Peter Lynch ya definió magistralmente en Beating the Street lo que puedes sentir al comprar una acción según el grado de seguridad que tengas al haber realizado el análisis.

Entre otros tenemos:

– ¿Que más puedo comprar? Compro.

– Puede ser que esto vaya a funcionar. Compro.

– Compro ahora para vender un poco después. Compro.

– Lo compraría para mi suegra. Compro.

– Lo compraría para mi suegra, mis tios y mis primos. Compro.

– Vendería la casa y pondría el dinero en esto. Compro.

– Vendería la casa, el bote, los coches y la barbacoa. Compro.

– Vendería la casa, el bote, los coches, la barbacoa y les insitiría a mi suegra, mis tíos y a mis primos que hicieran los mismo. Compro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…

¿Merece la pena mantener una inversión mejorable a cambio de seguir difiriendo las plusvalías acumuladas?

La respuesta simple y llana es NO. Y para argumentarlo os explicaremos a…