Ofrecido por

GurusBlog

Pincha la burbuja bursátil de la impresión 3D

impresion-3d-compressor

Lo llegaron a llamar la tercera revolución industrial y cómo suele ocurrir con cualquier fenómeno en el mundo de los negocios que huela a revolucionario los inversores acudieron en masa a comprar acciones de cualquier compañía que tuviera algo que ver sin importar el precio. Nos referimos al sector de la impresión en 3D, auténtica niña bonita de los inversores entre 2012 y 2013.

Todo ha ido bien hasta que los inversores se han empezado a dar cuenta que las estimaciones y proyecciones de ingresos sobre las que se sustentaban las valoraciones de estas compañías no han acabado de llegar. A partir de ese momento la gravedad ha empezado a poner las cosas en su sitio y eso que ya en junio de 2013, a preguntas de los periodistas, Terry Gou, fundador de Foxconn, si el que fabrica los iPhones en China, ya advirtió que para él eso de la impresión 3D le parecía un cuento chino sin ningún valor comercial real por el momento, señalando que Foxcoon había estado utilizando la tecnología de impresión en 3D desde hace 30 años pero que no es viable para producir en masa ya que la tecnología no permite ensamblar componentes electrónicos.

Obviamente los inversores ignoraron las palabras de Gou, y el precio de las acciones de las compañías dedicadas a impresión 3D siguieron subiendo hasta que a finales de 2013 las cosas se empezaron a tambalear y desde finales de 2014 ha empezado a caer en barrena. Os dejamos algunos ejemplos

 

stratasys

Stratasys (SSYS), es el mayor fabricante de impresión en 3D, esta semana publica resultados indicando que espera generar en todo el año ingresos por entre $800 y $860 millones, los analistas eran más optimistas y esperaban unos ingresos de $943 millones. La compañía también estima que perderá $245 millones, el doble que el año anterior. Desde máximos de 2014 la cotización ha pasado de $136 a $37 por acción.

3d

Tampoco le han ido mucho mejor las cosas a 3D Systems (DDD), segunda empresa por tamaño del sector. En enero de 2015 la compañía valía $10.000 millones, cotizando a 72x los beneficios esperados de 2015. En 2014 ingresos crecían un 27% hasta los $654 millones pero su beneficio caía un 73% hasta los $11,6 millones. Las cosas ha ido a peor en su última presentación de resultados del 24 de abril. La compañía maldecía la abrupta interrupción de pedidos por parte de clientes a finales del trimestre y ahora estima acabar el 2015 con pérdidas. La acción se deja un 74% desde máximos.

La misma tónica se repite con el resto de compañías del sector:

Materialise (MTLS) ha visto como sus ingresos en 2014 crecían un 18% hasta los €81 millones mientras que su beneficio ha caído un 45%. La cotización ha caído un 50% desde que salió a Bolsa hace menos de un año.

ExOne (XONE) con $44 millones de ingresos en 2014 +10%, tiene pérdidas de $22 millones. Desde máximos su cotización se deja un 80%.

No le han ido mal las cosas a nivel de negocio a la Sueca Arcam (ARCM) que ha visto crecer sus ingresos un 70% hasta los $40 millones en 2014 y es rentable. Sin embargo el precio de sus acciones cae un 88% desde máximos.

Una opción ganadora sin duda parecía ser Graphene 3D Lab, no tiene ingresos y está en pérdidas pero su nombre es especialmente sexy al combinar las opciones ganadoras del grafeno y el 3D en él. Imposible encontrar una mejor opción de futuro. Salió a cotizar el pasado mes de septiembre y hoy ya se deja un 72% desde máximos.

No se si la impresión 3D nos traerá o no la tercera revolución industrial, pero si parece claro que al menos hoy los inversores se volvieron a dejar llevar o bien por el entusiasmo o bien por la avaricia descontando valoraciones que incluso en industrias que pueden acabar siendo un éxito pueden tardar muchos años en materializarse.

Vía Wolfstreet.com



Saber más sobre los temas de este Post

Conversación

4 comentarios

  1.    Responder

    El problema no es solo la burbuja de la impresión 3D, la burbuja la encontramos en toda la renta variable y en la renta fija. El Eurostock 50, que en 2011 cotizó a 2.000, hoy cerraba a 3.471, los indices USD no paran de subir, a pesar de los malos datos micro — resultados de las compañías — y macro. Estamos viviendo una economía con tipos de interés en bonos cercanos al 0% e incluso negativos en algunos activos, esto no tiene ninguna explicación de la que se pueda echar mano desde la Tª. Económica. Las inyecciones de liquidez a través del QE han ido a parar en Estados Unidos a la compra de autocartera por parte de las empresas… los datos de crecimiento en EEUU que se publican son peores que las estimaciones y el mercado descuenta una subida de tipos de interés, que no sabemos como se va a gestionar, es decir esto del QE no se ha hecho nunca: ¿ Qué pasará cuando las medidas de estimulo dejen de hacerse?, en fin…los tiros van por ahí…

  2.    Responder

    Yo si que veo la impresion 3D, o impresion por capas o adicción como una revolución.
    No es necesario que tenga componentes electronicos, es como pensar que todo tiene que ser fabricar iphones. Tambien existen los productos mecanicos. Desde el recambio de un coche, un tractor, una excavadora, un tren, un avion, un turbina eolica, o la turbina de vapor de una central nuclear.

    Lo que pasa es que la parte de los materiales y las impresoras estan todavia en I+D.

    Otra cosa es la capacidad de hacer impresion 3D con materiales como plasticos y ceras, que no tiene muchas aplicaciones por el momento, y con una estrategia de puesta de mercado directa al consumidor equivocada.

    La impresion 3D necesita que los desarrollos conseguidos produzcan rentabilidad, para atraer más dinero en I+D.

    Si solo empezaran a utilizar la tecnología para implantes dentales, de caderas, y otros usos medicos, el negocio sería grandisimo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR