GurusBlog

Las consecuencias de la estupidez de cambiar el horario en otoño y verano

Cómo viene siendo costumbre desde hace años, a las 2.00 horas de la madrugada del sábado 25 al domingo 26 de marzo todos los relojes de los países miembros de la Unión Europea deberán adelantarse una hora. Lo que se busca con la medida, que se repite a la inversa en otoño, es  el ahorro energético, haciendo para ello coincidir lo máximo posible las horas de luz solar con el horario laboral.

Sin embargo cada vez se levantan más voces y tenemos más datos que apuntan que la medida de adelantar y atrás una hora los relojes no sólo no aporta lo beneficios que se supone que aporta en forma de ahorro energético sino que además los costes que comporta superan claramente los supuestos beneficios.

En primavera, adelantar el reloj una hora supone que todos tengamos una hora menos de sueño. Si ya se que no parece gran cosa pero varios estudios han demostrado que tiene un impacto significativo en la salud. Los días después del cambio de horario se producen estadísticamente más accidentes de coche o ataques al corazón.  al provocar más accidentes de coches o ataques al corazón.

En cuanto al ahorro energético que supuestamente provoca la medida, varios estudios han demostrado que en el mejor de los casos el ahorro energético es minúsculo o inexistente y en el peor de los casos incrementa el consumo de energía tal cómo pasó en el Estado de Indiana después de que en 2006 implementó el cambio horario.

Sin embargo estos no son los únicos efectos negativos. Por ejemplo, un estudio realizado en los EEUU concluyó que los días después del cambio horario de primavera los jueces imponían sentencias mucho más duras.

Y no se vayan todavía porque aún hay más consecuencias negativas. Un estudio realizado por el JPMorgan Chase Institute que analizó 380 millones de transacciones con tarjeta bancaria después de los cambios horarios de otoño y primavera comparando los hábitos de consumo en Los Ángeles y Phoenix (en Arizona no cambian los relojes) vio que la hora de luz que ganaba Los Angeles con el cambio horario a penas incrementaba el consumo un 1% comparándolo con Phoenix y sin embargo cuando en Otoño se pierde una hora de día por la tarde la población de los Ángeles consumía un 3,5% que la de Phoenix.

Es decir el impacto neto de los dos cambios horarios en el comercio es claramente negativo, básicamente porque en otoño la semana posterior al cambio de hora los consumidores iban mucho menos a las tiendas después de salir del trabajo.

Entre esta evidencia y que en España seguimos en un uso horario que no nos corresponde, alguno de nuestros amados “líderes” debería empezar a plantearse hacer algo al respecto.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    Así no se crean puestos de trabajo. Si la luz, el agua, el gas, etc, tuvieran un precio razonable, se crearian muchos puestos de trabajo… pero si los pagamos a precio de oro ¿qué podemos esperar?

  2.    Responder

    pues segun creo lo que pagamos de energía es muy poco; casi toda la factura son impuestos en realidad. con lo que adelantar la hora no nos hace ahorrar nada. Pasa con la luz y el gas, es igual.

  3.    Responder

    ¡Ese estudio es mentira! Aquí en España el cambio horario no ha reducido para nada el despilfarro crónico que padecen nuestras administraciones, ni afectó para nada en reducir la burbuja inmobiliaria que padecimos.

  4.    Responder


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR