GurusBlog

Los servicios de valor añadido a una cuenta corriente

rescate banca

Una cuenta corriente en donde domiciliar los ingresos mensuales de la nómina o pensión, en donde domiciliar los recibos más habituales o en donde vincular una tarjeta de cualquier tipo, es el producto más común dentro de los que tenemos contratados en los bancos los españoles.

Pocos son los que no poseen una cuenta corriente. Por ese motivo las entidades financieras también mantienen una estrecha competencia por la captación de este tipo de cuentas. Y es que además, tienen dos puntos fuertes para ello: suelen tener saldos ociosos que no remuneran a los titulares y son el punto inicial de partida para vincular a ese cliente con más productos.

Y es que cuando vas a solicita cualquier otro tipo de producto, ya sea de ahorro o de préstamo, lo primero que se suele hacer es acudir a la entidad en la cual tienes abierta una cuenta a ver que te ofrecen al ser ya cliente. La entidad sabe que es más fácil ‘venderle’ un producto a un ya cliente que a otro nuevo, con lo que, por norma general, suelen poner en el mercado cuentas que ofrezcan servicios de valor añadido que ayuden al titular a sentirse a gusto en la entidad.

Pero la crisis ha hecho que las cosas cambien y que muchas entidades comiencen a cobrar por servicios que antes no cobraban lo cual ha hecho que muchos clientes empiecen a no estar a gusto en sus entidades.
Veamos qué es lo que ofrecen estas cuentas.

Primeramente, destacar que hasta antes de esta crisis muchas cuentas corrientes que se abrían, aunque en ellas no se domiciliase la nómina, solían ser gratuitas. Esto ya no ocurre ahora. Las cuentas que se abran por norma general, si no tienen ingresos mensuales domiciliados, deberán pagar comisiones de mantenimiento y administración.

Un ejemplo es el BBVA y su cuenta nómina. Al titular le deja exento del pago de estas comisiones solo en la cuenta en la que tiene domiciliados sus ingresos. Si tuviese otra u otras cuentas corrientes abiertas en la entidad debería de pagar comisiones por ellas.

De esta forma nos encontramos por lo tanto la primera gran separación en este tipo de cuentas: las que tienen y las que no la nómina domiciliada. Actualmente las primeras deben de soportar un coste anual mientras que las segundas, salvo excepciones, no suponen ningún coste para el titular.

Ya que las entidades cobran comisiones, un servicio de valor añadido que algunas incluyen es el de devolver parte de los recibos domiciliados en ellas. Ojo, que una cuenta corriente con recibos domiciliados si no posee los ingresos mensuales también en ella no está ofreciendo esta bonificación. Por lo tanto, olvidaos de que devuelvan parte de los recibos aunque los tengas en la cuenta si tienes la nómina o pensión domiciliada en otra entidad. La Cuenta Expansión del Banco Sabadell es un ejemplo de cuenta nómina que devuelve parte del importe de los recibos.

Otras pueden optar por ofrecer remuneración en función de los saldos que tengan. No son muchas, la verdad, ya que las entidades en esos casos prefieren que los titulares contraten cuentas remuneradas y no corrientes. Pero aun así hay alguna interesante. Nos decantamos sin duda por la Cuenta Nómina de Bankinter que ofrece operatividad total y remunera los saldos hasta 5.000 euros que haya en la cuenta. Otra opción parecida e interesante es la Cuenta Inteligente de EVO Banco.

Un factor interesante a analizar dentro de los servicios que ofrece una cuenta corriente es conocer cuáles son los habituales que realiza un cliente tipo y su coste. Un cliente particular rara vez realiza transferencias o ingresa cheques a lo largo del año. El que las entidades financieras indiquen que estos servicios no tienen coste realmente acaba siendo una forma de rellenar servicios de valor añadido que el cliente no suele usar.

Distinto ocurre con el tema de las tarjetas. El dinero de plástico está claro que tiene generalizado su uso, con lo cual el tener ‘la pareja’ cuenta y tarjeta es lo más habitual. Por ejemplo la Cuenta Sin Nómina de ING Direct ofrece tarjetas tanto de crédito como de débito gratis a los titulares, aunque no tengan la nómina domiciliada. La Cuenta Corriente de Bankinter también ofrece tarjetas de débito y crédito gratuitas el primer año.

Pocas son las entidades que ofrecen gratis las tarjetas si no se tiene la nómina domiciliada y, aun así, hay entidades que las cobran.

Tener la cuenta asociada a un sistema de premios, que según los saldos y servicios usados permita conseguir puntos a canjear por regalos, es otra de las formas escogidas por algunas entidades para captación de cuentas corrientes nuevas. Un ejemplo claro es La Caixa y su programa de ‘Puntos Estrella’.

Lo que debe de quedarnos claro es que aunque estemos ante uno de los servicios casi obligados a contratar por cualquier ciudadano, elegir una cuenta corriente u otra exige mirar detenidamente lo que ofrecen las entidades. Muchas ofrecen gratis servicios que nunca vamos a utilizar y, sin embargo, en aquellos que si somos usuarios habituales cobran. Hay que mirar la letra pequeña con detalle para evitar sorpresas futuras.

José Luis del Campo Villares. Colaborador de iAhorro.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies