Gustavo Rivero. Gran parte de la motivación en las empresas emana de los líderes, pero no siempre se tiene la suerte de contar con ellos, a veces sólo hay meros jefes que cuidan mucho de su cargo y muy poco a sus equipos. La motivación es algo que deberíamos llevar dentro, pero no siempre aparece: necesitamos formarla y fomentarla.

Averigüe qué lo motiva, qué le apasiona y concéntrese en ese deseo. No es fácil, pero nunca deje de intentar descubrirlo si aún no lo tiene claro. La única forma de hacer algo es abrazarlo con toda su fuerza de voluntad. Prométase que si quiere algo, lo conseguirá, porque nada sucederá por sí solo.

Si las cosas se salen del carril, dígase lo que necesita escuchar para recuperar el control. Hay muchas cosas sobre las que no tenemos poder, pero siempre tenemos control sobre cómo reaccionamos. Active su positividad. Es fácil estar tan concentrado en el futuro que puede perder de vista lo que está frente a usted. Manténgase firme en el momento presente.

Haga algo mal. El perfeccionismo daña la motivación. Socave esos instintos aprendiendo a hacer algo para lo que no tiene talento. Aprenderá a tener compasión por los demás en situaciones similares y la próxima vez sabrá exactamente qué hacer.

Hable con pensadores. Manténgase cerca de amigos y familiares que desafíen su forma de pensar y lo mantengan seguro y positivo. Pero, sobre todo, sea un hacedor. Haga que las cosas sucedan. A veces no actuamos porque secretamente creemos que alguien vendrá a rescatarnos. Poca gente le va a ayudar, piense: “ya no espero nada de nadie, espero todo de mí”. Así evitará decepcionarse a menudo.

Libere su pensamiento e intente experimentar nuevas formas de hacer las cosas. Busque ideas innovadoras: no hay nada más motivador que la sensación de las posibilidades infinitas. Piense en maneras agradables de ejercitarse cada día. No piense que es un tiempo fuera del trabajo, muchas personas se iluminan haciendo otras cosas. Además, verse saludable mejora la autoestima, y ésta aumenta la motivación.

Aproveche sus debilidades, pueden convertirse en fortalezas. Honre sus hábitos. Deshacerse de un mal hábito es difícil. En cambio, respételos y transfórmelos en algo nuevo que le sirva de forma más eficaz.

Enfrente sus miedos. El miedo es el peor enemigo de la motivación. Todo lo que busca está al otro lado del miedo. Deje de preocuparse por lo que otros piensan. Aproveche su autoestima y libérese de las opiniones y expectativas de los demás. Actúe según sus instintos y asuma riesgos. Sea tenaz consigo mismo. Si tiene la costumbre de apartarse porque no tiene confianza, calle esa voz interior y rechace aceptar un no como respuesta.

Escriba su propio guion: muchas veces estamos tan ocupados viviendo el que otros han escrito para nosotros que no tenemos tiempo para lo que queremos. Trate cada problema como un regalo. Cuando deje de verlos como problemas, se convertirán en oportunidades para descubrir una nueva solución. Siempre puede elegir cómo responder a los acontecimientos.

Cuando tenga un rendimiento inferior al máximo, recuerde sus pensamientos más positivos e inspiradores, rebobínelos en su mente para no olvidarlos. Tómese tiempo para pensar. Todo lo que hace comienza con un pensamiento, y cuando deja de pensar, deja de actuar. Haga lo que sea necesario para dedicar algo de tiempo al pensamiento y ver cómo su creatividad e imaginación resurgen.

A veces, la mejor manera de salirse de su propio camino es centrándose en inspirar a los demás. Si no puede tener un día perfecto, todavía puede ayudar a otra persona a tenerlo.

Siéntase cómodo con la incertidumbre. Es fácil perder la motivación cuando se tiene miedo y la incertidumbre es una fuente importante de miedo. Kant decía: “Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar”.

Finalmente, haga que las cosas sean fáciles, sea sencillo. Es difícil mantenerse motivado cuando está lleno de desafíos, complicaciones y confusión. Cuando simplifique al máximo, podrá estar más enfocado y ser más efectivo. Y aprenda a decir no sin vergüenza, no se cargue de cosas por agradar: Warren Buffett ha confesado que una de las claves de su éxito se debe a que ha dicho no a la mayoría de los negocios que le han propuesto en su vida.

GustavoRivero.com

  1. Creo que hay un esfuerzo enorme de la persona que ha escrito este texto de no caer en clichés y en frases de autoayuda sobreexplotadas. Me guardo la frase: “el perfeccionismo daña la motivación”. Un texto motivador y muy recomendable.

  2. Una de las claves es sin duda vencer tus miedos, es el obstáculo más grande que hay para dejar de estar aparcados en la comodidad y pasar a luchar por oportunidades que de estar quietos no estarían a nuestro alcance.

  3. Me parecen excelentes los consejos que das en este articulo, muy ciertamente uno vive adaptándose al guion de otras personas y eso lejos de traer logros y de motivarlo a uno, mas bien, deja frustración y ansiedad. Muy buena la redacción tambien, fue muy comodo leer el articulo.

    Keep up the good work como dicen en U.S.A. Sigue adelante.

  4. Los consejos que das en este articulo son muy valiosos ya que para poder montar cualquier negocio a que ser motivadores y positivistas y asi para poder lograr lo que queremos.

  5. Si señor, excelente consejos los que acabo de leer, sin duda a este artículo le doy un 10 en todos los aspectos, ojala pudiese leer algo así todos los días, siempre he pensado que lo principal de todo es vencer tus miedos y todo aquello que te echa hacia atrás, una vez hagamos eso todo lo demás será “pan comido”.

  6. No creo que los extranjeros tengan mejor vida que los locales, el detalle es que nosotros nos comparamos con grandes naciones como Alemania y Holanda. Pero ellos que vienen de países peores se consuelan con lo que les dan aquí.

  7. Para tener una mejor motivacion empresarial hay que trabajar mucho la actitid del equipo de trabajo en especias motivarlo con veneficios economicos por que no ahi mayor fuerza de motivacion que tener un porque las empresas tiene que tener como base una filosofia de gana gana, Gana la empresa y ganan los empleados

  8. Yo me he encontrado en empresas que he trabajado que el jefe era un mero jefe, que prácticamente ni sabía lo que yo hacía en mi cargo, era desmotivador y al final llegué a un punto que no tenía ganas de seguir y en cuanto me ofrecieron otra cosa, me fui sin dudarlo, en cambio ahora estoy con alguien que hace lo mismo que yo como jefe, es más, sabe más que yo y eso me motiva a seguir, compartimos datos, dudas, etc. Yo creo que es importante para ser un líder, involucrarte en lo que hacen tus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Los libros recomendados por los economistas más importantes del mundo en 2017

La prestigiosa Bloomberg ha pedido a finales de este 2017 a personalidades…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Asalto a la Reserva Federal de Nueva York. Se llevan 100 millones de dólares

Supongo que la mayoría de vosotros habrá visto la Jungla de Cristal…

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…