MAB

MAB

Hace ya un año comentaba una de las medidas que creo que pueden ser muy positivas para el MAB: redactar una ley “ascensor” que permita a las empresas de baja capitalización que cotizan en el Mercado Continuo, acceder al MAB sin las trabas que existen y sin la necesidad de tener que realizar una oferta de exclusión como debería hacerse a día de hoy. Pero también se agilizarían y facilitarían los pasos para que empresas del MAB puedan dar el salto al Mercado Continuo. Este salto parece que está lleno de obstáculos como manifestó Javier Solsona, responsable de relaciones con el inversor de Gowex, en unas jornadas en la Bolsa de Madrid este mes de febrero en las que explicaba que “a día de hoy, nos resulta más fácil salir a cotizar al Nasdaq que al Continuo español”.

Por lo tanto, con una buena ley “ascensor” que facilite el paso de las empresas del MAB al Continuo y viceversa, creo ayudaría mucho a mejorar la imagen del MAB y a que más empresas encuentren en este mercado alternativo un gran atractivo para cotizar. Esta medida sin duda que aumentaría a corto plazo el número de empresas del MAB y su notoriedad ya que se incorporarían empresas históricas en Bolsa que han visto reducida su capitalización de manera muy importante debido a la crisis financiera. Cotizar en el MAB para empresas del Continuo creo que sería algo positivo ya que no dejarían de ser una empresa cotizada, tendrían unos costes más bajos y además reducirían también las exigencias que supone estar en el mercado continuo. Por ejemplo, algunas de las empresas que se podrían incorporar son Adolfo Dominguez (capitalización de 40 mill. € aprox), Amper (capitalización de 54 mill. € aprox.), Azkoyen (capitalización de 37 mill. € aprox.) o Sniace (capitalización de 40 aprox.).

Con esto de fondo, el ministerio de Economía por fin parece tener en su agenda la elaboración de la llamada ley “ascensor”. Espero que no se demoren mucho y podamos ver este año que se elabora una ley que facilite el salto de un mercado a otro de una manera sencilla y fiable. No debemos tampoco dejar de lado el control y unas exigencias mínimas que deben existir para todas las empresas que coticen en un mercado como el MAB o el Continuo. La seriedad y el control no debe traducirse en una legislación complicada y llena de obstáculos. La sencillez en los procesos y en los trámites es compatible con el rigor y con el control que debe hacerse sobre cualquier empresa cotizada. Después, una vez que nos encontremos dentro de un marco fiable, estarán las buenas y malas inversiones. Ahí ya entra el análisis que haga cada uno de las empresas y de su manera de invertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.