Como cada año por estas fechas tenemos ya las estimaciones de las principales firmas de Wall Street sobre cómo esperan que se comporte el S&P 500 para el 2019. Así que os dejamos el correspondiente cuadro en el que recogemos las principales previsiones sobre el nivel al que cerrará el S&P500 en 2019 así como el BPA previsto para el conjunto de empresas que conforman el índice:

Estimación nivel S&P 500 por parte de los analistas

Según los analistas, 2019 será un año glorioso para los Mercados de Renta Variable Norteamericanos con una subida estimada para el S&P 500 de cerca de un +23,2% (recordad que generalmente los analistas se suelen mover con sus previsiones con subidas medias del rango de entre el 5-10% por lo que ese +23% respecto al actual precio del índice se sale totalmente de la normalidad) incremento que viene impulsado por el fuerte crecimiento del BPA estimado gracias a la reforma fiscal de Trump.

Por cierto, la previsión para el 2018 falló bastante. La subida media esperada para el 2018 del índice S&P 500 estaba en un +6,8% cuando se ha quedado en un -6,2%. El sexto peor año del S&P 500 de los últimos 30, sólo los años 2008, 2002, 2001, 2000 y 1990, el índice presentó una rentabilidad anual peor.

Rentabilidad anual del S&P 500 en los últimos 30 años

Responder a Jesus Sánchez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

La humildad es muy rentable

Gustavo Rivero. Hace un par semanas, tuve el privilegio de reencontrarme y…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Ray Dalio. Los recientes movimientos de la Economía y el Mercado en perspectiva

Para a los que os guste la Economía y los Mercados damos…

El poder de la autoestima

Buscan pequeñas victorias. Éstas construyen nuevos receptores de andrógenos en las áreas del cerebro responsables de la recompensa y la motivación.