Esto post no va de curiosear en las mansiones de los altos ejecutivos de las compañías cotizadas norteamericanas sino de un sorprendente estudio realizado por los profesores W.P.Carey, Crocker Liu y David Yermack, que bajo el sugerente y largo tí­tulo “Where are the sharholders mansions. CEO’s homes purschases, stock sales, and subsequent company performance” han encontrado una correlación entre el tamaño y el coste de las mansiones adquiridas por los CEO’s de una compañí­a cotizada y la posterior mala evolución bursátil de las acciones de la compañí­a que capitanean.

La correlación es bastante sorprendente porque a priori el que el máximo responsable de una empresa invierta una importante cantidad de dinero en la compra de una mansión, podrí­a ser perfectamente una señal de que confí­a en el futuro de la empresa en la que trabaja y de la que obtiene su sueldo. Quizás el tema se empieza a resquebrajar cuando los profesores han descubierto que cerca del 27% del coste de la nueva vivienda suele ser financiado por los CEOs con la venta de acciones o opciones de su compañí­a (una señal que no suele ser muy bien recibida por el resto del mercado a pesar de que en este caso pueda tener un motivo bien racional y que nada tiene que ver con lo que este pensando el CEO de la futura evolución de los ingresos de su compañí­a).

Al final resultará que la compra de una mansión por parte de un CEO, y la venta de sus acciones para financiarla puede ser una buena oportunidad de compra de las acciones de su compañí­a ya que el mercado está penalizando injustamente la venta de las acciones… lo único que no acaba de encajar es que según el estudio el desempeño por debajo de la media suele durar varios años.

Por cierto, para variar la nota discordante la da Warren Buffet, que aún vive en la misma casa que se compró en 1958 por 31.000 dólares…..¿Habremos dado con el secreto de su fortuna?

  1. Habría que ver cuanto vale ahora la casa del señor Buffett…

    Lo de los CEO es interpretable de esta manera: Si el CEO conserva las acciones a pesar de tener una obvia necesidad de liquidez (para comprar la casa) es señal de que realmente está comprometido con los benef… ejem, con la empresa. Si no, pues eso, mala señal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Se inicia una debacle inmobiliaria global o solo estamos ante una pausa en el Boom?

Con los tipos de interés a niveles ridículamente bajos y los inversores…

¿Merece la pena mantener una inversión mejorable a cambio de seguir difiriendo las plusvalías acumuladas?

La respuesta simple y llana es NO. Y para argumentarlo os explicaremos a…