Gustavo Rivero. A lo largo de tu vida profesional, te encontrarás con compañeros que te ayudarán a aprender y a crecer, pero también darás con otros que trabajarán activamente a tus espaldas para que fracases: es importante responder a sus acciones de manera que obtengas lo mejor de ti y de los demás en lugar de reaccionar a su negatividad. Hay estrategias para superar sus armas tóxicas:

Te hacen dudar de ti mismo: no permitas que las dudas de otra persona sobre ti se conviertan en las tuyas. Si te encuentras dudando de ti mismo por algo que alguien dijo o hizo, recuerda cuán lejos has llegado y qué tan fuerte has crecido. Todo lo que creas acerca de ti es lo que manifestarás en tus acciones. Cree firmemente en ti mismo y los demás no tendrán más remedio que creer en ti también.

Siguen recordándote tus fallos: si otros encuentran defectos en ti, puedes considerar su crítica objetivamente y luego seguir adelante. Si es válida, deja que te motive a aprender más, saber más y ser más. Y si no, ignórala. Pero nunca permitas que se convierta en una razón para quedarte atascado o dejar de jugar a lo grande.

Critican constantemente tus ideas: algunas personas casi no pueden evitar responder a cualquier idea nueva con negatividad. Pero incluso las ideas inviables a menudo tienen elementos que vale la pena preservar o que conducen a algo que sí funciona. Encuentra a otros que puedan ayudarte a explorar nuevas ideas con un espíritu de innovación.

Minimizan tus puntos fuertes: la mejor manera de combatir a alguien que trata de socavar tus áreas fuertes es simplemente conocerte a ti mismo. Cuando tienes una idea clara de tus propias fortalezas y debilidades, estás bien situado para ignorar las opiniones desinformadas de los demás.

Restan valor a tus contribuciones: suelen hacerlo porque están intentando ponerse las medallas. Predica con el ejemplo: otorga crédito a los demás por delante de a ti mismo sabiendo que arrojar luz sobre los esfuerzos de los demás no te quita nada. Mientras tanto, continúa haciendo un gran trabajo.

Intentan hacerte sentir poco importante: cuando alguien te rechaza, duele. Permite que el dolor te haga más fuerte, el miedo te hace más valiente, y la angustia, más sabio. Luego, sal ahí fuera a invertir las opiniones. Recuerda: ni por encima ni por debajo de nadie. Sé humilde, pero que nadie te avasalle. Entre santos, anda como un santo; pero entre lobos, anda como un lobo. Como decía José Mourinho: “Yo no soy mejor que nadie, pero nadie es mejor que yo”.

Quieren que pienses que no tienes opciones: las personas negativas disfrutan aislando a otros en una esquina imaginaria, tal vez para compensar sus propios sentimientos de frustración. Pero la verdad es que la vida está llena de alternativas y elecciones. Elige vivir tu mejor vida todos los días sin importar las opciones que puedas tener. Incluso si no tienes opción de hacer algo, siempre tienes opción sobre cómo lo haces y qué aprendes de ello.

Las personas más conflictivas son las que más sufren. En vez de victimizarnos y culparlas por su comportamiento, debemos desarrollar la empatía y la compasión. No te tomes en serio la negatividad de los demás. Recuerda que tiene más que ver con la propia situación de ellos que con la tuya. Mantente firme y no dudes de lo que vales.

GustavoRivero.com
linkedin.com/in/griverog
twitter.com/griverog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Estos son los 16 países que más pagan a sus Médicos

Probablemente la medicina sea una de las profesiones con mayores barreras de…

El ego es tu gran enemigo

Gustavo Rivero. Uno de mis errores en mi última etapa como CEO de un…

¿Para qué sirve el Black Friday?

Comparando la media del precio mínimo entre el 23 de octubre y la semana del Black Friday, la subida media es del +1,6%.

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.