Gustavo Rivero. Cuando pensamos en las grandes cualidades de los líderes, las primeras cosas que se nos vienen a la cabeza son rasgos como el carisma, la valentía y la visión. No solemos pensar en la humildad, pero deberíamos.

Los estudios demuestran la efectividad de los líderes humildes: tienen más influencia, atraen a mejores personas y ganan más confianza, respeto y lealtad que aquéllos que confían en el ego y en el poder. Según Lolly Daskal, deberíamos desarrollar las habilidades claves de quienes poseen liderazgo humilde:

Lideran para servir: desvían la atención de sí mismos y se centran en las contribuciones y necesidades de quienes los rodean.

Tienen reservas de fuerza interior: ser un líder humilde no es un signo de mansedumbre o impotencia, sino de una gran fuerza interior. Los mejores líderes son humildes en el exterior y confiados en el interior.

Admiten sus errores: todos los líderes son humanos, lo que significa que todos cometen errores de vez en cuando. Cuando estás dispuesto a compartir tus propios errores, permites a otros conectarse contigo de una manera más profunda. La humildad es una cualidad que permite que otros vean tu humanidad.

Buscan el aporte de los demás: el primer paso para dirigirte a otros en busca de comentarios es ser lo suficientemente vulnerable como para admitir que necesitas la ayuda y la comprensión de los demás, lo que es un signo de gran carácter por sí mismo.

Se conocen a sí mismos: los líderes humildes saben quiénes son y se comportan de una manera consistente con ese conocimiento. También reconocen dónde hay margen de mejora.

Son genuinos: saben la importancia de ser auténticos. Son la misma persona en privado, en público, en la vida personal, en cada situación y con todo tipo de personas.

Invitan a la confianza: los líderes humildes saben que la confianza, ganándola, dándola y construyéndola, es la base de un gran liderazgo.

Tratan a los demás con respeto: son consistentes y disciplinados en su trato hacia los demás. Atienden a todos con consideración, independientemente de su posición, cargo o título.

Entienden sus limitaciones: los líderes humildes tienen la confianza de reconocer sus propias debilidades. En lugar de ver sus límites como una amenaza o un signo de fragilidad, se rodean de otros que tienen habilidades complementarias.

Modelan el camino y lideran con el ejemplo: su liderazgo no se expresa con autoridad “porque soy el jefe”, sino en cada una de sus acciones y palabras.

Siempre hay espacio para ser una mejor persona y líder. Si puedes cultivar la humildad como una habilidad, serás fuerte cuando te sientas débil y valiente cuando tengas miedo.

GustavoRivero.com

linkedin.com/in/griverog

twitter.com/griverog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…