Bueno parece que los avances que se producen con la aparición de nuevos gadgets o tecnologías también dejan al descubierto la aparición de nuevas necesidades entre sus usuarios. En este caso leo en Business Opportunities Weblog, el caso de Catherine Keane de 24 años que acaba de convertirse en emprendedora al iniciar su nuevo negocio llamado HungryPod. ¿Y de que va el tema? Pues algo tan sencillito como dedicarse a traspasar las viejas colecciones de CDI de sus clientes a sus iPods o bien llenar los iPods de estos con la música comprada en iTunes. Y es que no nos engañemos, el iPod es un gran invento, pero el pasar una discografía entera es un auténtico coñazo y requiere de tiempo y paciencia, así­ que seguro que existe un buen mercado de potenciales clientes, que están encantados de pagar para que les dejen el iPod listo sólo para ponerse a escuchar.

No parece mala idea, en este caso el negocio cubre una necesidad clara, y no requiere de una gran inversión inicial para su puesta en marcha, y es totalmente escalable a medida que va aumentando la actividad.

Al final,  desarrollar una idea de negocio completamente nueva no parece tan complicado. Es cuestión de ponerle la sensibilidad y prestarle la atención necesaria a esas pequeñas cosas del dí­a a dí­a que nos incomodan y por la que podrí­amos estar dispuestos a pagar una cantidad razonable con tal de no tenerlas que hacer. Sin embargo siempre que intento ponerme a pensar de forma conciente en detectar una oportunidad de negocio no consigo pasar del papel en blanco.
[tags] iPod, HungryPod [/tags]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

No hay segunda oportunidad para la primera impresión

Gustavo Rivero. El título del presente artículo es una célebre frase de…