GurusBlog

Mark Cuban: La burbuja tecnológica de hoy es peor que la del 2000

Reproducimos la última entrada del blog de Mark Cuban sobre si la burbuja tecnológica de hoy es peor que la de 2000. Esta es su tesis:

Ah, los viejos buenos tiempos. Las acciones subían $25, $50, $100 en un sólo día. El trading estaba de moda. Todo el mundo te explicaba una historia de como había logrado ganar una tonelada de dinero en una determinada acción. aparecían nuevos millonarios bursátiles cada semana.

No podías ir a ninguna parte sin que no te hablar de la Bolsa. Todo el mundo estaba o conocía a alguien que había invertido con éxito. Cientos de compañías estaban saliendo al mercado y sus acciones podían ser compradas y vendidas con facilidad. Sólo tenías que elegir una acción y comprarla y rezar para que su subiera, cosa que sucedía casi todos los días.

Y llego el final. Lentamente el aire fue saliendo de la burbuja y los mercados cayeron y cayeron hasta que la burbuja se quedo sin aire. La buena noticia es que algunas personas lo vieron venir y se salieron a tiempo. La mala es que muchas otras no lo vieron y tuvieron pérdidas significativas.

Si ahora pensamos que fue estúpido invertir en compañías cotizadas de internet que no tenían ninguna oportunidad real de tener éxito, hoy es todavía peor.

En una burbuja siempre hay alguien con una gran idea lanzando a los inversores el sueño de que van a ganar mil millones de dólares comparando su idea con alguna historia de éxito. En la época de la primera burbuja tecnológica fueron Broadcast.com. AOL, Netscape. Hoy son Uber, Twitter o Facebook.

Para el inversor la esperanza es obtener una gran rentabilidad. Pero hoy hay una diferencia crítica. Hace 14 años las compañías en las que invertía el público en general eran compañías cotizadas. Podían ser compañías horrendas, pero al ser una compañía cotizada tenían liquidez y al menos los inversores tenían la oportunidad de vender sus acciones.

La burbuja tecnológica de hoy está siendo alimentada por inversores privados que ponen su dinero en apps y pequeñas empresas tecnológicas.

A diferencia de la primera burbuja los inversores que hoy invierten en startups no son inversores minoristas de Bolsa, hoy se llaman ángeles. ¿Por qué los llaman ángeles? ¿Quizás porque conceden deseos?

Según los datos que encuentro en USA hay 225 mil ángeles. Cómo los días loco del boom de internet. Me pregunto cuantos de ellos realmente se dan cuenta donde se han metido.

Sin embargo no están solos. Para todos aquellos que no saben cómo ser directamente ángeles, ahora tienen la posibilidad de sumarse a una plataforma de Crowd Funding que permite que cualquiera se pueda sumar a la masa de ángeles con inversiones mucho más reducidas de sólo $5.000.

No tengo en estos momentos ningún tipo de duda que la mayoría de estos ángeles individuales y crowd Funders están de momento perdiendo dinero en sus inversiones. No tengo ninguna duda.

¿Por qué?

Porque todas estas inversiones no tienen ningún tipo de liquidez. Ninguna, cero, Zip.

Todos estos ángeles, con inversiones en todas estas apps y startups, todos los inversores vía crowdfunding, todos en búsqueda de su unicornio, porque la única forma real de salvar sus inversiones ahora mismo es poder encontrar otro inversor que les compre su participación y los saque de esa empresa. La SEC se ha encargado de que no pueda haber un mercado bursátil para que los ángeles puedan obtener liquidez y con la nueva normativa sobre equity crowdfunding sobre la mesa, no parece que vaya a existir ningún motivo para que la SEC sea lo suficientemente inteligente para crear algún tipo de ventana de liquidez para que las viudas y los huérfanos puedan poner invertir su dinero en algún tipo de sueño para despertar el día que no puedan recuperar lo invertido si tienen que reparar su coche.

¿Por qué esta burbuja es peor que la del 2000?

Porque si hay algo peor que un mercado en el que se desploman las valoraciones es un mercado con sin valoraciones y sin liquidez. Si en Bolsa una acción vale lo que alguien está dispuesto a pagar por ella ¿cuánto vale la acción de una compañía que no se puede vender en ningún lugar?

Realizamos un apunte complementario al comentario de Mark. Este fue el dinero que necesitaron levantar de los inversores las que hoy son grandes compañías tecnológicas antes de salir a cotizar a Bolsa.

Microsoft $1 millón.

Apple: $3,6 millones.

Intel: $2,5 millones.

Cisco: $2,5 millones.

Amazon: $8 millones.

Google: $25 millones.

Twitter: $800 millones.

AirBnb: $795 millones.

Dropbox: $1,100 millones.

Facebook: $2.462 millones.

Uber: $5.900 millones.

Mirad las diferencias de capital captado entre las primeras hornadas y las últimas. ¿Es sensato inyectar $5.900 millones en un proyecto de negocio? Hace 15 años, para tener la posibilidad de convertir a una empresa en líder global de sus segmento necesitaba sólo una decena de millones de financiación. Hoy parece que para que una proyecto se pueda convertir en líder mundial se necesitan miles de millones. Teniendo en cuenta que la tasa de mortalidad es elevada, las pérdidas pueden ser masivas.

Mirad incluso casos de cierto éxito, cómo Groupon que logró salir a Bolsa y era la estrella de internet hace 4 años. Para llegar a ese punto de éxito  Groupon requirió que los inversores metieran $1.100 millones en la compañía, teniendo en cuenta a las valoraciones a las que entraron muchos y que hoy Groupon vale en Bolsa unos $5.000 millones, muchos de esos inversores estarían hoy perdiendo dinero y además la compañía lleva ya 4 años seguidos con su margen bruto clavado en el rango de los $1.300 y los $1.500 millones, es decir es una empresa con un modelo que parece estancado.

Leer: “Los Unicornios también mueren

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

3 comentarios

  1.    Responder

    Pues nada, otro batacazo, como la que les viene a los chinos.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR