¿Quién no sueña con una jubilación dorada? Más de la mitad de los españoles asocian el retiro a una etapa de disfrute, en la que por fin tendrán tiempo para dedicar a sus hobbies, viajar, estar con la familia… En otras palabras, hacer lo que quieran y lo que no podían cuando estaban trabajando.

Para que sea algo más que un sueño debes trabajar y generar suficiente libertad financiera para tener la jubilación que deseas. De hecho, si quieres una jubilación dorada debes planificarte bien para tenerla.

planificar jubilacion

Hay cinco errores clásicos que la mayoría de españoles comete y que les privarán de alcanzar la jubilación con la que sueñan. Son los siguientes:

Pensar que sólo existen los planes de pensiones

Los planes de pensiones son los productos estrella a la hora de ahorrar para la jubilación. Que sean los más populares no quiere decir que sean los mejores. Lo que ocurre es que es lo que el banco lleva años anunciándolos, tus padres los tienen contratados, aparecen en todos los estudios para la jubilación…

En resumen, cuentan con buena publicidad. Sin embargo la realidad es que esconden determinadas taras que deberías conocer y que lastran su rentabilidad. La más importante, una fiscalidad nefasta a su rescate, y no es la única.

A esto hay que añadir su dudosa rentabilidad. Alternativas como los fondos de inversión suelen rentar más de forma sistemática.

No ahorrar o empezar muy tarde

La mayoría de los españoles considera que la edad ideal para contratar un plan o empezar a ahorrar para la jubilación está entre los 35 y los 40 años. Aunque el refranero popular reza que “nunca es tarde si la dicha es buena”, lo cierto es que en el mundo inversor el tiempo cuenta ¡y mucho!

Empezar tarde hará que no puedas aprovechar a fondo el poder de interés compuesto y por lo tanto tus ahorros crecerán mucho más despacio. Para que te hagas una idea para una inversión inicial de 5.000 euros con un ahorro de 100 euros al mes a un 5% de rentabilidad, la diferencia entre mantener 25 años el ahorro o hacerlo sólo 10 es de más de 50.000 euros en total.

Si solo tenemos en cuenta los intereses, en 25 años tus ahorros habrán generado 39.204 euros por los 6.327 que habrías conseguido en una década. Seguro que ahora tienes más claro por qué cuanto antes empieces a crear tu libertad financiera, mejor.

Pensar sólo a corto plazo

El ser humano no está hecho para pensar a largo plazo y el ahorrador español, menos. En términos de planificación financiera esto implica que apostará por inversiones muy conservadoras como depósitos, productos garantizados y alternativas a corto plazo.

Según los tres bloques básicos de la planificación financiera en inversiones a más de 10 años vista lo que debe primar es el beneficio, no conservar el dinero invertido. Obviamente, esto no quiere decir que haya que invertir a lo loco. De hecho, la lógica nos dice que habrá que ir reduciendo exposición al riesgo conforme se acerque la edad de retiro. Sin embargo, sí que sirve para tener claro que ser conservador no ayuda al planificar la jubilación.

En cuanto a la evolución del riesgo, así es como lo plantea Renta 4.

renta-4-distribucion-de-la-cartera-de-inversion-por-edad

Como siempre, el primer paso es empezar a ahorrar.

No saber cuánto necesitarás

La mayoría de personas no saben cuánto van a necesitar al jubilarse. Por un lado quieren disfrutar del tiempo libre que tendrán, pero tienden a infravalorar cuánto costará ese ocio al que desean acceder (viajar no es barato). Por otro, tiende es fácil prever tu estado físico a los 67 años, pero no tanto a los 85 años. Tendemos a subestimar el coste de mantenimiento según vayan pasando los años, también porque no queremos afrontar ese decaimiento físico.

Además de subestimar gastos, la mayoría de personas sobrevalora el poder real de la pensión pública y de sus ahorros. Si quieres tener una jubilación dorada debes ahorrar para ella y conseguir la libertad financiera necesaria para financiarla.

 

Confiar en papá Estado

Este es, sin duda, uno de los fallos más comunes al planificar la jubilación. Los españoles que cuentan con un plan de pensiones privado todavía no alcanzan el 50%. Esto quiere decir que la mayoría confía en papá Estado como fuente de ingresos una vez se jubilen.

¿Es una buena idea? Nada más lejos de la realidad. No se trata de ser apocalíptico respecto al futuro de las pensiones, pero sí de ser realista. Lo que los números nos dicen es que el sistema, tal y como está ahora concebido, no es sostenible. Esto no quiere decir que no vayan existir pensiones, sólo que es muy fácil que su cuantía sea menor.

En cualquier caso, lo importante es que la pensión pública está fuera de tu control. Son los políticos los que deciden si sube o baja y no querrás dejar en manos ajenas algo tan importante. Si ahorras serás tú quien tenga ‘la sartén por el mango’.

  1. Se dice que aquéllos nacidos después del 58 no tendrán pensiones públicas. Y en Españistán las pensiones privadas sólo tienen ventajas fiscales. Así que dense por jo**d@s.
    Un saludo.

  2. Lo que tú llamas “papá Estado” luciendo un flamante neoliberalismo no es una hermanita de la caridad. Es algo que estoy pagando cada mes y que hace que aquí cobre un 40% menos que en los USA en mi profesión. Por lo tanto, no estoy mendigando ni confiando en papá Estado, simplemente pongo mi dinero la opción que no hará que empresas “padrastro” glotonas se beneficien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…