Si alguien me dice que leyéndose una sola vez los informes de presentación de resultados de 2014 de la mayoría de grandes constructoras cotizadas españolas los ha entendido a la perfección o bien o miente o es uno de los mayores genio de las finanzas. Si alguien me dice que se los ha leído 5, 10, 20 veces y aún así sigue sin comprender bien estas cuentas no os preocupéis estáis entonces igual que yo.

Resultados reexpresados, cambios en los métodos y perímetros de consolidación, comparación de resultados recurrentes, activos y pasivos que aparecen y desparecen según si son o no mantenidos a la venta aunque lleven años en situación de venta y multitud de activos y proyectos, con participaciones mayoritarias, minoritarias, compradas o revendidas de los que no tenemos información detallada para poderlos valorar.

Incluso intentando darle una ojeada a los cash flows, estos son o bien extraños de narices, o bien preocupantes o bien simplemente no los ponen cómo en el caso de Sacyr y su última presentación de resultados del 2014. ¿Para que quiere saber un inversor la caja que genera la compañía? Para qué. Las constructoras españolas hace tiempo que dejaron de ser un negocio normal, en donde el cash flow de explotación del negocio es positivo y sirve para financiar las inversiones que requiera la compañía. Ya hace unos cuantos años optaron por dar un salto sideral y pasaron de ser constructoras o ser una especie de fondos hedge funds o de private equity en donde podían tomar la deuda que quisieran, apalancar sus fondos propios salvajemente más de 10x y comprar cualquier activo que se les pasase por la mente, desde eléctricas, bancos, petroleras o en el caso más normal otras constructoras en países remotos.

Le dieron la vuelta completamente a su modelo de negocio. Ahora de lo que se trata es de tomar dinero barato de los bancos e invertirlo en la compra de activos, esperando 4 o 5 años para que si suena la flauta de la diosa fortuna de las finanzas poder vender estos activos con plusvalía y devolver la deuda asociada.

Miras sino el cash flow de OHL. A parte de que no está desglosado, tenemos una empresa con un cash flow procedente de operaciones negativo en €97 millones. Sólo conozco tres tipos de empresas con cash flow negativo de operaciones.

1) Las que van a quebrar.

2) Las que son un fondo de private equity.

3) Prometedoras Startups tipo Facebook en busca de su modelo de negocio.

OHL

OHL no es una startup, así que o será el primer caso o el segundo. ¿Qué empresa puede devolver 6 mil millones de deuda cuando tiene un cash de operaciones negativo de 97 millones? Pues sólo aquella cuyo negocio es comprar y vender activos y a esto parece que es a lo que se dedica realmente OHL. Miras el flujo de efectivo de actividades de inversión. Generalmente esta cifra suele ser negativa en toda empresa normal. Es el dinero que has invertido CAPEX, es decir que gastas para desarrollar tu negocio. Sin embargo en OHL es positivo en +147 millones. Eso quiere decir que el cash obtenido con la venta de activos es superior al cash que has dedicado a invertir en el negocio, un fenómeno totalmente anormal para cualquier tipo de empresa salvo para un private equity en sus últimos años de vida cuando inicia su etapa de desinversión.

En este tipo de empresa, la clave es saber cuando valen realmente sus activos. ¿Alguien puede saber realmente cuál es el valor de los activos de OHL? Yo no.

Vamos a los cash flows de ACS. No son tan extraños como los de ACS pero normales no son. Mirad la impresionante caída del cash flow de actividades operativas. Pasa de 1.958 millones en 2013 a €1.395 millones en 2014. Un desastre, que hace que después de financiar el circulante el cash flow operativo sólo le genere €824 millones, la mitad de lo que ha generado por cobros por desinversiones que son unos €1.515 millones.

ACS

Lo más sorprendente de ACS es que  a pesar de que su generación de cash flow en 2014  ha sido de poco más €29 millones, a pesar de su deuda destina casi €677 millones a retribuir a sus accionistas vía dividendo o compra de acciones.

  1. A largo plazo cada uno tiene lo que se merece, USA tiene a silicon valley y nosotros tenemos a brick valley.
    En USA son creativos con la tecnolgía y nosostros con los balances ;))

  2. Desde luego este tipo de empresas está fuera de mi círculo de competencia. Lo que parece indicar el estado de flujos de caja es que la empresa está liquidándose. Su flujo de caja libre es negativo y sólo sigue adelante a base de desinversiones. Llegará un día que no tenga más activos que vender. Además, para acelerar la liquidación, entrega dividendos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…