GurusBlog

Microsoft, después de Ballmer ahora le toca a Xbox

steve ballmer

Desaparecido Steve Ballmer, los reformistas ahora también quieren sentenciar la consola Xbox para que se marche de la empresa. El proceso de cambio de la compañía de Seattle, que en cuestión de días ha echado su consejero ejecutivo y ha comprado la insignia de la telefonía móvil, Nokia , por 7.200 millones de dólares, hace posible que surjan nuevas propuestas para reestructurar la multinacional del software.

Como se suele mencionar en estas situaciones, la escisión de Xbox de Microsoft desbloquearía el valor que tienen los beneficios y las ventas de la consola, situadas en 7.000 millones anuales, de las acciones de la empresa. Los especialistas consideran que Microsoft debe abandonar la fabricación de este hardware para concentrarse en el core business, compuesto principalmente por la creación de software y los servicios de gestión y mantenimiento. Es la misma recomendación que hicieron los analistas a Apple en plena crisis interna, hace más de diez años.

Según los datos, Xbox podría ser una empresa individual; por su potencial de crecimiento y porque se puede mantener sin la dependencia directa de otros componentes de la compañía. Teniendo en cuenta los multiplicadores de Nintendo, que participa en el mismo mercado de los videojuegos y cotiza en bolsa, Xbox valdría 17.000 millones de dólares. Además, a diferencia del grupo japonés, la consola norteamericana continúa obteniendo beneficios.

Los rumores sobre un posible spin- off de la compañía han surgieron una vez Ballmer anunció su retirada, después de 13 años en el cargo. Este era partidario de mantener el “ecosistema” del grupo y no quería realizar divisiones. Comentaristas como Alex Wilhelm, del blog tecnológico Techcrunch, están en el mismo bando del ejecutivo. Considera que sería un error aislar la compañía, que sólo tiene una participación del 6,1% en la capitalización del gigante informático. La posible división sólo beneficiaría a accionistas y a fondos de inversión a corto plazo. Por otra parte , rompería con la visión que tiene Microsoft de poder acaparar todos los rincones del comedor con sus sistemas, desde Windows hasta cualquier API , pasando por la ofimática.

A pesar de las discrepancias , ahora sólo depende del nuevo sustituto de Ballmer y la voluntad que quiera aportar a la multinacional. Si es rupturista es posible que en un futuro, no muy lejano, Microsoft se deshaga de piezas que no son esenciales, pero si que forman la marca de la casa.

Via The Money Glory

 

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR