El tren de los bancos fintech europeos es imparable y su próxima parada, los Estados Unidos.

El challenger bank británico Revolut, que el pasado mes de diciembre recibió una licencia bancaria del Banco Central de Lituania que le permitirá operar en toda Europa, ya tiene a casi 100.000 personas esperando a que abra sus puertas en los Estados Unidos, cuya entrada está prevista para el primer trimestre de 2019. Las expectativas son altas en el país americano y su lista de espera lo demuestra, según ha informado la entidad al comparador financiero HelpMyCash.com.

Pero Estados Unidos no es el único destino que pretende conquistar Revolut durante 2019. Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Singapur también están en la lista y en todos ellos la intención es abrir durante los primeros tres meses de este año.

En la zona Asia-Pacífico ya se han apuntado a la lista de espera de Revolut más de 50.000 usuarios, en Australia, más de 20.000 y en Nueva Zelanda, más de 5.000, según una entrevista realizada por HelpMyCash a Patricia Gómez, responsable de comunicación de Revolut en España. En nuestro país, la entidad suma ya más de 150.000 clientes.

N26, que opera en 24 mercados europeos (su última apertura fue en el Reino Unido el pasado mes de octubre) y que tiene más de 100.000 clientes españoles, ha anunciado que entrará en los Estados Unidos durante los próximos meses, donde operará a través de la subsidiaria N26 Inc, cuya sede se encuentra en Nueva York.

Para conseguirlo, N26 acaba de cerrar una ronda de financiación serie D de 300 millones de dólares. “N26 utilizará los ingresos para impulsar su expansión global, comenzando con el lanzamiento de su producto en Estados Unidos durante el primer semestre de 2019”, ha informado la entidad en una nota de prensa. Pero la ambición del banco alemán va más allá: “el objetivo de la compañía es superar los 100 millones de clientes en todo el mundo en los próximos años”.

Otro que se ha apuntado al carro es el británico Monzo, que, según publicó a principios de enero TechCrunch, se estaría planteando abrir sus puertas en Estados Unidos: “la startup fintech ha creado un pequeño equipo para comenzar a sentar las bases para llevar una versión de Monzo a América del Norte, la cual inicialmente será impulsada por un socio bancario estadounidense, mientras Monzo trabaja en las licencias necesarias para ir en solitario”.

No estarán solos

Los grandes players europeos que decidan dar el salto tendrán que competir con los neobancos estadounidenses. Chime, cuyas oficinas están en San Francisco y que según el New York Times ya ha abierto dos millones de cuentas online, Aspiration, con alrededor de un millón de clientes, o Simple, propiedad de BBVA, son buenos ejemplos de lo que les espera a Revolut, N26 y Monzo. En el mapa fintech estadounidense también están Go Bank o Bank Mobile.

Tanto en Estados Unidos como en Europa la banca fintech ha apostado, salvo excepciones como bunq, por ofrecer cuentas corrientes sin comisión de mantenimiento, al menos en sus versiones más básicas. A partir de ahí, cada uno se ha movido en una dirección.

En el caso de Revolut y N26, los grandes referentes del fintech europeo, la estrategia se ha centrado en un modelo freemium. Ofrecen cuentas corrientes gratuitas y planes de pago con ventajas añadidas, como seguros de viaje, servicios exclusivos de atención al cliente, tarjetas fabricadas en metal en lugar de plástico… Asimismo, la banca fintech europea ha basado también su estrategia en ofrecer a todos sus clientes pagos sin comisiones en cualquier divisa y conversiones de moneda con precios cercanos al real, transferencias SEPA gratuitas, transferencias internacionales más baratas que en la banca tradicional y miles de cajeros gratis en toda Europa o en todo el mundo.

La cuenta corriente y la tarjeta, los dos productos básicos, se han completado con otros servicios como huchas virtuales u operativa con criptomonedas. Algunos (más bien pocos) también han lanzado productos adicionales, como Atom Bank que ofrece hipotecas y productos de ahorro, o Ferratum Bank, que ofrece cuentas de ahorro, depósitos y préstamos.

Por su parte, la banca hípster de Estados Unidos no ha seguido una línea muy homogénea. Aunque todos comercializan una cuenta online sin comisiones, nos encontramos con bancos que solo ofrecen una red concreta de cajeros gratis, con comisiones de entre 2,5 y 3 dólares por extracción en cajeros externos, y otros que aplican comisiones por las transferencias salientes, como Aspiration que cobra 0,82 dólares por las transferencias enviadas y otros 0,82 por las entrantes, mientras que Simple y Chime permiten hacerlas gratis.

Tampoco hay una política unificada en cuanto al cambio de divisa entre los grandes bancos fintech norteamericanos. Simple, por ejemplo, advierte que la comisión por el cambio de divisa puede ser de hasta el 1% del importe de la transacción y en Go Bank las comisiones por comprar en webs y comercios extranjeros son del 3%, mientras que Chime no cobra por las transacciones extranjeras.

La banca fintech suma millones de adeptos

Lo que hace tres años era una simple anécdota, hoy se ha convertido en un verdadero rival de la banca tradicional.

El alemán N26 ha duplicado su base de clientes en tan solo seis meses, pasando de un millón a 2,3 millones entre junio y diciembre de 2018. Tras el cierre de su última ronda de financiación, su valoración se ha situado en 2,7 mil millones de dólares, pero no es el único unicornio del sector fintech europeo.

Revolut tiene más de tres millones de usuarios, una meta que ha alcanzado en tan solo tres años y medio, y crece a un ritmo de entre 8.000 y 10.000 nuevas cuentas corrientes al día. Su valoración supera los 1,5 mil millones de dólares, otro animal mitológico de las finanzas.

Monzo, que de momento solo opera en el Reino Unido, a diferencia de los anteriores que se han expandido por casi toda Europa, ya cuenta con más de un millón de clientes, aunque este dato quizá sea más impresionante: al cierre del tercer trimestre del pasado año, Monzo captaba 20.000 nuevos clientes a la semana, equivalente al 15% de todas las nuevas cuentas corrientes abiertas en el Reino Unido.

Revolut, Monzo y N26 compiten con Monese, Atom Bank, Bunq o Ferratum Bank en Europa. Y ahora que el Viejo Continente se les ha quedado pequeño, también competirán con pesos pesados como Simple o Chime cuando entren en los Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

La humildad es muy rentable

Gustavo Rivero. Hace un par semanas, tuve el privilegio de reencontrarme y…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Chalecos amarillos y unicornios rosas en París

Cuarto capítulo y cuarto fin de semana de protestas por parte de…

El poder de la autoestima

Buscan pequeñas victorias. Éstas construyen nuevos receptores de andrógenos en las áreas del cerebro responsables de la recompensa y la motivación.