La SEPI ( es decir todos los españolitos) acabamos de cerrar una fabulosa transacción, con la compra de un 6,26% del capital de Ebro Puleva un 80% más caro de lo que valen hoy sus acciones en bolsa.
No, no es que nuestros gestores del capital público se haya vuelto locos, ha sido una sentencia judicial que les obliga a comprar el paquete accionarial de KIO que se habían comprometido a recomprar por allá 1997. Lo peor del caso es que si la SEPI hubiese acatado la sentencia que falló en 2003 se hubiese ahorrado cerca de la mitad de los 256 millones de euros desembolsados hoy.

Obviamente el problema hay que buscarlo en el contrato redactado en 1997 bajo los auspicios de la ministra de agricultura Loyola de Palacios, todo para evitar que el capital que estaba en manos de KIO no fuera a parar a un competidor francés de Ebro Puleva. A parte del precio pactado, sospechosamente elevado, el contrato no tuvo en cuenta las posibles ampliaciones de capital gratuitas, lo que permite a KIO vender el paquete acordado y quedarse aún con 1,2% del capital correspondientes a las acciones que han recibido como consecuencia de las ampliaciones gratuitas realizadas. Un negocio redondo. Y es que a veces esto de los campeones nacionales nos sale un poco caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

¿Qué les trae a Elon Musk, James Murdoch y Sir Martin Sorrell a un somnoliento pueblo de pescadores en el hemisferio sur?

Es a las puertas de este pueblo, de apenas dos kilómetros de largo y 800 metros de ancho, donde Sotheby´s y Christie´s tienen sus agencias inmobiliarias. Y, a primera línea de playa, las mansiones decoradas ex profeso con vastas colecciones de arte latinoamericano.