GurusBlog

La economía apuesta por la calidad en España

made-in-spain-compressor

Si una empresa detecta que uno de sus productos no se llega a vender, sólo tiene varias alternativas :

  • Cambiar de producto. Algo que no siempre es fácil ni recomendable de hacer.
  • Vender el producto más barato.
  • Hacer ambas cosas.
  • Buscar nuevos mercados.

Para una empresa este proceso suele ser bastante costoso y complicado, nos debemos imaginar para la economía de un país entero.

En el año 2008 cuando exploto la burbuja inmobiliaria, gran parte de los cimientos sobre los que se sostenía la etapa de expansión más larga de nuestra democracia se vinieron todos abajo y, por tanto, empezó a decirse que se tenía que cambiar el modelo producto. España se quedo así sin uno de sus sectores que habían sido motor de su economía, la construcción y el inmobiliario, y además descubrir que sus productos no encontraban compradores ni dentro ni fuera de las fronteras. Se fue incapaz de competir con los precios de los productores como China o Brasil y el resto de los países emergentes, pero también España estaba produciendo bienes y servicios alejados de los niveles de costes de sus principales competidores europeos.

Desde el inicio del euro hasta el año 2008, los costes laborales habían crecido en España un 20 por ciento por encima de la media de los países europeos. Es decir, que los productos carecían de un valor añadido en comparación de la competencia y además se fabricaban más caros, sus precios no resultaban competitivos en los mercados internacionales. Por tanto, era urgente hacer algo y lo hicieron las empresas.

 

Ajustar las plantillas

Una de las primeras reacciones que la restructuración de costes a la manera tradicional en todas las crisis económicas, es decir, reduciendo las plantillas en las empresas. En una segunda fase de la crisis, que comprendió del año 2012 al 2014, el ajuste se llevó mediante la moderación salarial, facilitado por el nuevo marco que había puesto a disposición de las empresas a través de la reforma laboral.

La mayoría de analistas coinciden que al menos tres cuartas partes de la competitividad del precio se perdieron en la entrada en la moneda única.

La depreciación del euro y la reducción del precio del petróleo ayudan a que las exportaciones aumenten en cuota de mercado, pero existen otros indicadores que muestran cómo por primera vez existe una contención de costes y precios siendo superior a la que se está llevando a cabo en los países europeos. Los salarios se mantienen, mientras que en Europa se registrar tasas de un aumento moderado y en materia de inflación, se llevan tasas en España prácticamente en los últimos años negativos, mientras que Europa se registra aumentos.

 

Existe una moderación del salario

Debido a esta política de contención de los costes, nuestro país ha conseguido aumentar su cuota exportadora, siendo uno de los mejores índices para medir nuestra competitividad, y hoy es el 1,8 por ciento de las ventas a nivel mundial. Las exportaciones han aumentado un 4,4 por ciento y ya alcanzan máximos históricos. Las ventas al exterior suponen un tercio de nuestro PIB (Producto Interior Bruto).

Pero nos debemos plantear qué medidas se deben tomar para no revertir esta tendencia de aumento. A tal efecto, la mejor receta siempre ha sido continuar con la moderación salarial que se está llevando a cabo.

 

Aumento de la cualificación profesional

Por detrás de la contención de los costes, se sitúa la calidad. Se debe tener muy buena materia, pero al mismo tiempo no se debe faltar el marketing que lo respalde. La clave está en la productividad y es ahí que existen márgenes para mejorar muchos más, a pesar de que se ha avanzado mucho durante estos últimos años de la crisis debemos aspirar a ser capaces de producir mucho más y mucho más bonito.

 

Dimensionar las empresas

Debemos ser capaces como país de consensuar el cómo queremos cambiar el sistema educativo. Es decir, qué deben aprender los jóvenes y cómo se tiene que fomentar una cultura del esfuerzo. Se puede reclamar el paso más al fomento de la formación dual, que es la combina la enseñanza teórica con la realización de prácticas en las empresas.

Es un objetivo crucial seguir ampliando nuestro peso de las exportaciones sobre el total de nuestro PIB (Producto Interior Bruto), lo que no debemos olvidar es que para salir al exterior, las empresas tienen que contar con todas las facilidades posibles, y la primera es poder ganar en tamaño. Por tanto, las empresas más grandes son más productivos y, por tanto, ganan más dinero.

Un de las reducciones que se podrían iniciar para ser un punto de partida sería una reducción en las cotizaciones de la Seguridad Social para poder impulsar la contratación y al mismo tiempo compensar la pérdida de recursos del Estado con un subida de los impuestos indirectos. Debe haber un incremento de la formación en los empleados, ya que así será posible darle una vuelta al mercado laboral y dar nuevos incentivos a los gastos de I+D+i. Ya que después de un gran ajuste de los costes aplicados por las empresas, es el momento de invertir en innovación para poder continuar con los aumentos de competitividad.

 

Exista unidad en el mercado

Ya no se pueden revertir las reformas que se han llevado a cabo, porqué los efectos de muchas de estas reformas se empezaran a ver los próximos años. Entre estas medidas que se deberían marcar sería una reforma fiscal que elimine más deducciones o avance a nivel de unidad de mercado. Estas iniciativas podrán consolidar el crecimiento basado en la calidad, sin dejar de lado a los sectores en los que actualmente se destaca, como sería el turismo, el sector automovilístico o el sector agroalimentario.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

2 comentarios

  1.    Responder

    En la actualidad muchas empresas no es que no puedan invertir, sino que les resulta mas barato endeudarse y a su vez ellos invertir en algunos instrumentos bursatiles. Para algunas empresas estos creditos son al 0% y esa es una gran desventaja, las estafas ponzi estan a la orden del dia. Esto colapsara tarde o temprano y se dara una situacion muy peligrosa a nivel mundial. Ahora hay un repunte en las ventas en el sector automotriz debido a la baja del petroleo, pero eso sera pasajero.

  2.    Responder

    Efectivamente. Los aspectos de la competencia paneuropea forzaron a España a “sincerar” su esquema de salarios. Algunas empresas han sabido adaptarse muy bien, como por ejemplo, algunas fabricantes de vehículos, que recomponían horarios y turnos de trabajo para no bajar sueldos con las mismas horas o proceder al despido.
    Añado también un tema al que le doy vueltas de manera constante. El valor medio de los productos y servicios en España en ciertas categorías ha bajado un 30% o más. Sin embargo, los salarios siguieron subiendo durante algunos años, lo cual no es consistente con el esquema de centrífuga inversa del low cost. Cierto es que productos más baratos pueden generar un aumento de demanda, pero no en la medida que se han reducido los costes y en la medida que la llegada de las nuevas tecnologias en la compra y venta de servicios ha dejado a cientos de miles de personas en el paro. Todavía creo que viene un ajuste severo del empleo considerando estos patrones de consumo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies