1. No sabemos porque ayer nos petó el post, y perdimos los comentarios :-(…Tuvimos que volver a publicar el post, pensabamos que igual los podíamos recuperar del Rss de comentarios de FeedBurner pero tampoco pudimos…Al final como bien has observado no tenemos los comentarios antiguos interesantes sobre la “flamante” Ministra de Vivienda y el euribor…Lo sentimos Corsaria!!!

  2. Pues si no recuerdo mal el comentario es que los tipos seguiran subiendo por mucho que la ministra y compañia digan que se han estabilizado….

  3. Trataré de recordar el mío… el otro no puedo porque era de otra persona. 😉

    “La ministra pidió tranquilidad ante la subida del Euribor que atribuyó a una normalización, y señaló que los españoles se han hipotecado “con más cabeza” que en Estados Unidos, ya que “no nos hemos endeudado más del 30 por ciento de los ingresos mensuales”.

    No obstante, pidió “tranquilidad y prudencia” a la hora de tomar la decisión de contratar un crédito hipotecario y dio la enhorabuena a los bancos que “han hecho bien su trabajo, dando lugar a que los datos en España sean tranquilizadores”.”

    Si, si los culpables son los “malvados” y “poco previsores” ciudadanos. Los bancos son unos benditos y nosotros los llevamos por el mal camino… jaja

    Como se nota que los políticos no quieren morder la mano que les da de comer (les pagan y financian sus campañas electorales) xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

La humildad es muy rentable

Gustavo Rivero. Hace un par semanas, tuve el privilegio de reencontrarme y…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Chalecos amarillos y unicornios rosas en París

Cuarto capítulo y cuarto fin de semana de protestas por parte de…

El poder de la autoestima

Buscan pequeñas victorias. Éstas construyen nuevos receptores de andrógenos en las áreas del cerebro responsables de la recompensa y la motivación.