Si hay un ejercicio especialmente interesante en las caí­das repentinas de los mercados bursátiles es ojear la prensa económica y leer como los expertos intentan ponerle motivos racionales a estos súbitos descalabros. Inspirados en la teorí­a del aleteo de una mariposa, cualquier pequeño detalle sirve para justificar lo imprevisible. Quizás la mejor forma de darle un poco de cordura al tema es recordar una de los cuentos que Warren Buffet explicó en una de las Juntas Generales de accionistas de Berkshire Hathaway. Os lo explico con una adaptación libre.

Imaginad que teneis un negocio, pongamos que una floristerí­a, ya hace tiempo tenéi­s el negocio y aunque con algunos altibajos, los beneficios que da han ido creciendo a lo largo de los años. Además compartis el negocio con un socio, pongamos que se llama Sr. Mercado. El Sr.Mercado es un buen tipo, pero tiene una pequeña pega. No sabéi­s muy bien si afectado por un transtorno bipolar, el buen hombre tiene unos súbitos cambios en su estado de ánimo. Hay dí­as que lo vei­s llegar todo eufórico, lleno de energí­a, sólo entrar en la tienda os suele proponer que le venda­s el negocio, que el lo compra todo ya que en el sistema hay una gran liquidez, que por lo poco que le dan en el banco mejor que dedique todo su dinero a comprar vuestra participación que seguro que unas semanas más tarde vendrá una empresa de capital riesgo y se lo comprará por el doble de lo que te ha pagado o sino será otra floristeria, que el sector está en plena fase de consolidación y las ofertas de compra le lloverán por doquier.

Más dura es aguantar el Sr.Mercado los dí­as que está con la morla baja….llega a la floristerí­a con ojeras, se ve que acaba de leer que en EEUU a repuntado la inflación, subirán los tipos de interés, la gente dejará de consumir y las ventas de flores será lo primero que caerá en picado. En dí­as como estos esta dispuesto a venderte su parte por cuatro centavos, lo que sea para tocar algo de dinero de un negocio que va directo contra las rocas.

Pues este es el socio que tenemos cuando invertimos en bolsa, y si efectivamente se llama Sr. Mercado. Podeís intentar invertir anticipandos a sus repentinos cambios de humor ( necesitaréi­s mucha suerte) o volveros esquizofrénicos siguiendo sus recomendaciones.

Quizás la mejor opción serí­a aprovecharos del pobre Sr.Mercado. Actuad con calma, mirad si la empresa donde invertis sigue presentando unas cifras saludables y aprovechad el dí­a que el Sr. Mercado esté deprimidí­simo para comprar y los dí­as de eufória para vender…y la mayor parte del tiempo vosotros a lo vuestro que es vender flores, ya bastante pesado es tener a alguien que cada dí­a le pone un precio diferente a tu inversión, como para hacerle caso todos los dí­as.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Merece la pena mantener una inversión mejorable a cambio de seguir difiriendo las plusvalías acumuladas?

La respuesta simple y llana es NO. Y para argumentarlo os explicaremos a…

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…