GurusBlog

Mafias y globalización

mafia-compressor

Gustavo Rivero. Éstas son las cinco mafias más importantes del mundo atendiendo a los datos de la revista Fortune:

La rusa Solntsevskaya Bratva (US$8.500 millones de ingresos al año), la japonesa Ymaguchi Gumi (US$6.600), las italianas Camorra (US$5.000) y Ndrangheta (US$4.500), y la mexicana Sinaloa (US$3.000).

Según la Universidad de Oxford, la mejor manera de definir la delincuencia organizada (a diferencia de la delincuencia profesional o de la calle) es examinando el territorio. El crimen organizado no sólo quiere hacer dinero, también quiere controlar algo. En los años 60 y 70 ese algo era el espacio dentro del cual extorsionar a negocios locales y operar mercados ilícitos de drogas o sexo. La mafia italoamericana de Nueva York controlaba los muelles para mantener el monopolio de las drogas. Las familias de gánsteres de Londres utilizaron la violencia para la extorsión y sus ingresos para financiar los atracos. Estas bandas fueron producto de la industrialización: prosperaron en zonas de clase trabajadora vinculadas con sindicatos. Todo el barrio de un gánster sabía de las familias del crimen y nadie hacía de soplón con la policía.

Afirma The Economist que eso comenzó a cambiar a finales de los 70. En primer lugar, la droga se convirtió más importante que la delincuencia organizada. En Nueva York, la mafia italoamericana perdió su control sobre el tráfico de heroína conforme se abrieron nuevas rutas de suministro desde Asia. El aumento de la competencia llevó a un fuerte salto en la pureza, pero también significaba que los gánsteres tenían que estar mejor conectados. Así, mientras que el tráfico de drogas se produjo como consecuencia de su monopolio sobre los muelles, a finales de los 70 se crearon bandas que accedían a fuentes de heroína y luego controlaban el territorio para venderla. En segundo lugar, la suburbanización en muchas ciudades creó un ambiente mucho menos estable para las bandas de estilo antiguo. En su lugar se creó una especie mucho más violenta de delincuencia, con hampones menos organizados que luchaban por cuota de mercado.

Esa era también está llegando a su fin. Los índices de criminalidad han disminuido drásticamente en los países más desarrollados. El tráfico de drogas está ahora mucho menos integrado verticalmente. Al final de la producción, los carteles mexicanos y colombianos tienen la mayoría del mercado de la cocaína, mientras que las bandas turcas y sudasiáticas controlan la heroína. Sin embargo, en la distribución, los traficantes de drogas son menos propensos a formar parte de una organización, y hay más probabilidades de trabajar en redes sueltas. Los vendedores mayoristas, que trabajan en centros de distribución como Ámsterdam, venden a precio de mercado en lugar de tratar de imponer un monopolio a través de la violencia, táctica que hoy invita a la represión policial. En lugar de lugartenientes matones, los importadores emplean a trabajadores independientes, pagando conductores, trabajadores portuarios, abogados, o turistas ingenuos para llevar su producto y lavar su dinero.

El tráfico de drogas se ha globalizado mucho. Al igual que la industria, gran parte de la violencia del narcotráfico se ha mudado a países como México, Colombia, Myanmar, Afganistán, y cada vez más Mali, Ghana y Nigeria. Allí los carteles usan la violencia para mantener su monopolio. La ONU identifica una serie de nuevos delitos cometidos principalmente por bandas criminales: la caza furtiva, la tala ilegal y el tráfico de productos controlados, tales como patrimonio arqueológico y animales en peligro de extinción.

Ese tipo de delitos requiere redes dispersas, con conocimientos especializados reemplazando la fuerza bruta. Pero aun así se necesita más violencia que en los crímenes más innovadores: delitos cibernéticos, robo de identidad y fraude. Son cometidos por nuevas organizaciones de países con poca historia en delincuencia organizada, y son probablemente las formas de más rápido crecimiento de dinero ilícito. Por el contrario, el comercio del gánster tradicional, conocido en su barrio con su monopolio impuesto por la violencia, parece anticuado. Ha sido reemplazado por trotamundos mafiosos. Algunos pueden sentir nostalgia por el pasado, cuando Pablo Escobar declaraba la guerra al Estado mientras veneraba a su familia, pero el cambio es probablemente una mejoría.

Gustavo Rivero

Linkedin.com/in/griverog

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    Hay falta la mayor y mas dañina mafia mundial, los mas malvados y psicopatas de todos: el oligopolio bancario (con los bancos centrales a la cabeza, claro esta…)
    Al nivel de los que poneis en españa hay varias: oligopolio electrico, mafia de abonos (con su monopolio fertiberia, etc, etc)

  2.    Responder

    Según la Universidad de Oxford y el sentido común, las mafias persiguen hacer dinero y controlar algo sin hacer ascos a la violencia. Ateniéndose a la definición el oligopolio petrolero es la primera mafia mundial: control de pozos, oleoductos, gaseoductos… guerras (Irak, Libia, Siria, Venezuela). Deberían ser juzgados en Nüremberg.

  3.    Responder

    Falta mencionar a la mafia bancaria / financiera… Esos consiguieron legalizar su negocio hace unos años pero tácticas, las mismas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies