tiendas

tiendas

El comercio minorista lleva viviendo una pesadilla muy dura y muy difícil de superar desde hace ya bastante tiempo.

Hemos conocido el último dato de las ventas en el comercio minorista a precios constantes (es decir, eliminando el efecto de la inflación) correspondiente al mes de octubre y observamos de nuevo un descenso del 8,4% respecto al mismo mes del año anterior (caída interanual). Con esta caída ya son 28 meses consecutivos registrando las ventas minoristas descensos (comparando un mes con el mismo del año anterior).

Las ventas del sector, que desde marzo de 2008 sólo han sumado alzas en dos meses, suavizan algo el desplome del mes de septiembre cuando cayeron un 12,7% tras la entrada en vigor de la subida del IVA.

Por su parte, el empleo en el comercio cayó en octubre el 1,2 % y sumó 51 meses seguidos de descensos, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

No sé quién puede soportar estas cifras pero lo cierto es que ahí están. Descensos muy duros en las ventas durante más de dos años sin parar y caídas también en el empleo continuadas durante más de cuatro años, pone contra las cuerdas a todo el que se dedique al comercio minorista. Y aquí tenemos a unos protagonistas que son los más débiles y los que menos ayudas tienen. Las pymes. Además, es que lejos de no tener ayudas, se les está ahogando y poniendo todavía más problemas con la subida de los impuestos y con la ausencia a darles financiación por parte de las entidades bancarias. No quiero decir que los bancos tengan que dar financiación a todas las pymes porque sí. Lo que creo es que hay casos y casos y que es dramático ver cómo buenas empresas tienen que cerrar por un problema de liquidez.

Fijándonos ahora en los modos de distribución, el mayor descenso de las ventas lo registraron las grandes superficies (-12,6%), seguidas de las pequeñas cadenas (-10,6%), las empresas unilocalizadas (-9%) y por último las grandes cadenas, que redujeron su facturación un 2,6%. Pero como digo, las “grandes” tienen mucho más recursos para afrontar la caída de las ventas. Los pequeños con dos o tres trimestres malos, puede ser el fin para ellos. Por lo tanto el margen de maniobra para las pymes es tan pequeño que las que están sobreviviendo a esta crisis creo que las podemos llamar las “superpymes” con poderes sobrenaturales para poder seguir vivas.

Sinceramente un drama que las administraciones deben abordar de cara si no queremos perder la base de nuestra economía, como es la formada por las pymes.

  1. Gracias, me sube el ánimo que a los que osbrevivimos nos llamen superpymes, timpos duros para una pequeña cadena como la mia aunque con esfuerzo, formación y eficiencia podemos seguir, y nuevas tecnologias tambien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

Empieza la masacre de los Autónomos

Hay cerca de 2 millones de personas físicas que son autónomos en…

Lujo duro. A las puertas de la subasta de la década

Christie´s promete hacer historia con el diamante Pink Legacy: una gema de 18,96 quilates con un valor estimado entre treinta y cincuenta millones de dólares.

Comparando las finanzas del FC Barcelona y Real Madrid. Culés tenemos un grave problema

Sorprende la rapidez con la que los dirigentes del F.C. Barcelona han logrado meter las cuentas del club en un rápido deterioro y en una situación más que complicada.