pescanova

pescanova

Se van filtrando algunos datos interesantes de los informes de Deloitte y KPMG, aunque así sueltos y publicados por la prensa sin tener el informe completo en nuestras manos es imposible afinar sobre la magnitud del descalabro, aunque a alguna que otra conclusión se puede llegar. La primera que los accionistas no van a recuperar su dinero. La segunda que los acreedores van a tener importantes dificultades en recuperar algo y la tercera que la viabilidad de Pescanova es más que complicada y con suerte de todo esto va a quedar una mini Pescanova. Y cuarto y último, el fraude es simplemente descomunal.

Según Deloitte, Pescanova pasó de contabilizar un beneficio de 16,1 millones en 2011 a pérdidas de 26,1 millones un año después, que se han incrementado hasta los 29,1 millones al cierre de abril de 2013, según la cuenta de resultados de la empresa gallega que recoge Deloitte en su informe concursal. Sin embargo, la consultora advierte no obstante de que los importes proporcionados por la empresa “no son representativos, dado el gran número de partidas y epígrafes incorrectos”.

El importe neto de la cifra de negocio ha pasado de 629,2 millones en 2011 a elevarse hasta los 706,4 millones a cierre de 2012, para pasar a disminuir en un 90,5% en menos de un año, hasta los 66,6 millones en abril de 2013. Es decir que la facturación a año completo quedaría en unos 200 millones de euros.

Asimismo, el resultado de explotación pasó en estos años de arrojar un beneficio de 41,5 millones en 2011 a crecer hasta los 55,7 millones en 2012, para arrojar pérdidas de 1,1 millones en abril de 2013.

Según se indica en el informe ‘forensic’ de KPMG, la práctica llevada a cabo por la sociedad consistía en realizar operaciones de compraventa asociadas a “movimientos virtuales de almacén” para que tanto la concursada como el resto de sociedades instrumentales descontaran los pagarés y así obtuvieran financiación hasta el vencimiento de los mismos.

En los ejercicios 2011 y 2012, un 77% y un 80%, respectivamente, de las ventas registradas por Pescanova se corresponden con ventas realizadas a sociedades instrumentales “sin contenido económico”.

En el ejercicio 2013, la sociedad procedió a contabilizar ventas, compras y devoluciones de ventas con estas sociedades instrumentales con el objeto de revertir el impacto en cuentas a cobrar de estas operadciones en ejercicios anteriores, que arrojaban un efecto total de gasto con estas sociedades por importe aproximado de 350 millones de euros.

Pescanova  usaba sociedades sin vinculación aparente ni estructura suficiente para llevar a cabo una actividad comercial relevante, pero en muchos casos dependían plenamente de Pescanova. Según esta operativa, la sociedad pesquera les emitía facturas que posteriormente eran presentadas al descuento en entidades financieras previa contrapartida de dejar en cuenta depósitos en efectivo.

Nos aclaran en Expansión:

Toda esta operativa se realizaba con una serie de transacciones en las que “no existía traspaso de mercancía real”, por lo que además de generar financiación bancaria, también se crearon en los últimos ejercicios resultados no reales en los registros contables de la sociedad, según recoge Deloitte del informe de KPMG.

En su informe Deloitte subraya la existencia de un número de empresas que, si bien las sociedades del Grupo Pescanova no tienen participación sobre las mismas, sí existe un control por su parte en la toma de decisiones. Son los casos de Segrupsa Ltda., Acuarios Tropicales (Acuatrop), Agrigov, Barnapoin, Delfobic, Globalgreen, Kianby, Koladlil, Nirvain, Quirken, Rixpower, Semilleros de Salado (Semidelsa), Voire, Warsou, Yubitle, Pacifclogistic, Tamarix y Fundación Pescanova (Fundanova).

Deloitte alude al informe de KPMG que cifra en 151 las filiales que conforman el Grupo Pescanova y subraya la existencia de cinco sociedades filiales que no fueron consolidadas hasta la presentación de los estados financieros consolidados de 2012 (Efripel, American Shipping, Antartic Sea Fisheries, Medosan y Porvenir)

  1. ¿Si los honorarios de BDO auditores pululan alrededor de 1 millón de euros anuales, que trabajo de auditoria realizaban para justificarlos? Puede una empresa estar auditada y que el auditor no detecte un gap patrimonial de 1.600 millones de euros? Que garantía hay que cualquier empresa cotizada, auditada con informe limpio, no tenga también un un gap de esa cuantía? Si BDO no es imputada y declarada culpable, es decir, si su trabajo ha sido correcto, entonces sobran las auditorias, porque como digo antes, cualquier empresa puede tener un gap como el de Pescanova y el auditor no detectar nada, pues que no se auditen y las empresas se ahorran un gasto inútil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te gustará

¿Quién controla el mercado del Lujo?

Tras comentar la concentración que existe en el sector de las semillas…

Aprobado el canon AEDE. La ley más infame de la historia de internet

Hoy, 22 de julio la Comisión de Cultura del Congreso aprobó con…

Para explicarle a tu hijo con una imagen lo que es la devaluación de una moneda

A la izquierda anuncio que aparecía en la prensa en Argentina en…

La banca acuerda aplazar el Armageddon de los derivados

Un cártel de 18 grandes bancos han acordado esta semana hacer la…