Publicaba resultados Netflix del tercer trimestre del año y aunque la compañía sigue en la senda del crecimiento añadiendo más de 30 millones de personas a su base de suscriptores  seguimos esperando trimestre a trimestre en algún signo que nos haga entrever que la era en la que la compañía deje de consumir caja a puñados está empezando a llegar a su fin y sin embargo, a pesar del crecimiento en el número de suscriptores y del aumento del precio medio de la suscripción que en los últimos 12 meses se ha incrementado de $9,21 a $9,51, la compañía sigue aumentando la velocidad a la que quema caja.

Si en el tercer trimestre de 2015, Netflix quemó -$248 millones de caja, -$506 millones en el tercer trimestre de 2016, y -$463 millones en el tercer trimestre de 2017, ahora en el tercer trimestre de 2018 la cifra se ha disparado a hasta los -$859 millones.

Para el 2018 la compañía ya ha avanzado que quemará entre -$3 mil y -$4 mil millones (más cerca de los 3 mil que de los 4 mil millones). Teniendo en cuenta que en los 3 primeros trimestres del año han quemado -$1.700 millones de caja, esto quiere decir que en el cuarto trimestre tienen previsto superar holgadamente los -$1.000 millones de consumo de caja. Para el año que viene la propia compañía tiene previsto volver a quemar unos -$3.000 millones más.

Es decir no aumenta el consumo de caja pero tampoco tienen previsto disminuirlo y esto en una empresa que ya acumula $8.000 millones de deuda y cerca de $18.000 millones en obligaciones fuera del balance, puede empezar a ser un problema.

¿Que tendría que pasar para que Netflix dejara de quemar caja? Pues básicamente, teniendo en cuenta que estamos en un negocio de costes fijos y suponiendo que no tengan que incrementar los niveles de inversión en generación de contenido, Netflix debería o bien aumentar los precios de suscripción en un 18% o bien sumar unos 30 millones de suscriptores más (o un mix de ambas opciones).

Con los fríos números de la hoja de excel, un mix de subida de precios y aumento de suscriptores para situar a la compañía en cash flow positivo no parece misión imposible o algo descabella, pero sin embargo la realidad nos muestra que a pesar de que en trimestres anteriores estás cifras también parecían alcanzables en un futuro próximo, trimestre tras trimestre la compañía el consumo de caja no deja de aumentar.

  1. Los precios actuales de Netflix son muy buenos para lo que ofrecen, por eso tanta gente se suscribe a esta aplicación. No veo descabellado aumentar los precios un 18%, pero si aumentará ese porcentaje puede implicar la pérdida de usuarios tal vez se puede plantar un aumento del 7-11% y hacer un mix con aumentar usuarios como habéis mencionado.

  2. En Netflix el contenido es cada vez mas pobre, y si querés ver una peli, solo tenes los clásicos… me parece que es tiempo de que se vayan renovando. Creo mas sencillo el camino de subir los precios, que el de subir los suscriptores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Resultados de DIA. Algo más que un mal año

Con una deuda neta superior a los €1.400 millones, no hay que ser un genio de las matemáticas para intuir que DIA va a tener dificultades para poder hacer frente a sus vencimiento de deuda

Ya vuelve el Séptimo de Caballería a la Bolsa

A partir de la semana que viene pueden volver a recomprar sus acciones empresas que tienen aprobados programas de recompras de acciones por importe de unos $140 billones (billones norteamericanos) al trimestre.

¿Deal desde el infierno? IBM desembolsa 34 mil millones para adquirir Red Hat

La compra de Red Hat por parte de IBM se convierte en la mayor transacción del sector de software de la historia y se realiza a un múltiplo de 31x el EBITDA de Red Hat esperado para 2020.

Así va la publicación de resultados de las empresas del S&P500

Camino de que las empresas del S&P500 logren el mayor incremento de resultados desde el tercer trimestre de 2010