GurusBlog

La gran mentira de la Bolsa

mentira-bolsa-compressor

Todos hemos oído con relativa frecuencia la frase “El dinero no se crea ni se destruye”. Normalmente la oímos en un contexto de acoso y derribo, cargando contra los denominados “especuladores” de los mercados, soliendo argumentar su ganancia es la causa de las pérdidas otros. Pero con este artículo les voy a hacer la demostración de la gran falacia que en la que se basa este razonamiento, y cómo en bolsa el dinero literalmente se crea y también se destruye.

Entremos en harina, hagamos números muy sencillos, y recordemos los tiempos de los cuadernos Rubio. No se me espanten, son cuentas muy básicas, y con ellas podremos hacer un sencillo análisis del tema que tratamos y llegar a conclusiones relevantes.

Partamos a modo de ejemplo de un círculo de amigos:

Daniel, Agustín, Javier y Emilio. Daniel y Agustín deciden iniciar una andadura empresarial aportando cada uno 1.000€ que se convierten en acciones Champis S.A., una sociedad que fundan para dedicarse a la producción al por mayor de champiñones de cultivo intensivo. Como consecuencia de una exuberancia irracional en el consumo de champiñones en la práctica totalidad de los restaurantes del país, la perspectiva del negocio y la proyección de las ventas hacen que Javier muestre interés por entrar a participar en el negocio, al mismo tiempo que Daniel decide que es un momento adecuado para vender su parte y dedicarse a otros menesteres. Javier le compra sus acciones a Daniel por 2.000€. La operación le reporta a Daniel unas ganancias de 1.000€, pero lo interesante de verdad en esta cuestión es  ¿Cómo ve Agustín esta operación?.

Agustín, a diferencia de Daniel, efectivamente no tiene los beneficios contantes y sonantes en su bolsillo, puesto que no ha vendido sus acciones, que sigue manteniendo. Pero, al igual que haría el común de los mortales inversores, él cuenta de cara a su economía familiar con que tiene 2.000€ invertidos en acciones de Champis S.A., con un beneficio de 1.000€ sobre su inversión inicial. Craso error. El dinero en bolsa no se tiene hasta que no se ha vendido. Agustín se compra un nuevo coche contando con que tiene 2.000€ invertidos en acciones.

Pero como a veces ocurre, todo negocio es susceptible de venirse abajo, y, para desgracia de nuestros amigos, hay una contaminación a gran escala de las cosechas de champiñones debido a una bacteria presente en el estiércol de caballo con el que todos los cultivadores han abonado sus champiñones. El desastre es total. La gente no se atreve a comer champiñones, y éstos son retirados de las cartas de casi todos los restaurantes con la misma velocidad con la que entraron. Sobre Champis S.A. se cierne un oscuro futuro con una caída de ventas catastrófica. Agustín necesita dinero para otros proyectos personales, y se ve forzado a vender su participación a pesar de saber que no es buen momento, y se la vende por 500€ a Emilio.

Ahora tenemos que Javier, que compró la participación de Daniel por 2.000€, piensa que tiene 1.500€ de pérdidas según la última valoración de las acciones que ha hecho Emilio al comprar. Agustín piensa igualmente que ha perdido 1.500€ con sus acciones, puesto que con la compra-venta de Daniel a Javier él valoró sus acciones en 2.000€. Daniel efectivamente tiene 1.000€ de beneficios con la acertada venta de sus acciones a Javier. Emilio no tiene ni prisa ni beneficio o pérdidas, puesto que la valoración actual es la valoración a la que él le compró sus acciones a Agustín.

Sumemos. A valoración de 500€ por paquete de acciones, tenemos que en conjunto, el global de lo que la gente percibe como dinero que ha perdido, asciende a 3.000€: 1.500€ que piensa Javier que ha perdido con las acciones que todavía posee, y otros 1.500€ que piensa Agustín que ha perdido con su compra-venta.

Por otro lado, el global de lo que la gente considera como dinero que ha ganado, asciende únicamente a los 1.000€ que Daniel ha ganado con su compra-venta con Javier. Emilio se queda en tablas. Y he aquí el error tan común en los círculos bursátiles. A valoración actual tenemos pérdidas totales de 3.000€, y ganancias totales de 1.000€. Se ha destruido más dinero del que se ha creado, y eso que todavía hay en nuestro círculo de amigos dos paquetes de acciones de 500€ cada uno por un importe total de 1.000€. Efectivamente el dinero se ha creado y se ha destruido. No todo lo que ha ganado Daniel es lo que han perdido Agustín y Javier, puesto que ni siquiera coinciden los importes totales de pérdidas y ganancias.

Esto que hemos visto con este ejemplo breve pero, espero, ilustrativo, es algo que ocurre a gran escala en todos los parquets mundiales de negociación de acciones. Ni más ni menos.

Y deben sacar ustedes una conclusión importante y obvia: recuerden, en bolsa, y en general en cualquier transacción comercial, no hay beneficio (ni pérdida) hasta que no se vende. Ya sé que es muy fácil decirlo y muy difícil de aplicar. La mayor parte de la gente tiende a pensar que tiene una casa valorada en X€, unas acciones valoradas en Y€… y en base a ello se construye una percepción de su economía familiar, con una falsa sensación de riqueza.

La otra conclusión importante es que el dinero en bolsa vemos como sí que se crea y se destruye, al menos desde la percepción del inversor que contabiliza sus activos según la valoración actual del mercado, lo cual ocurre en la inmensa mayoría de los casos. Y esta percepción es algo fundamental para la evolución de nuestras economías, puesto que la sensación de riqueza de los consumidores que comentábamos antes es algo que les empuja a comprar, y por lo tanto a tirar de la economía, algo relevante en todos los países, pero más aún si cabe en Estados Unidos, donde el consumo supone más de dos tercios del Producto Interior Bruto. Los Bancos Centrales de todo el mundo lo saben, y por ello a veces sus declaraciones van directamente destinadas a hacer subir la bolsa, para espolear esta fuente de sensación de riqueza familiar y corporativa.

Pero, aún hay más posibles conclusiones, tal y como ocurre habitualmente en los círculos bursátiles, Agustín y Javier van a cargar las tintas contra Daniel, porque piensan que él ha ganado lo que ellos han perdido; ¿Y cómo le van a llamar?… Adivinen ustedes, el término bursátilmente satánico por antonomasia: “Especulador”. Como corolario podemos plantearnos cuál es definición de especulador.

Hay dos aspectos, el teórico, y el práctico. En teoría especulador es aquel que gana ingentes sumas de dinero en plazos muy cortos de tiempo y sin apenas esfuerzo. En la práctica es aquel que gana dinero cuando la mayoría lo pierde. Piensen detenidamente en ello, es así.

Me despido aclarándoles que no estoy haciendo apología de la especulación, es obvio que sí que existen malvados especuladores que son capaces de empujar al precipicio a cualquier país, entidad, empresa o persona para sacar un beneficio económico, cuanto más rápido y mayor sea, mejor. Pero no confundan a estos especuladores estilo Soros, que hizo su fortuna sacando a la libra del Sistema Monetario Europeo, con inversores a medio y largo plazo, inversores estables, que en la mayoría de los casos son beneficiosos para el sistema, que aportan financiación de calidad a nuestras empresas y estados, y que, a veces, tienen la visión o la suerte de tener beneficios cuando la mayoría obtiene pérdidas. No busquen en ellos los cabezas de turco para descargar sus iras ante una pérdida económica.

Sígueme en Twitter:@DerBlaueMond o en mi sitio web
Ilustración por José Domingo (en Twitter:@its__domingo)

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

13 comentarios

  1.    Responder

    Buen artículo y mejor razonamiento.

  2.    Responder

    Y una vez vendidas las acciones, sí, en ese momento tienes ese dinero, pero mañana, igual que ocurre en la bolsa, puede depreciarse o apreciarse, te pueden aplicar un impuesto sacado de la manga o simplemente el IPC desbocado puede hacer disminuir tu poder de adquisición. Es decir, no existe nada estable que mantenga su valor por siempre.

  3.    Responder

    Todos hemos oído con relativa frecuencia la frase “El dinero no se crea ni se destruye”. Normalmente la oímos en un contexto de acoso y derribo, cargando contra los denominados “especuladores” de los mercados, soliendo argumentar su ganancia es la causa de las pérdidas otros. Pero con este artículo les voy a hacer la demostración de la gran falacia que en la que se basa este razonamiento, y cómo en bolsa el dinero literalmente se crea y también se destruye.

    Muy señor mio… tiene usted un lío mental de no te menees ¡¡¡

    Le recomiendo una visita urgente a mi blog ¡¡

    1.    Responder

      Le agradezco su sugerencia de lectura, y he visitado su blog, no obstante, ¿Podría ser usted más explícito con ese “lío de no te menees” que dice usted que llevo yo?

      1.    Responder

        es que usted parece justificar a los especuladores… y si… sus ganancias son gracias a las perdidas de otros… de toda la vida…

        1.    Responder

          Siento decirle que su apreciación es errónea. Por favor, relea mi post con más atención. Yo en absoluto estoy justificando a los especuladores, tan solo estoy tratando de decir que la definición de especulador no es “el que gana cuando los demás pierden”, que es lo que erróneamente suele hacerse en la práctica.

  4.    Responder

    Yo el planteamiento lo veo de otra manera:

    Daniel +1000 vendió en 2000 aportando 1000
    Agustin -500 vale 500 cuando aporto 1000
    Javier -1500 puso 2000 y esta en 500
    Emilio ni gana ni pierde

    Empresa -1000 valía 2000 y ahora esta en 1000

    Agustin pierde 500 por perdida de patrimonio de la empresa
    Javier de la perdida 1000 fueron para Daniel y 500 son perdidas de patrimonio de la empresa

    total 2000 + 1000 -1500 – 500 = 1000 de valor actual
    los 1000 que faltan del capital inicial fueron a la economía real, compras y ventas en el negocio de la empresa

    Conclusión el dinero solo cambia de bolsillos.

    1.    Responder

      Gracias por su comentario, es muy ilustrativo y contribuye definitivamente a lo que yo pretendía explicar. Efectivamente, usted ha hecho sus cálculos con salidas y entradas de caja. Eso efectivamente es dinero contante y sonante, y ahí por supuesto que el dinero no se crea ni se destruye. Pero el objeto de mi artículo no era ése, sino el concepto erróneo, habitual en muchos inversores, de considerar parte de su dinero unas ganancias aún no realizadas, y cómo dicen que han perdido X miles de Euros porque la bolsa ha bajado un % la última semana. Es en ese contexto donde yo suelo oir reticentemente ese comentario de que “el dinero ni se crea ni se destruye” y “lo que he perdido yo lo ha ganado el que vendió a tiempo”. Mi ejercicio de cálculo es erróneo porque sólo trata de ejemplificar poniendo números a este falaz argumento, y veo que usted está de acuerdo conmigo. Sus números son los correctos. Mis números son los que hacen muchos inversores incorrectamente. Los mercados no son dinero hasta que no se venden los títulos, sólo son activos que se aprecian o deprecian según la oferta y la demanda. Y cuando hasta en los telediarios dicen que la Bolsa ha perdido tropecientos miles de millones de euros de capitalización bursátil, ese dinero no ha tenido por qué ganarlo nadie: ha podido literalmente evaporarse.

  5.    Responder

    Muy buenos sus artículos

    1.    Responder

      Muchas gracias. Muy buenos mis lectores 😉

  6.    Responder

    Agustín no ha perdido 1500, ha perdido 500, de la misma manera que si hubiera vendido cuando su socio hubiera ganado 1000. esto implica que se ha perdido 1500 + 500 y se ha generado 1000 de beneficio. si se tiene en cuenta la valoración de la acción la ecuación se balancea. para demostrar la falacia quizás es más fácil decir que las participaciones bajan a 400. se tienen unas pérdidas globales 2200 vs unos beneficios de 1000 + una valoración de 800. aquí si que se ha “destruido” dinero.

    1.    Responder

      Lo valoré en su momento, y efectivamente el ejemplo quedaba más clarificador con otras cifras, pero opté por hacer el ejercicio con cifras más redondas que permitían hacer más fácil la tarea de serguir y recordar los cálculos que íbamos haciendo, aún a costa de perder parte de lo ilustrativo del artículo. Gracias por su puntualización, es muy apropiada.

  7.    Responder

    Soros ejecuto una necesidad mediante los mecanismos del sistema. El solo hizo lo que le dijeron que hicieran para sacar el GBP del Euro y tener una indepencia de emision de moneda y sobre todo de deuda, todo ello claro esta bajo el consentimiento de la FED.
    Pero oficialmente la Libra se la saco del Euro por los desequilibrios macro de UK frente a su valoracion ECU… que el agudo Soros descubrio asi como los limites del BoE en sostener la moneda, si creemos que un Banco Central tiene limites claro esta.
    Pero por ahi circulan documentos donde se dan los beneficios economicos de UK con su salida….


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR