidez que no necesitan ni quieren reinvertir en el negocio, podrían comprar cualquier cosa con ese dinero, a los malos gestores les encanta crecer con compras absurdas que empobrecen a los accionistas.
    Los buenos gestores devuelven los beneficios sobrantes a los accionistas, de las dos mejores maneras que pueden hacerlo, con dividendos o recompras de acciones si creen que su acción cotiza con descuento.
    Prefiero esto que lo que se hace en España, crecer comprando empresas por medio mundo a base de deuda y después como no tienen dinero engañan a los accionistas con ampliaciones de capital que llaman dividendos.

  3.    Responder

    Cuando se hace tanto uso de la economía financiera y los propios bancos centrales se extralimitan en sus funciones provocando tipos de financianción ridículos,no es de extrañar que se llegue a distorsionar la economía real y provocar crisis financieras para las cuales los bancos centrales no tengan ya medidas con las que ayudar.El problema de fondo es que la política monetaria no es realmente independiente de la política.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies