GurusBlog

Meneíto en el mercado

crash bolsa

La semana pasada hubo meneíto en los mercados y, como si fuera Navidad, se repartieron regalitos para todos:

Para los amantes de los stops ceñidos, barridas.

Para los amantes de la diversificación, correlación.

Para los ETFeros, ETFs que no fueron capaces de replicar a sus subyacentes.

Para los apalancados a tope, cuentas reventadas.

Para todos, drawdown.

Como dice mi amigo Propugnator en su post, todos los que acostumbran a cacarear sus exitosos trades en las redes sociales callaron por un día y el silencio se hizo en Twitter.

Los amantes de la palanca desmedida, han podido comprobar en sus carnes los efectos de jugar a lo grande cuando el mercado no acompaña y, como las golondrinas de Becker, algunos, ya no volverán.

Si los golpes de suerte convierten las locuras en éxitos, y a los locos en gurús, días como estos son su némesis, y mandan a mucha gente de vuelta a la casilla de salida, purgan el mercado y separan las operativas sensatas de las que no lo son.

Y es que, si te dedicas a esto del trading, tienes que estar preparado para estas cosas, porque estas cosas pasan. Es mas, estas cosas te tienen que pasar, estas cosas hay que verlas.

Tienes que ver barridas de stop y rebotes posteriores en los que te quedas fuera, tienes que ver precios que bajan justo un céntimo por debajo de tu stop para luego despegar como cohetes, tienes que ver precios que abren directamente muy por debajo de tu stop y te machacan la cuenta mas de lo esperado, tienes que ver sistemas maravillosos que decides poner en marcha justo en el peor momento, tienes que ver como dejas de usar un sistema justo dos días antes de que empiece a funcionar bien, tienes que ver como tienes dos valores candidatos para invertir y compras el malo mientras ves como el que no has comprado sube sin parar. Tienes que verlo todo.

Entonces, cuando lo hayas visto todo, ya nada te sorprenderá, sabrás que todo eso es parte del juego, lo aceptarás como es y, simplemente, seguirás adelante. Entonces, si, entonces estarás listo.

Yo a mis hijos siempre les digo que para aprender a nadar hay que tragar agua y para aprender a montar en bici hay que caerse. No hay mas remedio. Es el precio a pagar. No se puede aprender a nadar en una cuenta demo, hay que mojarse.

Si quieres ser una golondrina de las que siempre vuelve, te tiene que pasar todo esto y mas, y tienes que aprender.

Hay quien por no tragar agua, nunca aprende a nadar, y hay quien trata de aprender a nadar directamente en aguas bravas y se ahoga.

Aristóteles decía que la experiencia no es lo que vivimos, sino lo que reflexionamos después de haber vivido, así que es importante, no solo el pasar por este tipo de situaciones, sino el reflexionar sobre lo que has pasado y sacar enseñanzas para la próxima vez.

Porque seguro que habrá una próxima vez.

Como te va a tocar pasar por el desierto varias veces, para la próxima, lleva agua.

Lo del lunes no fue mi primer desierto, así que estaba preparado y llevaba el depósito lleno de un par de cosas que aprendí en meneos anteriores tanto para operativa discrecional como para operativa con sistemas.

Si operas discrecionalmente.

Tienes que tener un filtro de mercado que te diga cuando el mercado es favorable para operarlo y cuando no. Hablamos de posibilidades, no de certezas. Esto es lo mas importante.

Hay que tener cuidado porque entre el trading discrecional y la ludopatía financiera hay solo una fina línea de separación y, a veces está borrada. Si eres de los que quieres vivir emociones y pegar tiros todo el rato, cómprate una XBOX.

Si operas discrecionalmente, no se puede operar siempre. Hay que seleccionar bien el cuando. Y el mercado lleva ya bastante tiempo diciéndote que el cuando, no es ahora.

Hace 15 días escribí un post en este mismo blog, en el que detallo mi metodología de análisis del mercado y en el que concluía que el mercado está rarito y que no había que abrir nuevas posiciones. Estabas avisado. Por cierto, todo sigue igual (o peor).

Búscate un filtro de mercado. Si no te gusta el mío, busca otro, pero ten algo para evitar estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Ojo, que digo que busques un filtro, algo que te diga ahora hay probabilidades o ahora las probabilidades son malas, y no un gurú pronosticador del porvenir que te diga “lo que va a pasar”, que eso no lo sabe nadie, ni siquiera los que creen que si que lo saben.

Si operas con un sistema automático

Si operas un sistema automático, felicidades, no tienes que hacer nada, nothing, nichts, cero pelotero. Llama a un amigo y vete de cañas.

Estate quietecito y deja que el sistema decida por ti lo que hay que hacer. Para eso lo tienes, ¿no?

Si te saltan los stops, pues para eso están, te aguantas. Ni los mires.

Disciplina soldado.

Si no la tienes, lo siento amigo, este no es tu juego. Buscate un coach que te la enseñe. Si quieres te la enseño yo gratis, 100 flexiones o 100 abdominales al levantarte cada día y luego una ducha con agua fría, durante 30 días seguidos. Cuando lo hayas conseguido, vuelve, antes no. Si pones algún “pero” o algún “es que”, búscate otro coach mas suave y que te cobre. Te lo mereces.

Se supone que si operas con un sistema, lo has probado antes, has hecho tus backtests, lo has testeado en diversas circunstancias, a lo largo de los años, en mercados alcistas y bajistas y has sacado sus métricas. Pués ya está. El sistema está probado y funciona. No seas listillo y déjalo funcionar.

Si estás operando un sistema sin haberlo testeado antes… mejor me callo.

Te presento a tu amigo el Drawdown.

¿Que viene un drawdown? Pues claro, ¿qué esperabas una curva de equity en forma de línea recta?

Si eso es lo que quieres cómprate un bono.

¿Que tu capital va a bajar? No lo dudes. Sube, baja, sube, baja, de eso va esto. ¿Que te creías?

Seguro que cuando probaste tu sistema y obtuviste sus estadísticas, una de ellas, llamada algo parecido a MaxDD, te daba un número mayor de cero. Y seguro que cuando viste la cifra que daba te pareció una buena estadística y te pareció facilmente soportable.

Pues ha llegado el momento de comprobarlo.

A esto es a lo que se refieren los grandes maestros con lo de “busca un sistema que se adapte a tu personalidad”.

Tienen razón, busca un sistema, no que sea bueno, no que sea el mas rentable, sino uno que seas capaz de operar, uno que seas capaz de soportar en los malos momentos… en la salud y en la enfermedad.

Deja funcionar a tu sistema.

Si no te fías de él, no lo operes, pero si lo operas, fíate de él.

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies