GurusBlog

Los 5 errores con el dinero a evitar a los 40 años

Ahora que tratan de convencernos de que los 40 son los nuevos 30, lo primero que debes hacer es evitar cometer los 5 errores financieros típicos de los treintañeros y además no caer en las trampas propias de los cuarentones. Hay cuatro errores a los que es necesario prestar especial atención, son los siguientes.

Inversiones arriesgadas y estrafalarias

Con la crisis de los 40 es fácil retomar proyectos olvidados como una fórmulas de tratar de echar el tiempo atrás. En términos inversores esto pasa por inversiones estrafalarias como ese bar que pensabas abrir con los amigos en su día, la tienda de comics con la que siempre soñaste y otras similares. A fin de cuentas, un 33% de los emprendedores en España tiene entre 35 y 44 años según el Mapa del Emprendimiento de South Summit.

Y quienes no se convierten en emprendedores tienen muchas papeletas de hacerlo en inversores. A esta edad es fácil que te pida dinero prestado para invertir o que te animen a convertirte en socio y que quien lo haga sea un conocido. En este sentido, antes de dar el paso deberías preguntarte si invertirías en ese negocio si no fuese una persona conocida quien te lo propone.

Confiar en la pensión pública

Este es uno de los errores más repetidos al planificar la jubilación a los 40 años y en realidad a cualquier edad. La mayoría de españoles sigue esperando que papá Estado se encargue de su sustento una vez retirado y la realidad es que nada asegura que vaya a ser así. No se trata de ser alarmista, sino de tener claros los números sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones español.

Es razonable asumir que el sistema de pensiones va a sufrir cambios y que éstos afectarán a la cuantía de la pensión pública. Incluso si no es así, la realidad es que lo que pueda pasar con las pensiones está lejos de nuestro control. Son los políticos quienes deciden cómo evoluciona la pensión pública, no nuestras decisiones personales.

La solución es crear un capital que sirva para complemento de la pensión pública. En otras palabras, ahorrar e invertir a largo plazo como parte de la planificación para la jubilación.

Pensar a corto plazo y ahorrar poco

En realidad estamos ante dos errores que van de la mano. La mayoría de españoles tiende todavía a concentrar su inversión en productos de ahorro a corto plazo como depósitos en lugar de otros que sirven para invertir a plazo como planes de pensiones o fondos de inversión. El problema es que este tipo de inversiones ofrecen rentabilidades muy limitadas que no te permitirán sacar partido a tus ahorros a largo plazo. Para entenderlo mejor, si ahorras 3.600 euros al año y cuentas con un capital de partida de 20.000 euros con el 1% que te darán por un depósito juntarás 123.470 euros al cabo de 20 años sin contar impuestos. Si eres capaz de llevar ese porcentaje terminarás con 386.405 euros habiendo aportado el mismo dinero.

Lo mismo pasa con la cantidad que ahorras. ¿Piensas que con 50 euros al mes va a ser suficiente para vivir los más de 20 años que estarás jubilado? Los números dicen que con ese capital (600 euros al año) tendrás 15.000 euros más el interés que hayas sido capaz de generar. Con un razonable 5% llegarás a un total de 34.550 euros. Aumenta la cantidad hasta los 200 euros y con ese mismo interés llegarás a los 117.600 euros.

No saber cuánto vas a necesitar al jubilarte

El cerebro humano es optimista casi por naturaleza. Tendemos a sobrevalorar lo que podremos hacer con la pensión pública y a invalorar los costes que tendremos que asumir al jubilarnos. Planificar la jubilación es algo más que ahorrar dinero.

Comprar una segunda casa sin haber pagado la primera

El ladrillo sigue teniendo un atractivo especial para el ahorrador español. Hipotecarse la vida para comprar la casa es habitual a los 30 años e ir a por la segunda residencia es común a los 40. El motivo es que en ese momento alcanzarás la plenitud profesional, tu salario aumentará y será fácil que pienses en una residencia para las vacaciones, sobre todo tienes familia.

El problema de este razonamiento es que para comprar la nueva casa también será necesaria una hipoteca, además del aval de la primera que todavía está a medio pagar. Para que el coste mensual no se dispare la mayoría optará por elevar el número de años de la hipoteca, lo que reducirá la cuota del préstamo, pero disparará los intereses. Al final, muchos terminarán pagando el doble por su vivienda.

Si quieres disfrutar de buena salud financiera, evita estos cinco problemas.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios

  1.    Responder

    Cada uno de estos “errores” podrían mantenerse bajo control si desde pequeños recibiéramos nociones básicas de educación financiera.

    Hace años, la gran asignatura pendiente de los españoles era el inglés. Poco a poco, las nuevas generaciones están superando este problema.

    Posiblemente este sea el nuevo problema a futuro. Una gran parte de la sociedad no tiene más ambiciones financieras que cobrar su nómina (los que pueden), hipotecarse y esperar su pensión.

  2.    Responder

    Muy buenos consejos!!

  3.    Responder

    Estaría muy bien un articulo pero para los que rondamos los 20 ^^

    Pues muchas veces están dando los primeros pasos en el mundo del inversor y tienen que perder mucho tiempo en informarse de las logísticas y ritmos de ese mercado

  4.    Responder

    Hola

    La verdad es que son muy buenos consejos pero como se suele decir son de cajón, muy evidentes, pero no es menos verdad en que seguimos tropezando en ellos constantemente.

    Gracias por los consejos y buen trabajo

  5.    Responder

    Otro error importantisimo que se os ha olvidado.
    “Confiar en la pension privada”

    Es un absoluto error confiar en planes de pensiones y jubilacion privados.
    ¿Quien sabe cual va a ser la tributacion que se vamos a tener que pagar cuando queramos recuperar ese dinero?

    ¿Seguira existiendo el banco o entidad donde hemos depositado nuestro plan?

    La ‘insostenibilidad’ del sistema publico es igualmente aplicable a los privados; supongamos por ejemplo planes privados que inviertan en bolsa, si la gente de la generacion masificada se jubila toda a la vez esos planes deberna vender sus acciones todas a la vez y que pasa con el precio cuando todos venden a la vez…

  6.    Responder

    Se dice cuarentañeros, así empezamos bien un post 😉


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies