GurusBlog

Pensiones en España. La gran mentira

pensiones

Damos con un interesante artículo escrito por Col.lectiu Wilson (un grupo de economistas Phd de Harvard y MIT) que aunque escrito en clave del ámbito de Cataluña, creo que realiza unas serie de reflexiones y aporta una serie de datos que arrojan luz sobre la sostenibilidad actual del sistema de pensiones en el ámbito Español, una problema que nuestros amados líderes políticos prefieren afrontar siguiendo la táctica de la avestruz.

Voy citando algunos fragmentos de su texto:

En términos generales, podemos decir que hay dos tipos de sistemas de pensiones en el mundo: de capitalización y de reparto. En un sistema de capitalización, el dinero que cotizan los trabajadores se deposita en un fondo de capital (de ahí el nombre) que a su vez se invierte en activos financieros que generan intereses. Este fondo se recupera el día que el trabajador se jubila y entonces se utiliza para pagar su pensión.

Cómo todos sabéis el sistema de pensiones en España está basado en un sistema de reparto, otros como Chile utilizan un sistema de capitalización.

En que consiste el sistema de reparto:

En este sistema las cotizaciones de los trabajadores de hoy se reparten (de ahí el nombre) entre los jubilados (y otros pensionistas, como viudas, huérfanos o incapacitados) de hoy. Es decir, la generación que trabaja es la que finanza la generación de pensionistas: el dinero que los jubilados de hoy cotizaron cuando eran jóvenes ya se utilizaron en su día para pagar las pensiones de los jubilados en aquel momento.

Cómo genera ingresos para las pensiones un sistema de reparto:

En un sistema de reparto, la pensión que cobra cada jubilado es el resultado de repartir todo el dinero que cotizan los trabajadores entre todos los jubilados. El total de dinero recaudado en concepto de cotizaciones de un país depende de:

a) el número de trabajadores que cotizan
b) el salario de estos trabajadores
c) el porcentaje de su salario que se dedica a la Seguridad Social (el “tipo de cotización”)

El total de cotizaciones recaudadas se reparten entre la población pensionista. Por tanto, la pensión que recibirá, en promedio, cada pensionista será más alta:

a) cuanto mayor sea la relación entre número de trabajadores ocupados y número de pensionistas
b) cuanto más alto sea el salario medio
c) cuanto más alta sea el tipo de cotización

Dato: Actualmente en España hay 2,48 empleados por pensionista.

¿Y cómo ha ido hasta hoy el saldo de la Seguridad Social?

Bueno es darle un vistazo a la evolución de los últimos años

saldo de la seguridad social en España

La evolución no es precisamente alentadora. En la última columna tenéis el saldo en España. Cómo podéis observar en los años de gran bonanza económica del 2003 a 2007 hemos tenido un moderado excedente o saldo positivo. En los años de crecimiento “normal” de 1998 a 2002, hemos alternado déficit con excedentes y en los años de recesión, bueno en los años de recesión el agujero que se genera es más que considerable.

Los motivos son fáciles de entender. Durante una crisis, bajan los ingresos de las cotizaciones (aumenta el paro) y aumentan los gastos (prestaciones), si a los elevados déficits que se generan en tiempos de crisis en que la relación trabajadores/pensionistas está relativamente equilibrada, no hace falta ser un lince para intuir que en España, con una pirámide poblacional invertida, sostener las pensiones va a requerir casi un milagro.

 piramide-poblacion-espana

 

El Fondo de la Reserva de la Seguridad Social (el mini fondo)

Por otro lado tenemos el mito del fondo de la reserva de la Seguridad Social, del que nuestros políticos han presumido durante muchos años.

Anticipando las tensiones que la jubilación de los niños del “baby boom” creará sobre las pensiones, la Seguridad Social española decidió ahorrar una parte de las cotizaciones y crear un pequeño fondo llamado “fondo de reserva”.La idea era que, como se preveía que cuando se jubilara la generación del baby boom, las cotizaciones de los jóvenes no serían suficientes para pagar las pensiones, se procedería a ahorra algo de dinero cada año que se pondrían en el “fondo de reserva”. Esta reserva se utilizaría sólo cuando se jubilara la generación del baby boom.

En el caso de España, este fondo de reserva  tiene tres problemas muy graves.

El primero es su tamaño: es muy pequeño. A finales de 2011 este fondo sólo tenía 66.000 millones de euros, una cantidad ridícula ya que supone unos 1.500 euros por ciudadano español.

El segundo problema del fondo de reserva es que está desapareciendo rápidamente como consecuencia de los déficits de la Seguridad Social causados por la crisis.

El tercer problema del fondo de reserva es que, en lugar de invertir el dinero en un lugar seguro, el 90% del dinero del fondo se han destinado a comprar deuda del Estado español, ya que a éste le resultaba difícil colocar esta deuda entre los inversores privados. Es decir, si el gobierno decidiera ir a buscar el dinero del fondo de reserva para pagar pensiones, encontraría que en lugar de dinero hay pagarés del propio gobierno. Tenemos, pues, un pez financiero que se muerde la cola y que hace que, el monto de dinero “de verdad” en el fondo de reserva sea tan pequeño que se ha convertido en algo prácticamente irrelevante a la hora de garantizar pensiones futuras.

Ahora que cada uno vaya sacando sus propias conclusiones.

Cuadro Saldos Seguridad Social y fragmentos citados Vía Col.lectiu Wilson

Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

25 comentarios

  1.    Responder

    Yo dejo mi opinión sobre el tema, después de haber leído unos cuantos artículos sobre el mismo:

    En el fondo, no creo que exista ningún sistema de pensiones que no sea de reparto.

    Los supuestos inconvenientes de los sistemas de reparto (promesas de pago futuras) son los mismos que tienen los sistemas de capitalización. No hay ningún activo en el que invertir que te garantice ni siquiera el capital. Eliminar la promesa de pago desde el principio no significa haber solucionado ningún problema. Los sistemas de capitalización no dejan de ser también promesas de pago futuras.

    Una vez dicho ésto, diversificar lo máximo posible es muy importante (activos financieros, deuda pública, cotizaciones a la seguridad social, inmuebles y todo lo que se nos ocurra).

    Lo bueno de todo es que tal cual está el sistema ahora mismo, tampoco hay que elegir. Quiero decir, podemos aportar nuestras cotizaciones a la SS y además aportar personalmente para nuestras jubilación.

  2.    Responder

    Era necesario sacar a colación alcolectiu Wilson para habler de pensiones? No hay nadie más adecuado para hablar del tema? No diendo falso lo que se dice es extraño que se saque de un colectivo de fanáticos separatistas

  3.    Responder

    El problema esta en la diferencia pensional entre unos ciudadanos y otros, mientras a un diputado solo con ocho años le queda la mas alta, a un pobre diablo que se ha partido el lomo durante toda su vida le queda una miseria.

    Creo que eso no es logico, en primer lugar porque el diputado tiene la posibilidad de hacerse un plan de pensiones, con lo que le quedan dos pensiopnes en su vejez mientras el pobre diablo apenas gana para medio vivir decentemente.

    Las pensiones se tendrian que unificar en su cuantia y en los requisitos para acceder a ellas

  4.    Responder

    El problema con las pensiones que utilizan el sistema de capitalización es que son empresas privadas (usualmente bancos) y un buen día hacen una mala inversión y quiebran, ese día adiós mi plata. Cuando eso se hizo en la Argentina de forma forzosa, los bancos hicieron lo indecible para que los empleadores “obligaran” a sus empleados a adherirse al sistema. Otra de lo que suele suceder es que el dinero que pasará a manos privadas será prestado mediante bonos al estado, o sea se pagará un interés por algo que antes estaba en manos del estado. ¿Se entiende?

  5.    Responder

    Si no estic equivocat, les xifres que poseu del colectiu Wilson son les oficials de l’INSS, i inclouen la suma de despesa en pensions i prestacions d’atur, i fins on jo se, tot i que no tinc els numeros exactes, la major part del deficit dels darrers anys correspon a l’augment de despesa en prestacions d’atur.
    Per altra banda, amb una lectura desapasionada de les dades, farien be els ciutadans españols de moderar el seu orgull patri, i reconeixer, que sense l’esforç dels ciutadans de Catalunya, les pensions españoles haurien de ser molt mes baixes.

  6.    Responder

    Totalmente de acuerdo con Mendigo. El problema se soluciona cambiando el sistema de financiación. Por otro lado, las predicciones sobre población en relación con el sistema de la seguridad social comete un error importante: el nivel de vida determina en gran parte los índices de mortalidad de la población. Es decir, si los niveles de vida, condicionados a su vez por el número de trabajadores que financian con sus impuestos las pensiones, bajan, también baja el número de pensionistas (por ejemplo, la calidad de los servicios sociales y la sanidad). Por otro lado, los fondos de pensiones son muy sensibles a la volatilidad del sistema financiero y ejercen un efecto en el nivel de vida (la mayor parte de las inversiones de los fondos de pensiones se realizan sobre la economía financiera sin repercusión en la economía productiva). El sistema de reparto hay que mantenerlo pero cambiando el modelo. El sistema de capitalización mediante fondos de pensiones no es un modelo inteligente (amén de injusto) porque produce desigualdad de forma directa e indirecta (la especulación). Los planes de pensiones privados no tienen por qué formar parte del entramado financiero ni, por tanto, ofrecer unos rendimientos tan altos y deben fomentarse los planes de previsión empresarial (capitales asegurados y no dependientes de los vaivenes del mercado) o que todos los planes de pensiones privados se asemejen a estos últimos.

  7.    Responder

    Hay que comentar que la Seguridad Social es una excepción en las cuentas del Estado, ya que no se financia con cargo a los PGE sino sólo con las cotizaciones de los trabajadores.

    Dicho de otra forma: los trabajadores pagan las pensiones de los trabajadores.

    La cuestión es que, desde hace años, las rentas del trabajo han ido perdiendo cuota en el reparto de la riqueza nacional producida (el PIB), en beneficio de las rentas del capital.

    La solución al problema es integrar la SS en los PGE, como la sanidad, el ejército, las infraestructuras…y que las pensiones sean pagadas con el resto de impuestos. De esta forma, podemos abolir las cotizaciones a la SS, que son un verdadero impuesto al trabajo, haciendo compartir a las rentas del capital el sostenimiento del sistema.

    En cualquier caso, con el sistema actual o con el que propongo, la prioridad es la misma: poner a la gente a trabajar. Con un 25% de paro no hay solución posible.

  8.    Responder

    Hay algo más. Los sistemas de reparto son sistemas coactivos, donde se obliga a las siguientes generaciones a pagar por promesas de futuro. Promesas que vemos cómo se incumplen en cada reforma de las pensiones, donde cambian las “condiciones”, menos salario, más años de cotización, jubilación más tarde.

    Y hay que tener en cuenta que la cuantía de la cotización social es ¡más de un tercio del salario total del trabajador!!!, y es una cotización soportada por los trabajadores, que después los políticos reparten entre todo lo que se les ocurre.

    Obviamente es una bomba de tiempo que hay que para ya, pero nadie lo hará, simplemente las futuras pensiones serán poco más que de miseria permitiendo a la casta hacer más demagogia.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR