GurusBlog

La carta de Warren Buffett a los inversores de Berkshire Hathaway 2016

Cómo cada año por estas fechas llega la carta de Warren Buffett dirigida a los inversores de Berkshire Hathaway y cómo cada año realizamos una traducción libre de los fragmentos que nos parecen interesantes y no por eso os dejamos de recomendar la lectura de la original.

Berkshire ha aumentado su valor en 2016 en 27.500 millones de dólares, un aumento del patrimonio neto de la compañía del 10,7%. Durante los últimos 52 años, el valor del patrimonio neto por acción ha pasado de $19 a $172.108 dólares, una tasa de rentabilidad del 19% anual.

Reinvirtiendo los beneficios

Charlie Munger,  Vice Presidente en Berkshire   y mi socio, esperamos que los beneficios por acción de Berkshire aumenten cada año. Algunos años los beneficios pueden reducirse, bien por la debilidad que pueda experimentar la economía de los EEUU bien por mega catástrofes puntuales que afecten al sector asegurador. Es, sin embargo, nuestro trabajo, dar a lo largo del tiempo a nuestros accionistas un incremento de los beneficios aunque por el camino tengamos baches.

Cómo mayordomos que somos del capital de la compañía cada año decidimos reinvertir los beneficios obtenidos en el negocio. En 2015 y 2016, Berkshire ha sido la compañía que más dinero ha reinvertido en el negocio con una importante diferencia respecto al segundo. Charlie y yo no tenemos un plan mágico para aumentar los beneficios salvo soñar a los grande y estar mentalmente y financieramente preparados para actuar rápidamente cuando se nos presenten las oportunidades.

Es habitual que cada década aparezcan negros nubarrones en el cielo económico y durante un breve periodo de tiempo llueva oro. Cuando esto ocurre es imperativo que salgamos fuera llevando cubos y no cucharillas. Y eso es lo que hacemos. Cómo ya hemos contado otras veces en Berkshire fuimos haciendo un cambio estratégico gradual pasando de ser una empresa que invertía en compañías cotizadas a otra que compraba negocios. Aunque el cambio de estrategia fue lento y empezamos comprando negocios de tamaño relativamente pequeño cometí un error flagrante cuando en 1993 adquirimos Dexter Shore por $434 millones. Dexter pronto se demostró que era un negocio que valía cero dólares. Sin embargo la historia empeora si sabéis que entregué  25.203 acciones de Berkshire como pago para la compra de Dexter. Hoy esas acciones valen más de 6 mil millones de dólares.

El desastre de Dexter fue seguido por dos acontecimientos clave. dos positivos y uno negativo. A principios de 1996 compre a mitad del negocio de GEICO que aún no poseíamos, pagando en cash, lo que significó que pasamos de tener una participada a tener una empresa en la que controlábamos todo el negocio. GEICO con su potencial ilimitado pronto se convirtió la pieza central alrededor de la cual construimos el que creo que hoy es uno de los mejores negocios aseguradores.

Por desgracia después de la compra de GEICO pague con acciones de Berkshire para comprar General Reinsurance a finales de 1998. Tras unos años con problemas finalmente General Re se convirtió en un buen negocio asegurador, sin embargo las 272.200 acciones de Berkshire que emitimos para comprar la compañía fue un terrible error ya que pagamos por General Re mucho más de lo que nunca nos va a dar.

En el 2000 compramos MidAmerican Energy, una empresa eléctrica muy bien gestionada que nos ha dado muchas oportunidades para hacer inversiones rentables y socialmente beneficiosas. El pago en cash por MidAmerican  (estaba empezando a aprender) nos permitió ponernos en el curso actual para (1) continuar construyendo nuestro negocio asegurador, (2) comprar grandes negocios diversificados fuera del negocio asegurador (3) financiar nuestras adquisiciones con la caja que generan nuestras compañías. Resumiendo prefiero tener que sufrir una colonoscopia que emitir nuevas acciones de Berkshire.

La economía

A nuestros esfuerzos para aumentar los beneficios de Berkshire sin duda contribuye el dinamismo de la economía de America. Un palabra se me viene a la mente cuando pienso en los logros obtenidos por nuestro país: Milagroso. Desde hace ya más de 240 años, un periodo de tiempo que triplica mi tiempo sobre la faz de la tierra, los americanos hemos combinado la ingeniudad humana, un sistema de mercado, olas de talento, la ambición de los inmigrantes y el imperio de la ley para lograr una abundancia que está más allá de todo lo que pudieran haber imaginados nuestros antepasados.

No hace falta ser un economista para entender lo bien que ha funcionado el sistema. Tenemos 75 millones de americanos que son propietarios de sus viviendas, abundantes tierras de cultivo, 260 millones de vehículos, fabricas terriblemente productivas, grandes centros médicos, y universidades que rebosan talento. Empezando de cero en 1776, America ha amasado una fortuna que supera los 90 “trillones” (billones en sistema europeo) de dólares.

Es cierto también que muchos de los actuales activos han sido adquiridos con grandes cantidades de deuda. Pero si un propietario de una casa impaga su deuda, el activo no desaparece. La propiedad pasa primero al banco que ha prestado el dinero y este lo vuelve a poner a disposición de un nuevo comprador. La riqueza de nuestra nación permanece intacta. Cómo dijo Gertrude Stein “El dinero siempre está allí, sólo cambia de bolsillo”.

Por encima de todo esto esta nuestro sistema de mercado. Una especie de policía de tráfico para la economía que gestiona donde debe dirigirse el capital, la inteligencia y la fuerza laboral para crear abundancia. Este sistema ha sido el factor primario para asignar recompensas. El Gobierno, a través de los impuestos federales, estatales y locales ha determinado también cómo se distribuye parte del botín.

America ha decidido, por ejemplo, que los ciudadanos que están en sus años productivos deben ayudar a jóvenes y ancianos. Estas formas de ayuda, a veces consagradas como derechos, solemos pensar que se aplican sólo a los más ancianos, pero no olvidéis que en America nacen cada año 4 millones de bebes con derecho a una educación pública. Este compromiso social cuesta cada año $150.000 por bebé.

Todos estos compromisos sociales cuestan cada año cerca de $600 “billones” de dólares, un 31,2% de nuestro PIB. Este extraordinario reparto de la riqueza se realiza casi exclusivamente entre norteamericanos.

Los primeros Americanos, no eran más listos o más trabajadores que nosotros, pero estos pioneros crearon un sistema que desencadenó todo el potencial humano sobre el que sus sucesores han construido el bienestar. Está creación económica seguirá aumentando nuestra riqueza en el futuro, y si, cada cierto tiempo, por cortos espacios, la creación de riqueza será interrumpida pero no se parará. Vuelvo a repetir lo que ya he dicho otras veces y seguiré diciendo en el futuro. Nuestros hijos y nietos serán la generación más afortunada de nuestra historia.

Los logros económico obtenidos por América han conllevado grandes beneficios para los accionistas. Durante el siglo 20 el Dow Jones Industrial ha pasado de 66 a 11.497 puntos, un incremento del 17.320% que ha venido acompañado por un incremento proporcional en los dividendos y la tendencia continua.

A finales de 2016 el índice se ha incrementado un 72% hasta los 19.763 puntos.  Innovación, aumentos de la productividad, el espíritu emprendedor y la abundancia de capital nos seguirán permitiendo ver mejoras importantes en el futuro. Obviamente, en el futuro muchas compañías quedarán rezagadas y algunas caerán, pero es algo normal en un mercado dinámico.

En los próximos años, ocasionalmente tendremos alguna caída importante en los mercados, incluso pánicos bursátiles que afectarán a todas las acciones. Nadie sabe cuando estos momentos traumáticos sucederán, ni yo ni Charlie ni los economistas ni los medios. Cómo bien describe Meg McConnell de la New York Fed “Gastamos mucho tiempo midiendo el riesgo sistemático, pero la verdad es que más que encontrarlo nosotros nos suele encontrar él a nosotros”. Durante estos momentos de pánico hay dos cosas que no deberíamos olvidar.

  1. Cómo inversor el pánico generalizado es tu amigo, porque te permite comprar activos con descuento.
  2. El miedo personal es tu enemigo. Los inversores que evitan costes innecesarios y simplemente permanecen invertidos por largos periodos de tiempo con una cartera diversificada de grandes empresas bien financiadas tendrán buenas rentabilidades casi con total seguridad.

 

Recompra de acciones

En el mundo de la inversión el tema de la recompra de acciones está de moda. Sin embargo sugeriría que nos tomáramos un respiro en el debate. Determinar la bondad de la recompra de acciones es sencillo. Desde el punto de vista de los accionistas que quiere vender, las recompras de acciones siempre serán un plus. Aunque el impacto en el día a día de estas recompras suele ser minúsculo, siempre es bueno para un vendedor tener un comprador adicional en el mercado, en este caso la propia compañía.

Para los accionistas que quieren permanecer en la empresa las recompras de acciones sólo tienen sentido siempre que las acciones se estén comprando a un precio inferior al valor intrínseco de la empresa. Considerad la siguiente analogía:

Tenemos tres socios en un negocio que vale $3.000 y dos de ellos le compran su participación por $900, lo que significa que los dos que le compran su participación ganan $50 cada uno. Pero si la participación se compra por $1.100 cada uno de los dos socios que se quedan tienen una pérdida de $50. Las mismas matemáticas se aplican para los socios de una compañía cotizada. Si una recompra de acciones crea o destruye valor dependerá exclusivamente del precio al que se estén recomprando las acciones.

Sigue sorprendiéndome porque en la mayoría de las ocasiones cuando se una compañia anuncia un plan de recompra de acciones nunca indica a que precio máximo va a recomprar sus acciones.

Por otro lado hay dos escenario en donde una compañía no debería comprar acciones propias independientemente del precio al que las compre.

Primero cuando la compañía necesita ese dinero para proteger o expendir sus operaciones y puede situarse en una posición poco comfortable si se endeuda más.

Segundo, cuando la compra de una tercera compañía crear más valor que comprar las acciones de la propia compañía.

Una apuesta:

En 2005 en el informe anual de Berkshire argumenté que los vehículos de inversión gestionados por profesionales, de forma agregada, iban a obtener rentabilidades inferiores a las que podrían obtener los inversores amateurs que compraran un ETF de bajo coste que replicara un índice. Ofrecí apostar $500.000 a cualquier gestor profesional que me seleccionara al menos una familia de 5 hedge funds y comparar su rentabilidad en un largo periodo de tiempo contra una ETF cómo el Vanguard S&P fund.

Espere a que alguien en la industria me aceptara la apuesta pero sólo me llego el silencio. Finalmente sólo un hombre, Ted Seides, aceptó mi reto. Ted es cogestor en  Protégé Partners, una gestora que crea fondos de fondos de hedge funds aceptando apostar a 10 años vista seleccionando 5 fondos de fondos que en total están invertidos en unos 100 hedge funds especialmente seleccionados.

Estos han sido los resultados en los nueve primeros años de nuestra apuesta:

No hace falta decir  que todo apunta a que Girls Inc, la fundación benéfica que designé como beneficiaria si ganaba mi apuesta, va a ser la que va a recibir los $500.000 el próximo año.

 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    ¿ de verdad en América se gastan 150.000 $ cada año en la educación publica de cada chico ? me parece una barbaridad.

  2.    Responder

    Hace bien en hablar de “grandes centros médicos” y no de sanidad (que es algo mucho más grande que tener solo “grandes centros médicos”). Ese es una de los pocos aspectos en los que los estados unidos se ven superados por otros muchos paises.

    Para corroborar lo anterior, solo hace falta comparar las estadisticas de salud del total e la población y ver que dejan bastante que desear.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies