GurusBlog

Los nuevos millonarios del socialismo Bolivariano en Venezuela

venezuela

Dicen algunos que no hay nada más capitalista que un socialista en el poder. Sin entrar en la definición de lo que es realmente el capitalismo o el socialismo, hay una cosa que os puedo asegurar: Los empresarios por lo general suelen detestar el capitalismo o al menos suelen detestar un sistema económico basado en la libre competencia en el que sus empresas tengan que competir de igual a igual basándose sólo en ofrecer mejores productos y servicios a un precio competitivo.

No hay empresario que no sueñe con que su empresa goce de una posición de monopolio o de oligopolio en donde la competencia se encuentre fuertemente limitada y en donde la buena gestión de una empresa no sea un hecho vital para poder amasar una fortuna.

Hoy, sobretodo en los países de cultura latina, lo que predomina no es un sistema de libre competencia, lo que predomina es un sistema en donde se enriquece, salvo excepciones,  a aquel empresario que goza de una buena relación con el poder político ya que es el Gobierno el único actor con una capacidad casi omnipresente para poder establecer barreras a la entrada a los competidores y que por lo tanto tiene la potestad de permitir enriquecer a llamados empresarios sin la más remota idea de cómo hacer competitiva y que no tendrían la más mínima oportunidad de sobrevivir en un mercado de libre competencia.

En España, tenemos una gran película que ilustra esta forma de entender el capitalismo. Me refiero a La Escopeta Nacional, una ácida parodia donde un industrial catalán se gasta un dineral en organizar una cacería en honor del ministro de turno con el objetivo de que este haga un decreto que obligue a implantar el portero electrónico en todas las viviendas de España y que además los únicos homologados por el ministerio sean los que él fabrica.

Cómo bien os podéis imaginar, la Bolivariana Venezuela sería el paraíso para Jaume Canivell (el industrial catalán de la escopeta nacional). No hay mejor escenario posible que poder hacer negocios con un Gobierno que pretende y aspira a controlar toda la economía.

Para hacerte millonario no necesitaras ser un gran gestor, ni crear una compañía con un servicio innovador o competitivo, te bastará con ser amigo del movimiento político que domina el país y sobretodo conocer a las personas adecuadas, con un poco de suerte el dinero llegará cómo por arte de magia.

Y básicamente esto es lo que sucede en la Bolivariana Venezuela que creó Chávez. Bajo el nuevo socialismo del siglo XXI todos serán “igual” de pobres, todos sufrirán devaluaciones y inflación, todos salvo un puñado de “empresarios” amigos del movimiento que han logrado amasar auténticas fortunas “capitalistas” bajo esta especie de nuevo socialismo tropical.

Los millonarios de Chávez

Este es el caso de del capitán retirado William Biancucci, 55 años de edad, que tuvo la fortuna de ser uno de los 140 oficiales que se unieron a Chávez en 1992 cuando este intentó su fallido golpe de Estado.

A Biancucci el socialismo le ha ido bastante bien. Biancucci se adjudicó un contrato para proveer ganado al Gobierno Venezolano.

Fue precisamente el sector de la alimentación, uno de los primeros en ser intervenidos por Chávez, creando una red de cerca de 20 mil establecimientos para vender alimentos básicos a bajo precio a los pobres de Venezuela.

Y sin embargo, la intervención Estatal en el sector de la alimentación, con confiscación de granjas, fincas y empresas, y control de precios no ha marchado como se esperaba. Sólo en el último año la producción de carne en Venezuela ha caído un 36%. La caída de la producción, y el consumo de las reservas de dólares está provocando fuertes ineficiencias y escasez de todo tipo de productos alimentarios dejando en muchas ocasiones las estanterías de los supermercados vacías. (Según las estadísticas del Banco Central Venezolano, en enero de 2014, había carencias en uno de cada cuatro productos alimentarios básicos).

Venezuela está obligada a importarlo casi todo, pero aún así la insuficiencia del socialismo bolivariano ha provocado que durante meses se dejarán pudrir cientos de contenedores con carne, pollo, pasta, y leche en Puerto Cabello (el principal puerto de Venezuela).

Pero todo esto no importa a hombres cómo Biancucci:

[quote]“Soy socialista, pero adoro poder sostener dinero en mis manos. El socialismo es riqueza”[/quote]

Lo que importa, es que hoy, en Venezuela, el Gobierno es el principal distribuidor de alimentos y Biancucci es amigo de los que están en el poder.

En 2006, Biancucci, inició su aventura capitalista en Brasil comprando un rancho cerca de Belem. En 2013, compró dos ranchos más. Ahora exporta cerca de 5.000 cabezas de ganado al mes hacía la Bolivariana Venezuela que lo necesita importar todo.

Sus empresas, Portal do Boi y Comercializadora Internacional Thawi CA, exportaron entre 2009 y 2011 ganado por valor de $110 millones según el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil. Ahora está planeando construir en Brasil un matadero de $19 millones, para poder así transportar la carne sin necesidad de importar a Venezuela su ganado.

Biancucci, es un tipo listo, amará el socialismo, a Chávez  y a Venezuela, pero su negocio lo constituyó en Brasil y su dinero también está allí. Si algún día la Revolución Bolivariana se tuerce o se queda sin amigos en el poder su negocio no podrá ser nacionalizado y su patrimonio está a salvo en otro país.

Venezuela será Bolivariana y socialista, pero no sólo los militares y los socialistas se han enriquecido, también les ha ido bien a algunas de las familias tradicionalmente ricas de Venezuela que pertenecían a la élite.

victor vargas

Este es el caso de Victor Vargas Irausquin. Presidente del Banco Occidental de Descuento y de Banco Universal. En España quizás os sonará porque su hija Margarita se casó con Luis Alfonso de Borbón (primo segundo del actual Rey Felipe VI). Que por tener hasta tiene su propio equipo de Polo.

No parece a priori una familia muy de revoluciones Bolivarianas, pero sin embargo Victor Vargas Irausqui, por extrañas o no tan extrañas circunstancias no sólo no ha logrado mantener a salvo su patrimonio sino que incluso a logrado prosperar aún más bajo el paraguas denominado socialismo del siglo XXI.

Su Banco, que tenía un carácter regional se ha convertido en un jugador nacional tras las nacionalizaciones bancarias de Chávez.

Su banco saca un excelente beneficio de los depósitos que el Gobierno Venezolano realiza, un 50% más que en cualquier otro banco privado de Venezuela. Con ese dinero que remunera al 0,78% anual, el Banco de Vargas puede comprar bonos Venezolanos que dan una rentabilidad anual media del 11,8% (dejándole un suculento spread, lo que hace que en la Venezuela socialista ser banquero sea una tarea bien remunerada y nada compleja) o realizar préstamos a un interés medio del 17,3%.

A estas alturas, creo que es patente que socialismo, capitalismo, derechas o izquierdas, sólo se han convertido en unas simples etiquetas para que cambiando los nombres unos pocos se conviertan con poco mérito y esfuerzo  en millonarios a costa del resto.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

6 comentarios

  1.    Responder

    Excelente!

  2.    Responder

    Podemos esta oliendo la pasta y esta ávido de cogerla bolivarianamente hablando claro

  3.    Responder

    Bravo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR