cebrian prisa

Morgan Stanley se ha convertido en el segundo principal accionista de Prisa, al alcanzar una participación del 4,776% del capital, según consta en los registros de la CNMV.

La firma indica que controla la participación a través de tres filiales distintas y que la escalada accionarial es fruto del proceso de conversión obligatorio de las acciones sin voto Clase B de Prisa por ordinarias de Clase A.

Como consecuencia de este canje, este inversor se ha convertido en el segundo accionistas del grupo de comunicación, solo por detrás de Rucandio, la sociedad de la familia Polanco, que cuenta con un 16,13%.

Morgan Stanley supera ahora a accionistas como Monarch Master Funding (4,71%), BH Stores IV (3,81%), Inmobiliaria Carso (3,23%) y Nicolas Berggruen (3,118%), según los registros del supervisor del mercado.

La conversión obligatoria de acciones ha implicado la adquisición por parte de Morgan Stanley de 61,58 millones de títulos de Prisa, cuyo valor a precio de mercado asciende a 19,2 millones de euros.

Tras la toma de estas acciones, la firma controla un total de 67,44 millones de acciones, valoradas en 21 millones de euros. Los títulos de Prisa cerraron este lunes a un precio de 0,312 euros, tras registrar caídas del 2,8%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Cómo George Soros tumbó la libra esterlina y ganó mil millones de dólares

Si por algo es conocido George Soros es por en 1992 haber…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.