GurusBlog

Las consecuencias del estúpido proteccionismo populista de Trump

Hace ya un tiempo nos preguntaron como diferenciar de una política económica populista de otra que no lo es. La respuesta es bastante sencilla. Una política económica populista vende a los ciudadanos de un país un milagroso beneficio inmediato cuando en realidad va a producir un efecto contrario a medio-largo plazo. Es decir se vende un intuitivo y claro beneficio y se obvia los efectos negativos que dicha medida va a comportar.

En el caso de el actual presidente de los EEUU Donald Trump, tanto su campaña electoral como lo que llevamos de su presidencia se ha basado en una idea muy sencilla. El Mundo está robando a los EEUU (un proclama que os resultará familiar) con prácticas comerciales deshonestas y por lo tanto la imposición de aranceles a las importaciones va a crear millones de puestos trabajos en los EEUU.

Debemos empezar indicando que la historia nos señala que las guerras comerciales no suelen traer nada bueno y ni mucho menos son fáciles de ganar. Generalmente una vez iniciada una guerra comercial todas las partes acaban perdiendo, se pierden trabajos en determinados sectores, los consumidores acaban pagando precios más altos para obtener productos más mediocres y cada país acaba creando una legión de empresas zombies poco competitivas en la que el proteccionismo básicamente acaba enriqueciendo a un puñado de empresarios mediocres. De hecho, la última gran oleada proteccionista de 1930, acabó acelerando la Gran Depresión y sólo encontró una vía de escape con la Segunda Guerra Mundial. Cuando por muy buenas y eficientes que sean las empresas de un determinado país se les cierran artificialmente los mercados la única forma que te queda para tener acceso a ellos es conquistando por la fuerza territorio.

El caso es que Trump, un presidente cuyo perfil equivalente en España sería el de un Jesús Gil, está tomando una aproximación al proteccionismo populista que probablemente sea la más estúpida de todas. Vamos con un ejemplo práctico.

No hace mucho el gobierno encabezado por Trump, tomó la “brillante” decisión de imponer aranceles globales a las importaciones de acero y aluminio a los 12 principales países productores de estos metales. El objetivo era proteger la industria del acero y del aluminio norteamericanas y crear puestos de trabajo en estos sectores. La idea puede parecer aparentemente buena y sin analizarla en profundidad probablemente mucha gente la compre pero tiene unos cuantos efectos secundarios devastadores.

En primer lugar imponer un arancel global a la importación de un producto concreto tiene como primera consecuencia que los norteamericanos se quedan sin la alternativa de poder comprar acero o aluminio a precios competitivos de otros países. Es decir se quedan sin proveedores alternativos. Una cosa es gravar con aranceles el acero y aluminio de un país en concreto y otra es hacerlo de forma global. El resultado es que desde enero los precios del acero y el aluminio en los EEUU se han incrementado en un 40% y actualmente son un 50% más caros que en Europa y Asia. Es decir la primera consecuencia es que por proteger dos industrias en concreto te estas cargando la competitividad internacional de toda aquella industria en cuyos productos el acero y el aluminio sean una parte importante de los costes de producción.

En segundo lugar, es inevitable que los países afectados reaccionen. Si castigas de forma global, tendrás una represalia global individualizada. Cada uno de los países agraviados responderá imponiendo aranceles. De momento Canadá, la UE, México, Russia, India, Japón, y Turquía, han anunciados aranceles a importaciones de productos de los EEUU por valor de 40 mil millones de dólares. El daño sin embargo no lo causa la cifra global sino la selección que ha realizado cada uno de estos países de los productos norteamericanos a los que van a imponer aranceles y en este sentido están siendo mucho más inteligentes que Trump. Básicamente están eligiendo imponer aranceles de forma selectiva a productos norteamericanos para los que tienen otras alternativas de otros proveedores. Desde motocicletas fabricadas en Wisconsin, Bourbon de Kentucky, a lavadores fabricadas en Ohio. En este sentido la reacción del resto de países a los aranceles de Trump está siendo mucho más inteligente. Todos se suman a la guerra de aranceles de Trump, pero dejan abierto el libre comercio entre ellos con lo que dejan abiertas alternativas de suministro substitutivas baratas.

En tercer lugar, los aranceles al acero y aluminio impuestos por Trump son especialmente estúpidos básicamente porque el mix de producción de acero y aluminio de las acerías  norteamericanas no tiene nada que ver con el mix de productos de aluminio y acero que los EEUU estaba importando lo que significa que los fabricantes norteamericanos van a tardar  bastante tiempo en producir y escalar la producción de los productos que se estaban importando con lo que el resultado inmediato del arancel Trump es la de seguir importando los mismos productos que antes pero ahora un 20% más caros. Un negocio redondo.

El resultado de todo este despropósito que muchos ciudadanos de los EEUU van a creer que va a crear puestos de trabajo va a ser precisamente todo el contrario. Según un estudio elaborado por Trade Partnership, estima que como consecuencia de la guerra comercial iniciada por Trump, por cada 1 puesto de trabajo ganado en los sectores del acero y el aluminio se van a perder 16 puestos de trabajo en el resto de sectores.

Obviamente cualquier líder populista que se precie sólo les contará a sus ciudadanos el puesto de trabajo ganado en el sector del acero no los 16 que su particular guerra comercial ha provocado que se pierdan.

Fuente info: WP

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

14 comentarios

  1.    Responder

    Que ganas tengo de que este tío salga de la vida política por la puerta de atrás, en serio que ni como político, ni como ser humano, nos da nada bueno.

    1.    Responder

      No es precisamente el chico más popular del instituo que digamos, aunque tiene sus fans muy radicales y sus antis, más de lo mismo pero en mucho más número, especialmente fuera de su propio país.

      Sus políticas no están gustando a casi nadie en el resto del mundo, está intentando desatascar las tuberías de su país a base de martillear las casas de los demás.

  2.    Responder

    Cada vez veo más gente molesta con Trump. Es solo cuestión de ver los comentarios en su Twitter y darse cuenta ya a cuantos tiene en contra.

    Esta exagerando con su radicalismo y le encanta mostrar que no se arrepiente, sino que sube la apuesta. Como si fuera lucha de machotes.

    A ver en que acaba eso y como afecta a otros. No es bueno para la salud tanta tensión.

  3.    Responder

    Nose a que va a pasar con Donald Trump, con sus políticas a mi forma de ver esta fastidiando EEUU, esperemos que en 2020 mejore las cosas y salga otro presidente.

    Un saludo

  4.    Responder

    Hola

    Sigamos riendole las gracias a este personaje y veremos a donde llegamos.

    patético

    saludos a todos

  5.    Responder

    Todo lo que dice el articulo es verdad pero hay tambien efectos positivos:
    1 Subida de la inflacion, lo que implica reduccion de la deuda.
    2 Aumento de ingresos por la via de aranceles.

    1.    Responder

      Ni la inflación que provoca es buena ni está claro que recaude más con los aranceles o impuestos que recaude en EEUU. Es que si no Venezuela estaría encantando con endeudarse más y poner aranceles

  6.    Responder

    Considero que la inteligencia no es el mejor atributo de este hombre. Muy complicado no lo tienen.

  7.    Responder

    La idea de este hombre es que solo se vendan los productos nacionales, pero claro él no es clasista, ni racista. Mucho menos patriota a lo loco.

  8.    Responder

    pero ser más inteligente que Trump no es muy dificil…

  9.    Responder

    Claro es que si haces la suma sale muy bonito: si subo el precio de los productos de fuera, comprarán más el mío y crearé más puestos de trabajo.

    Sólo que esta simple matemática paso por alto muchas cosas como las represalias de los países a los que les subes el precio, el tiempo que costaría aumentar la producción interna del aluminio y el acero y el aumento de precio del producto en tu país sin alternativas.

    Buena jugada…

  10.    Responder

    “El Mundo está robando a los EEUU (un proclama que os resultará familiar)… ”

    No se quien es más populista con este comentario que no viene a cuento.

    Lástima, el artículo es interesante.

    1.    Responder

      “El Mundo está robando a los EEUU (un proclama que os resultará familiar)… ”
      Totalmente inadecuado y sacado de contexto.

      Claramente te refieres a los independentistas catalanes, ¿y no intentas hacer demagogia no??? Comparando Trump, cuando USA es un estado independiente (y el más influyente), con Catalunya, que no lo es y que está OBLIGADA politicamente a dar anualmente entre un 6-8% de su PIB a otras regiones de España.

    2.    Responder

      ¿cómo que no viene a cuento?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies